Día de la Hispanidad

La Fiesta Nacional desata intensa polémica en España

El presidente socialista fue abucheado y le reclamaron elecciones frente al rey Felipe.

Sánchez fue abucheado y le reclamaron elecciones frente al rey Felipe. Foto: Reuters
Sánchez fue abucheado y le reclamaron elecciones frente al rey Felipe. Foto: Reuters

España celebró ayer vienes su Fiesta Nacional, que coincide con el Día de la Hispanidad, con los reyes presidiendo el desfile militar en Madrid. Pero la ceremonia se convirtió en un dolor de cabeza para el gobierno del socialista Pedro Sánchez. Entre abucheos y reclamo de elecciones.

Sánchez vivió así su primer 12 de octubre como presidente desde que llegó al gobierno en junio pasado, luego de la moción de censura a Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP).

El descontento de la gente se hizo sentir apenas arribó a la plaza. Y se repitieron con mayor intensidad cuando el presidente y su gabinete se retiraron tras el desfile.

Las ausencias en el desfile también tuvieron un perfil político. Faltaron los presidentes de las comunidades autónomas de Cataluña, País Vasco y Navarra, gobernadas por nacionalistas e independentistas. La presidenta de Baleares, Francina Armengol, tampoco acudió, pero tenía más que justificada ausencia por las inundaciones en Mallorca que dejaron doce muertos y un niño desaparecido. Entre los líderes políticos estuvieron Pablo Casado (PP) y Albert Rivera (Ciudadanos); faltó Pablo Iglesias (Podemos).

España celebró el viernes su Fiesta Nacional. Foto: Reuters
España celebró el viernes su Fiesta Nacional. Foto: Reuters

Cuando la caravana de coches en la que viajaba el presidente recorría el paseo de la Castellana rumbo al Palacio Real, donde el rey Felipe ofreció una recepción con motivo de la Fiesta Nacional, parte del público que había acudido a presenciar la parada militar empezó a silbarle y abuchearle.

Ya a la llegada de Sánchez a la Plaza de Lima, donde estaba instalada la tribuna presidencial, se escucharon gritos de "¡fuera!" y "¡okupa!", que se fueron repitiendo a lo largo del acto. Al final, una vez que se hubieron marchado los reyes, subieron de tono y se mezclaron con gritos reclamando elecciones, según informó ayer el diario El País de Madrid.

Este tipo de protestas no se producían durante el desfile de la Fiesta Nacional desde la etapa del también socialista José Luis Rodríguez Zapatero (2004-11). En conversación informal con los periodistas en la entrada del Palacio Real, Sánchez intentó restarle importancia a los abucheos recordando que ya le ocurrió algo similar a los expresidentes Felipe González y Zapatero. "No voy a ser menos que ellos", ironizó.

Las muestras de rechazo al presidente contrastaron con el caluroso recibimiento que le dedicó el público a los reyes y a sus hijas. Por primera vez, la princesa Leonor ocupó un lugar preferente en la tribuna, a la derecha de su padre y portando el Toisón de Oro que este le impuso el pasado 30 de enero, un gesto con el que la Casa del Rey ha querido hacer patente su condición de heredera de la Corona. Su hermana Sofía se ubicó a la izquierda de la reina Letizia.

Sánchez retirándose ayer del desfile militar en medio de gritos de “traidor” y “okupa”. Foto: Reuters
Sánchez retirándose ayer del desfile militar en medio de gritos de “traidor” y “okupa”. Foto: Reuters

Al mismo tiempo que se celebraba en Madrid los actos centrales de la Fiesta Nacional, en Barcelona miles de personas inundaron las calles de la capital catalana en manifestaciones a favor de la escisión o la permanencia de Cataluña en España, otra muestra de la continua polarización que vive la región sobre el tema independentista.

Cantando el eslogan "Todos somos España", algunos manifestantes ondearon banderas de España, Cataluña y la Unión Europea mientras marchaban por el centro de Barcelona. También llevaban carteles contra el separatista presidente regional Quim Torra, y el expresidente catalán Carles Puigdemont, autoexiliado en Bélgica.

En otra parte de Barcelona, la policía antidisturbios dispersó una pequeña contramanifestación calificada de "antifascista".

A pesar de la reducción de las tensiones entre Madrid y Barcelona en los últimos meses, la solución a la crisis catalana parece lejana, ya que el Gobierno central ha descartado permitir la realización de un referéndum sobre la secesión. Los partidos separatistas apoyaron el jueves una moción en el parlamento catalán crítica con el rey Felipe por su posición contraria a la independencia de Cataluña. El presidente español Sánchez calificó la acción del parlamento catalán como "inaceptable".

Una fecha que ha ido variando de nombre

El 12 de octubre conmemora el primer desembarco de Cristóbal Colón en lo que hoy es América (ese día de 1492 tocó tierra en la zona donde están las Bahamas, República Dominicana y Haití). Pero la fecha ha recibido en las últimas décadas diversas denominaciones: Día de la Raza, Día de la Diversidad Cultural, Día de la Hispanidad, Día de las Américas. En algunos países de América Latina se cuestiona si tiene que ser un día de celebración. En España, por una ley de 1987, se fijó el 12 de octubre como el día de la Fiesta Nacional. En la exposición de motivos se explicaba: "La fecha elegida, el 12 de octubre, simboliza la efemérides histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los reinos de España en una misma monarquía, inicia un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos". Este año en Uruguay el feriado del 12 de octubre —también fue un viernes cuando desembarcó Colón— se trasladó para el lunes 15.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º