SEGUNDA OLA

En Europa, varios países aprueban medidas más restrictivas frente al coronavirus

La Organización Mundial de la Salud está preocupada por Europa que registra infecciones diarias más altas que las registradas en marzo y abril, en el peor momento de la pandemia.

La OMS declaró el brote de coronavirus como una emergencia de salud pública de interés internacional. Foto: AFP
Foto: AFP

Países europeos como Grecia, Dinamarca y Holanda tomaron ayer viernes medidas más restrictivas frente al coronavirus, mientras otros estudian su adopción. España, por ejemplo, anunció limitaciones, en especial a la movilidad, que afectan a la región y a la ciudad de Madrid.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), cuando ya se superan los 30 millones en el mundo de casos en el mundo, no oculta su preocupación por Europa. Para la OMS, la situación de la pandemia en el continente es “alarmante”. Europa tiene actualmente unas cifras de infecciones diarias (unas 50.000) más altas que las registradas en marzo y abril, en el peor momento de la pandemia.

Pese a los más de 300.000 positivos en solo una semana, la cifra de muertes en Europa en esta segunda oleada es muy inferior.

España suma ya 640.040 y 30.495 fallecidos desde el inicio de la pandemia y Madrid concentra buena parte de ellos, unos 192.000 y más de 15.760 fallecidos. Ante esta situación el Gobierno regional de Madrid anunció nuevas medidas que entrarán en vigor el lunes, en especial la restricción de la movilidad en las 37 áreas más afectadas, cuyos habitantes (más de 850.000) sólo podrán desplazarse a otros lugares para trabajar y cumplir obligaciones legales o educativas. Además, se limitarán las reuniones de diez a seis personas.

Dinamarca amplía a todo el país, en principio hasta el 4 de octubre, las restricciones impuestas hasta ahora en Copenhague, por lo que el cierre de bares y restaurantes será en general a las 22.00 horas.

En Grecia, por segunda vez en tres días, el Gobierno anunció nuevas restricciones en la región capitalina de Atica, entre ellas la obligación del trabajo a distancia para el 40% de los trabajadores de todas las empresas privadas y públicas y la organización de la llegada de empleados en cuatro grupos.

En el Reino Unido, el primer ministro, Boris Johnson, considera “inevitable” una segunda ola de la pandemia, por lo que su Gobierno contempla la posibilidad de decretar nuevas restricciones nacionales a la movilidad. Para Johnson, es prioritario “mantener los colegios abiertos” y “todas las partes de la economía abiertas hasta el punto que sea posible”. (EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados