Bauzá dice que la AUF confirmó su versión sobre pagos de Copa América

Para el FBI, un presidente de la Conmebol no recibió sobornos

Los comunicados que en las últimas horas y por separado divulgaron la AUF y su expresidente, Sebastián Bauzá, coinciden y dejan claro que la Conmebol cumplió con el pago del contrato por la Copa América 2015 que firmó con Datisa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bauzá: el expresidente de la A.U.F. reiteró las operaciones durante su gestión. Foto: A.Colmegna.

Sin embargo, los balances por sí mismos no rebaten —tal vez porque no está a su alcance hacerlo y porque en definitiva refieren a temas distintos— la acusación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos sobre el pago de sobornos, denuncia que, en definitiva, fue lo que empujó a mostrar los registros contables no solo en Uruguay sino en casi todos los países de América Latina. La denuncia del FBI no identifica a Uruguay ni a Bauzá, y deja libre de culpa a uno de los diez presidentes que integran la Conmebol, pero afirma que el resto recibió, en total, sobornos por US$ 20 millones en 2013 a través de registros paralelos a los oficiales.

El inicio 

El 27 de mayo Uruguay amaneció con la investigación del Departamento de Justicia en curso sobre la FIFA y el arresto de siete de sus altos dirigentes, entre ellos el uruguayo Eugenio Figueredo.

En la tarde se conoció un tramo de la denuncia que involucraba a los presidentes de las federaciones que integran la Conmebol. Según esa versión, a mediados de 2013 la empresa Datisa (creada en Uruguay) firmó con la Conmebol un contrato por los derechos de cuatro ediciones de la Copa América (2015, 2016 Copa Centenario, 2019 y 2023) por US$ 317,5 millones, de los cuales US$ 75 millones correspondían a la edición Chile 2015.

Dice el FBI que Datisa se comprometió a pagar coimas por US$ 100 millones en entregas de US$ 20 millones, una al momento del contrato y el resto en cada edición.

Según el FBI, en 2013 la primera partida se distribuyó de la siguiente forma: el presidente de la Conmebol (Eugenio Figueredo), y los presidentes de las federaciones de Brasil y Argentina recibieron US$ 3 millones. Y agrega: "Cada uno del resto de los siete presidentes de las federaciones recibieron US$ 1,5 millones de soborno". La Conmebol integra a diez países, por lo que el presidente de una de estas federaciones sería inocente de recibir sobornos. Además, un oficial de Conmebol recibió un pago de US$ 500.000, lo que totaliza los US$ 20 millones.

En ese momento los presidentes de las federaciones eran: Humberto Grondona (Argentina), José Marin (Brasil), Sebastián Bauzá (Uruguay), Sergio Jadue (Chile), Juan Ángel Napout (Paraguay y actual presidente de Conmebol), Luis Chiriboga (Ecuador), Carlos Chávez Landívar (Bolivia), Rafael Esquivel (Venezuela), Luis Bedoya (Colombia) y Manuel Burga (Perú).

El FBI solo identifica en su denuncia a Figueredo, Esquivel, Leoz y Marin, mientras que al resto los identifica como "co-conspiradores" y les adjudica un número. Solo el FBI sabe quiénes son y qué pruebas tiene para demostrar que recibieron el pago de sobornos.

La reacción.

Ese miércoles 27 por la tarde, el portal de Tenfield publicó que Bauzá era acusado de recibir sobornos de Datisa. El expresidente libró más tarde un comunicado en el que aludió directamente a la información de Tenfield. "En relación a un presunto soborno de US$ 1.500.000 cobrado en el año 2013 por mí como presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, manifiesto que ello es falso". Y agregó, siempre en relación con la cifra que Estados Unidos considera soborno, que "la Conmebol pagó a la Asociación Uruguaya de Fútbol la suma de US$ 1.500.000 por concepto de derechos de televisación a que se hace referencia en la noticia publicada, ingresando dicha suma directamente a las arcas de esta y registrándose conforme a la normativa contable pertinente".

Ese día, en diálogo con El País, Bauzá dijo que ese monto había ingresado a fines de 2013 a la AUF. Y agregó: "En el desempeño de mi cargo de presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, nunca recibí ni directa ni indirectamente suma alguna o bienes de cualquier naturaleza provenientes de alguna empresa o persona, para lograr favores o contratos o como consecuencia de la firma de los mismos".

Bauzá dijo que no se volvería a referir al tema y rechazó varios pedidos de entrevista.

Balances.

Cuarenta y ocho horas después, aunque no lo hizo públicamente, Bauzá cedió a El País copia de los balances de la AUF cerrados al 31 de julio de 2014 y puntualizó que el millón y medio de dólares al que había aludido el miércoles en realidad había ingresado en 2014 y en dos transferencias, una en marzo por US$ 500.000 y otra en agosto de ese año, cuando ya no ejercía la presidencia de AUF, por US$ 1.000.000. Ambas partidas figuran en el balance como adelantos de Conmebol a cuenta del producido de la Copa América 2015.

La AUF, por su parte, rompió el silencio siete días después de que estallara el escándalo y su expresidente quedara expuesto.

El miércoles 3 emitió un comunicado en el que se limita a detallar los montos que envió Conmebol por la Copa América de Chile.

En ese sentido, menciona que los US$ 500.000 que ingresaron el 18 de marzo correspondieron a una "gestión" que hizo Bauzá, mientras que el millón de dólares del 28 de agosto derivó de una "gestión" del actual presidente Wilmar Valdez.

Por la abrupta salida de Bauzá de la presidencia de la AUF, en la que incidieron factores políticos y una intervención del gobierno del expresidente José Mujica, la Conmebol sancionó a la AUF entre abril y mayo de ese año.

La AUF también menciona que el 16 de diciembre ingresaron otros US$ 2.000.000, también por gestión de Valdez, lo que completó el pago del contrato firmado por US$ 3,5 millones. Ese total fue enviado e ingresó en las arcas de la AUF oficialmente. Ayer, Bauzá emitió otro comunicado en el que subraya que el detalle de la AUF coincide con su primera versión de los hechos: las dos primeras partidas completan el millón y medio de dólares al que aludió. Incluso explicó que la segunda partida era complementaria de la primera, porque originalmente él había gestionado el monto total y llegó dividido.

Según el FBI, el dinero que sirvió para pagar coimas no forma parte del contrato original y se distribuyó de manera ilegal y por contabilidades paralelas dentro de la trama de corrupción que Datisa había montado con la complicidad de dirigentes infieles de la Conmebol.

En chile se auditan las cuentas del presidente.

A cinco días del inicio de la Copa América, la federación chilena aprobó cuatro auditorías para aventar rumores. Una auditoría se centrará en los montos recibidos por la Copa América 2015, la segunda en el informe que realizó el Departamento de Justicia de Estados Unidos, la tercera en la contabilidad de la federación y la cuarta apuntará a los movimientos bancarios y cuentas personales del presidente Sergio Jadue. Ayer, el titular del fútbol chileno se refirió a la investigación del FBI. "Si estuviera vinculado en el informe del FBI me habría ido, ni mi nombre ni el de la Federación de Chile aparecen en la investigación". Al igual que Uruguay, Chile mostró una transferencia de Conmebol por US$ 1,5 millones, aunque corresponde al año 2015 y no al 2013, cuando según el FBI se pagaron las coimas. En tanto, en Venezuela la federación de ese país fue ayer allanada. Su presidente está preso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)