Un hombre amenazó con hacer estallar la estación de Atocha

Falsa alarma de un atentado despierta el pánico en Madrid

El hombre que generó ayer pánico y la evacuación de la estación de Atocha, en Madrid, al amenazar con suicidarse haciendo detonar explosivos, no tiene vinculación con redes islamistas o radicales y está en tratamiento psiquiátrico, según el ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz.

"No consta ningún dato del detenido sobre supuestas o posibles vinculaciones con redes islamistas o radicales", puntualizó Fernández Díaz, a la vez que indicó que tiene antecedentes ya que fue arrestado el pasado 13 de noviembre por un delito de amenazas y violencia de género, y dos días después se dictó contra él una orden de alejamiento de su víctima y el hijo de ésta.

El incidente ocurrió ayer de mañana cuando el individuo amenazó con detonar dentro de un vagón de un tren los explosivos que dijo que llevaba en una mochila, lo que la Policía comprobó posteriormente que era falso y le detuvo.

Antecedente

Aunque el suceso no tuvo mayores consecuencias, a muchos españoles les trajo a la memoria el sangriento atentado perpetrado por islamistas radicales en la estación de Atocha y otras de cercanías de Madrid el 11 de marzo de 2004, en el que murieron 191 personas.

El hecho tuvo además consecuencias políticas, ya que la versión inicial del Gobierno responsabilizaba del ataque a ETA, cuando había indicios de que se trataba de una acción del terrorismo islamista. Tres días después se realizaron las ya previstas elecciones generales, que marcaron un revés para el oficialista Partido Popular. Muchos atribuyeron el resultado a la supuesta manipulación oficial de la información sobre el atentado.

El responsable

En una conferencia de prensa, el ministro del Interior informó que el detenido, del que no facilitó su identidad, recibe tratamiento psiquiátrico desde 2013 por un transtorno de conducta y es por ese motivo que estuvo ingresado una semana el mes pasado en un hospital.

Según el ministro, la Policía tuvo conocimiento de que en el interior de un tren de cercanías un individuo que portaba una bolsa de plástico en la mano se levantó del asiento profiriendo amenazas.

Se produjo entonces un gran revuelo en el vagón y todos los pasajeros descendieron cuando el tren se encontraba a 700 metros de la estación.

Alertados por los propios pasajeros, los agentes de la Policía detuvieron al individuo.

Debido a que los testigos indicaban que portaba una bolsa que había dejado en el vagón, se aplicó el protocolo para estos casos y se procedió a la localización del paquete sospechoso para proceder, en su caso, a su desactivación, según Fernández Díaz.

Tras el análisis de los desactivadores de explosivos del Tedax, la Policía determinó unas dos horas después que se trataba de una falsa alarma y desactivó el protocolo, por lo que se restableció el normal funcionamiento del servicio ferroviario.

Celeridad

El ministro del Interior destacó la "celeridad" y "profesionalidad" con la que han actuado la fuerzas de seguridad del Estado en esta alarma, al activar el protocolo antiterrorista correspondiente.

También subrayó el "comportamiento" de los viajeros del tren en el que se produjo la alerta y, en general, de todos los que en esos momentos circulaban por la estación de Atocha, entre los que se ha citado él mismo, ya que aseguró que vivió en directo los acontecimientos puesto que en ese momento llegaba a Madrid en un tren procedente de Barcelona.

Unos 20 trenes estuvieron afectados ayer por la alerta y el desalojo de la estación madrileña, que permaneció cerrada unos 50 minutos, durante los cuales no pudieron partir los trenes programados, según informó la empresa de ferrocarril estatal Renfe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)