ENTREVISTA

Experto de la OCDE analiza la fractura educativa que dejó la pandemia del COVID-19

Andreas Schleicher, el "padre" de los informes PISA, advierte además de la creciente fractura entre los alumnos que disponían de tecnología y apoyo familiar, y aquellos que no.

Andreas Schleicher. Foto: Archivo
Andreas Schleicher. Foto: Archivo

La autonomía de los profesores para organizarse ha sido, junto a su capacidad en el uso de las tecnologías, la clave para adaptar la educación durante el confinamiento, a juicio del director de educación de la OCDE y “padre” de los informes PISA, Andreas Schleicher. Advierte además de la creciente fractura entre los alumnos que disponían de tecnología y apoyo familiar, y aquellos que no.

-¿Cuáles son las primeras conclusiones sobre cómo ha funcionado la educación durante las semanas de confinamiento?

-Hemos recopilado datos de 36 países. De media, sabemos que se han perdido unos 46 días de educación, que es mucho. Las sustitutos de la clase presencial, como las tecnologías digitales, el aprendizaje electrónico, la radio o la televisión, han sido aprovechados por algunos grupos de alumnos que disponen de un buen acceso a las tecnologías, que han contado con el apoyo de sus padres y que tienen motivación y capacidad para aprender por sí mismos. Estos han salido bastante bien de la crisis. Pero los alumnos que no tenían acceso a las tecnologías, ni apoyo parental y con dificultades para aprender por su cuenta han sufrido mucho. De forma que observamos una fractura creciente.

-¿Han percibido muchas diferencias entre países?

-Por supuesto. Hay países como Estonia, Singapur, China o Corea del Sur que rápidamente pusieron en marcha una alternativa.

-¿Esas diferencias se deben a que estaban más preparados tecnológicamente?

-Con la tecnología pero también con las capacidades de los profesores, que son también una parte importante de la educación. Hay sistemas educativos que les dan más responsabilidades. En Holanda, Finlandia o Estonia, incluso en tiempos normales los enseñantes pueden organizarse por su cuenta. Así es más fácil adaptarse. Mientras, en un sistema en el que todo está centralizado, a los profesores les cuesta más adaptarse. Por tanto no es solo una cuestión de tecnología. Además, si se observa por qué en Asia las cosas han ido tan bien es porque en esos países los profesores no se limitan a enseñar, sino que hacen muchas otras cosas. Tienen un muy buen contacto con los estudiantes, pasan tiempo con ellos fuera de clase, mucho tiempo preparando y evaluando las lecciones. Hay una cultura de la colaboración. Pasan mucho más tiempo que en Europa trabajando fuera de la clase.

-Una vez acabado el confinamiento, ¿es conveniente volver a clase? Hay países como España o Italia que han decidido posponer al curso próximo esa vuelta obligatoria.

-Eso es una excepción. En la mayor parte de los países las escuelas han reabierto.

-¿Ha sido un error no reabrirlas?

-Creo que no se podía simplemente reabrir las escuelas como antes. Hay que aplicar el distanciamiento, un aprendizaje semipresencial, no se pueden tener tantos estudiantes en el aula, hay que combinar el aprendizaje en la escuela con el aprendizaje en casa. Pero si se hace eso, es mucho mejor reabrir las escuelas rápidamente en lugar de esperar más.

-¿Se ha creado una gran fractura entre los alumnos que se han descolgado y los otros?

-Los que se han descolgado probablemente ya se habían rezagado antes de la crisis, de forma que salen doblemente penalizados. Por eso, cuando se reabren las escuelas, si no se puede acoger a todos los alumnos, al menos hay que recibir a estos estudiantes. Hay que asegurarse de que tienen un sitio adonde ir. Porque la escuela no es solo el lugar para el aprendizaje académico, es también muy importante para la socialización.

-¿Cuáles son las consecuencias de la educación a distancia para los alumnos?

-El problema es que si no te gustaba la escuela presencial, con la tele-educación no serás un buen estudiante. Hay que tener capacidad de aprender por uno mismo. Si estás en un sistema escolar en el que cada día los profesores te dicen lo que tienes que hacer, cuando te ves solo delante del ordenador no sabes por dónde empezar. La educación a distancia es muy difícil para los jóvenes que no han experimentado un aprendizaje independiente.

-¿Qué le parece la inteligencia artificial como método de aprendizaje? ¿Puede sustituir a los profesores de alguna forma?

-La inteligencia artificial y la tecnología pueden amplificar y acelerar un buen aprendizaje, pero no sustituyen un mal aprendizaje. El aprendizaje no es un fenómeno transaccional, es siempre un fenómeno relacional. La tecnología puede ayudar y ampliar la capacidad de los buenos profesores, puede hacer el aprendizaje más interactivo, más divertido, más adaptativo. Pero esta crisis ha puesto en evidencia que sin buenos profesores no hay un buen aprendizaje.

Laptop. Foto: Unsplash
 Foto: Unsplash

-¿Esta crisis acrecentará las diferencias entre los países por sus capacidades para adaptarse a esta situación?

-Sí, me parece que eso es lo que puede ocurrir. Vemos que hay países que reaccionaron rápidamente a la crisis, que tienen una buena fuerza de aprendizaje, que se han adaptado muy rápido. Otros países arrastran una serie de problemas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados