ATENTADOS EN TRES PAÍSES: EL TERROR SE EXTIENDE

Finlandia y Rusia están bajo ataque

Siete personas heridas en urbe rusa y marroquí asesinó en ciudad finesa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ciudadanos llevaron flores y velas al centro de Turku, en recuerdo de las víctimas. Foto: Reuters

Mientras el mundo todavía está consternado por la acción terrorista en Barcelona, el grupo yihadista Estado Islámico (EI) revindicó ayer sábado un ataque con cuchillo que dejó siete heridos en Surgut, en la región rusa de Siberia, cuyo autor fue abatido por la policía, que abrió una investigación por "tentativa de homicidio" y no por "terrorismo".

En Finlandia, otro país bajo ataque, las autoriddes revelaron que los asesinatos que estremecieron el viernes a la ciudad de Turku, fueron cometidos por un joven marroquí solicitante de asilo.

"El asaltante en la ciudad de Surgut, en Rusia, es un soldado del EI", indicó el grupo en un comunicado divulgado a través de su agencia de propaganda, Amaq, que también reivindicó el doble atentado que dejó 14 muertos y más de un centenar de heridos el jueves pasado en España.

En Surgut (Siberia occidental), un hombre "atacó a peatones" en las calles céntricas de esta ciudad de 330.000 habitantes, según el Comité de Investigación ruso, órgano encargado de las principales investigaciones criminales.

Al menos siete personas resultaron heridas, dos de ellas de gravedad, indicó la policía en un comunicado. Todas las víctimas fueron hospitalizadas.

Indagan.

El autor del ataque, encapuchado, intentó "resistirse" a la policía y fue abatido, afirmaron las fuerzas de seguridad precisando que habían identificado al asaltante —un hombre nacido en 1994 en Surgut— y examinaron sus antecedentes psiquiátricos.

Se abrió una investigación "por intento de homicidio", bajo el control directo del director del Comité de Instrucción, —la autoridad judicial— Alexandre Bastrikine, anunció en un comunicado este órgano.

Agregó que el terrorismo no está entre sus versiones prioritarias de lo sucedido y que investigará el historial médico del agresor para averiguar si sufría alguna enfermedad psiquiátrica.

Las autoridades sanitarias de la autonomía rusa de Janti-Mansiyisk, de la que es capital la ciudad de Surgut, informaron de que cuatro de los siete heridos se encuentran en estado grave.

Confusión.

En un primer momento, la antena de la policía local había dicho a la agencia de noticias rusa Interfax que la pista de "un atentado terrorista no era la principal".

Una declaración que, en cambio, no recogía el comunicado de la policía, lo que causó perplejidad entre algunos internautas rusos, incluyendo al principal opositor del Kremlin, Alexei Navalny.

"Un hombre que corre con un cuchillo y que intenta matar al máximo de gente posible. ¿Qué es eso, si no es un atentado?", denunció en Twitter.

Otros, como el senador ruso Frants Klintsevitch, consideraron por el contrario que el ataque "no tenía nada que ver con el EI", declarando a la radio Govorit Moksova que, quizás, para el grupo se trataba de una "operación RP", de relaciones públicas.

En las imágenes difundidas por las webs de información y las cadenas de televisión rusas se podía ver el cuerpo del atacante cubierto por una sábana blanca, y un perro policía inspeccionando el cadáver. Otras imágenes mostraban a un herido, rodeado de un charco de sangre. Todos los heridos, de entre 27 y 77 años, fueron hospitalizados, según la policía. Resultaron heridos principalmente "en la cabeza, la nuca y el estómago".

El alcalde de Surgut, Vadim Chuvalov, instó a los habitantes de esta ciudad, situada a 2.100 km de Moscú, a "mantener la calma" en un mensaje de video, en el que aseguraba que la policía controlaba la situación.

Un centro comercial situado no muy lejos del lugar del ataque fue evacuado, explicó su director a la agencia de prensa TASS. "Se reforzaron las medidas de seguridad [...], hay muchos policías en las calles", contó a la radio Ejo Moskvi, una vecina del centro de Surgut.

Medios de comunicación rusos dieron la supuesta identidad del agresor, pero la misma no fue confirmada.

Antecedentes.

Rusia ya ha sido blanco de ataques del terrorismo. Un atentado en el metro de San Petersburgo (noroeste) dejó 16 muertos y decenas de heridos el 3 de abril.

Desde que comenzó su intervención militar en Siria, el 30 de septiembre pasado, Rusia, aliada del régimen de Bashar Al Asad, ha estado amenazada por el grupo EI y por la rama siria de Al Qaida.

Los servicios secretos rusos anunciaron el lunes pasado el arresto de cuatro presuntos miembros de la organización Estado Islámico, que planeaban atentados suicida en centros comerciales y en el transporte público de Moscú.

Negativa a declarar.

Las fuerzas de seguridad de Finlandia arrestaron en un piso de la ciudad de Turku a otros cuatro ciudadanos marroquíes que estuvieron en contacto con el agresor y actualmente investigan su posible implicación en el ataque.

Según fuentes policiales, ni el agresor ni los cuatro sospechosos estaban sujetos a ningún tipo de vigilancia, ya que no se les consideraba peligrosos.

Asimismo, la Policía finlandesa investiga, en cooperación con Interpol, si el suceso tiene algún tipo de conexión con los atentados de las ciudades españolas de Barcelona y Cambrils, que también fueron perpetrados por marroquíes.

La Policía explicó que la investigación avanza despacio porque el joven yihadista se ha negado a contestar a sus preguntas en el hospital y está a la espera de poder interrogarle para obtener más información.

Tras enterarse de que el ataque tuvo motivos terroristas, el primer ministro finlandés, Juha Sipilä, convocó a su gabinete para conocer de primera mano todos los detalles de la investigación policial.

"Ahora debemos mantenernos unidos, al odio no se le contesta con odio", escribió Sipilä en su cuenta de Twitter.

El suceso ha conmocionado al tranquilo país nórdico y el Gobierno finlandés ha decretado jornada de duelo, por lo que las banderas ondean a media asta en todos los edificios de las ciudades. Fuente: EFE

ESCENARIO

Solicitante de asilo eligió atacar a mujeres.

El yihadista marroquí de 18 años detenido tras el apuñalamiento masivo de ayer en Turku (suroeste de Finlandia) es un solicitante de asilo que llegó al país nórdico en 2016, siendo menor de edad, y cuyos principales objetivos fueron mujeres, informó la Policía.

Estas son las conclusiones a las que han llegado, por el momento, las fuerzas de seguridad finlandesas, cuando las investigaciones se encuentran todavía en su fase inicial.

El agresor, que continúa ingresado en cuidados intensivos tras recibir un disparo en la pierna, atacó a los viandantes en pleno centro de la ciudad de forma aleatoria con un cuchillo de grandes dimensiones, aunque la Policía sospecha que eligió preferentemente a víctimas femeninas.

"Creemos que las víctimas fueron elegidas al azar, pero su objetivo primordial fueron mujeres. De las diez víctimas, ocho son mujeres y los únicos dos hombres heridos fueron atacados por intentar ayudar a las mujeres o detener al agresor", dijo en rueda de prensa la portavoz policial Krista Granroth.

Las dos víctimas mortales son una mujer de 67 años y una adolescente de 15, explicó la Policía, una de las cuales falleció de inmediato y la otra en el hospital.

Dos de los ocho heridos continúan ingresados en cuidados intensivos, aunque no se teme por su vida, mientras que el resto sufre heridas menos graves y algunos recibieron el alta.

Entre los heridos hay una persona de nacionalidad sueca, una italiana y un británico, que en un primer momento dijo ser sueco, acuchillado cuando socorría a una de las víctimas.

De momento, las autoridades ignoran si el terrorista es un llamado "lobo solitario" o si, por el contrario, forma parte de una célula extremista formada en Finlandia. Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)