UN PAÍS BAJO FUEGO

Evacuación masiva debido a los incendios fuera de control en Australia

Los bomberos australianos reconocen que no están pudiendo con el fuego. Las llamas están amenazando ciudades enteras. Hay al menos 18 fallecidos desde el inicio de la temporada de incendios.

Incendios forestales en Australia. Foto: Reuters
Las llamas han destruido más de 1.300 viviendas, 400 de ellas arrasadas durante los últimos días. Foto: Reuters

Evacuación masiva. Esta es la orden de las autoridades australianas para salvar a la población de la costa sudeste de los incendios fuera de control. Al menos 18 personas murieron desde el inicio de la temporada de incendios, en septiembre. Esta cifra podría aumentar, ya que las autoridades del estado de Victoria afirmaron este jueves que 17 personas se encuentran desaparecidas en ese territorio.

En el estado de Nueva Gales del Sur, el más afectado por los incendios, se ha declarado el estado de emergencia debido a los pronósticos de temperaturas por encima de los 40 grados y fuertes vientos en la costa meridional.

El estado de emergencia permitirá a los bomberos realizar evacuaciones forzosas ante el avance del fuego, que además de las personas muertas, ha destruido más de 1.300 viviendas, 400 de ellas arrasadas durante los últimos días. Más de 5,5 millones de hectáreas han ardido, o sea un área más grande que un país como Dinamarca u Holanda, o equivalente a un tercio de la superficie de Uruguay.

Como comparación, el The New York Times recordó ayer jueves que en los incendios de California en 2018, los más destructivos registrados en ese estado de Estados Unidos, se quemaron 760.000 hectáreas y se perdieron unas 100 vidas.

“La prioridad hoy es combatir el fuego y evacuar a la población para ponerla a salvo”, dijo el primer ministro australiano, Scott Morrison, a un grupo de periodistas mientras visitaba algunas de las zonas afectadas por los incendios.

El mandatario, defensor de la industria del carbón y duramente criticado por su política climática, señaló que “no existe duda de que son desastres naturales”, al insistir en que el cambio climático no está vinculado a una incidencia de incendios forestales en particular.

Incendios forestales en Australia. Foto: Reuters
Más de 5,5 millones de hectáreas han ardido. Foto: Reuters

Mañana sábado se espera sea un día negro en el frente de incendios, con ráfagas de viento y temperaturas superiores a 40 °C. Unas condiciones que atizarán el fuego. Podría ser incluso peor que el martes, la jornada más mortífera desde el comienzo de la temporada de incendios en septiembre.

Mientras tanto, en la localidad costera de Mallacoota, de unos 4.000 habitantes, donde están atrapados unos 1.000 lugareños y otros 3.000 turistas, se ultiman los preparativos para que un buque de la Armada se haga cargo de la primera de varias evacuaciones masivas a partir de hoy viernes, según anunció el jefe de Gobierno del estado de Victoria, Daniel Andrews. “Debido a la cantidad de personas (...) llevará días o semanas”, agregó. Sólo unas cuantas personas ancianas o enfermas serán evacuadas por aire de Mallacoota, donde el humo y las condiciones meteorológicas han impedido que puedan operar helicópteros.

Ayer jueves, un descenso de las temperaturas ha facilitado las condiciones para la evacuación, por lo que miles de personas tomaron las carreteras para intentar escapar de la costa sureste, pero esas condiciones son fugaces y se espera que empeoren a partir de este fin de semana.

El éxodo masivo ha congestionado las carreteras, algunas de las cuales discurren por montañas sinuosas, y ha causado una gran demanda de comida y combustible en la zona. Una larga fila de automóviles se podía observar en la carretera que conduce a Sídney.

Incendios forestales en Australia. Foto: AFP
El éxodo masivo ha congestionado las carreteras. Foto: AFP

Asimismo, la amenaza del fuego ha hecho que se declare el estado de alerta en el Territorio de la Capital Australiana, al que pertenece Camberra, mientras que en la isla de Tasmania se ha declarado una emergencia debido a un foco que arde sin control en las inmediaciones de su capital, Hobart.

En otras partes del país se formaron largas filas fuera de los supermercados y gasolineras, ya que los residentes y turistas intentaban abastecerse ya sea para pasar varios días aislados o tratar de salir de las áreas urbanas, vaciando los estantes de productos básicos como pan y leche.

Incendios forestales en Australia. Foto: AFP
Mañana sábado se espera sea un día negro en el frente de incendios. Foto: AFP

Más de 50.000 personas se encontraban sin electricidad y algunas localidades no tenían acceso a agua potable.

“Todos estamos sumamente tensos”, dijo Shane Flanagan, un residente de Batemans Bay, situado en Nueva Gales del Sur.

John Steele, de 73 años, vive cerca de Merimbula, en la costa sur. Contó a la AFP que algunas personas fueron “presas del pánico” debido a los llamamientos a evacuar. “Hay tantas informaciones falsas en Facebook y en internet”, comenta.

Incendios forestales en Australia. Foto: AFP
Incendios forestales en Australia. Foto: AFP

La situación en la región es “caótica” desde hace unos días y los productos frescos y la gasolina están casi agotados, describe. “Nos alegra ver que todos se van de la ciudad”, dice. Él ha optado por ser “prudente” y ya ha hecho las maletas.

Colecta de fondos para las víctimas

El mundo del tenis, que comienza su temporada en Australia, iniciará una colecta de fondos para las víctimas de los incendios, tras un llamamiento ayer jueves del jugador local Nick Kyrgios. “Vamos @TennisAustralia!. Podemos seguramente organizar una exhibición antes del @AustralianOpen para recoger fondos para las víctimas de los incendios”, tuiteó. Por su parte, el presidente de la Tennis Australia, Craig Tiley, anunció la organización de colectas y de operaciones de apoyo durante la ATP Cup, el Open de Australia y otras pruebas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)