NUEVOS GOLPES POR EL MUNDO 

Europa afirmó controles y Chile confinó a más de 16 millones de personas por la pandemia

Brasil, el segundo país más enlutado del mundo con más de 307.000 fallecidos, tiene dos proyectos de vacunas.

La policía realiza controles a los pasajeros que desembarcan de un tren que llega de Mulhouse para inspeccionar sus justificantes de viaje. Foto: AFP.
La policía realiza controles a los pasajeros que desembarcan de un tren que llega de Mulhouse para inspeccionar sus justificantes de viaje. Foto: AFP.

Francia intensificó los controles ayer sábado en estaciones y aeropuertos para intentar restringir los movimientos de población al máximo, ante una situación sanitaria crítica por la pandemia del coronavirus, mientras otros países de la Unión Europea afianzan las restricciones y al otro lado del Atlántico, América Latina intenta capear como puede la tormenta de contagios, como en el caso de Chile, iniciando un confinamiento total.

Las autoridades francesas, ante el aumento de contagios (más de 200.000 nuevos casos por semana), reforzaron los controles para evitar los desplazamientos de la población. Y desde el viernes por la noche, extendieron a otras regiones las medidas de confinamiento ya impuestas en París y otros sectores.

En estas zonas, los comercios no esenciales están cerrados y los desplazamientos sin justificante no pueden superar los 10 km del domicilio. En el resto del país, rige un toque de queda de 19:00 a 6:00 horas y los bares, restaurantes y lugares culturales están cerrados.

Francia, que ya suma más de 94.300 fallecidos por COVID-19, está en una situación “crítica”, sostuvo el primer ministro Jean Castex.

En la vecina España, donde el número de contagios ha vuelto a aumentar y el viernes se registraron 590 muertes, las autoridades exigirán a todas las personas que lleguen al país por carretera desde Francia un test PCR negativo de menos de 72 horas. Hasta ahora era obligatorio para los viajeros que llegaban en barco o avión.

En estas últimas semanas, España, sobre todo Madrid, con sus bares abiertos y su toque de queda nocturno, se ha vuelto el refugio favorito de los escasos turistas europeos, sobre todo franceses. Y los alemanes podrán viajar esta Semana Santa a la isla de Mallorca, en las Baleares, uno de sus destinos predilectos. Una situación paradójica, cuando los desplazamientos están prohibidos entre las regiones de España salvo motivo imperioso.

Otros países europeos también han decidido reforzar las restricciones, como Bélgica, donde las peluquerías no volverán a abrir sus puertas hasta dentro de cuatro semanas, o Polonia, donde los jardines de infancia y los grandes comercios de muebles han cerrado sus puertas.

En el Reino Unido, el país europeo más golpeado por el virus con más de 126.000 fallecidos pero también el que más ha avanzado en la campaña de vacunación con 29 millones de primeras dosis aplicadas (55% de su población adulta), se ha iniciado el proceso de desconfinamiento. Pese a las advertencias de algunos científicos, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo el sábado que este proceso tenía que avanzar.

En el mundo, el coronavirus ha matado a 2.768.431 personas, en tanto 126.070479 contrajeron la enfermedad, indica el último recuento de AFP.

Confinados.

América Latina está sufriendo de lleno los estragos de la pandemia. La región, que acumula más de 24 millones de contagios y supera los 762.000 fallecidos, se enfrenta a la incidencia cada vez mayor de la variante brasileña P1, considerada mucho más contagiosa que la cepa original.

Más de 16 millones de personas en Chile amanecieron ayer sábado bajo cuarentena total debido al fuerte avance del COVID-19, en una segunda ola que por estos días alcanza cifras récord en la cantidad de nuevos contagios detectados por las autoridades sanitarias.

Brasil, el país que más ha registrado muertes y casos de la enfermedad en la última semana. Foto: AFP
En Brasil los contagios treparon por primera vez a más de 100.000 en 24 horas hace dos días. Foto: AFP

La medida, que afecta al 97% de la población del país, fue reforzada este fin de semana con la suspensión de los permisos para realizar compras, incluyendo también el cierre de los supermercados y la suspensión del funcionamiento de mercados a lo largo del país.

A la fecha, la red hospitalaria chilena se encuentra al borde del colapso, con una ocupación del 95% y la disponibilidad de 147 camas de CTI en todo el territorio, con 2.514 personas hospitalizadas en CTI y 2.142 de ellas apoyadas con ventilación mecánica.

“Ha sido un año difícil y doloroso”, señaló el Presidente chileno, Sebastián Piñera, quien agregó que “los días y semanas que vienen también lo serán”.

Si bien Piñera no acostumbra participar en los informes diarios del avance de la pandemia, en esta oportunidad se hizo presente junto a las autoridades sanitarias para reforzar el mensaje en cuanto a las medidas que debe tomar la población. “Pronto empezaremos a observar con más claridad los efectos de la vacunación masiva (...) necesitamos más que nunca el compromiso de nuestros compatriotas”, señaló.

Pese a la campaña de inoculación desplegada, que hasta ahora alcanza a 6,3 millones de personas con una primera dosis, no se ha logrado contener el avance del virus.

Junto a fallas en la comunicación de riesgo reconocidas por las autoridades de salud, expertos han puesto el acento en medidas que no han considerado evidencia científica, como la apertura de lugares propicios para las aglomeraciones y cuarentenas dinámicas poco efectivas.

Según informó el subsecretario de Redes Asistenciales, en las últimas 24 horas fueron detectados 7.588 nuevos contagios, alcanzando un total de 969.913 infectados desde el inicio de la pandemia.

A su vez, la autoridad informó el fallecimiento de 66 personas en la última jornada, elevando la cantidad de decesos por COVID-19 a 22.653.

En Brasil, el segundo país más enlutado del mundo con más de 307.000 fallecidos, el virus parece desbocado. Hace dos días, los contagios treparon por primera vez a más de 100.000 en 24 horas y está registrando más de 3.000 decesos diarios.

Entre tantas cifras macabras, el anuncio de dos proyectos avanzados de vacunas nacionales trajo un poco de esperanza en el gigante sudamericano. Se trata del inmunizante ButanVac, desarrollado por el prestigioso Instituto Butantan y del que se podrían producir 40 millones de dosis desde mayo, y de la vacuna Versamune®-CoV-2FC, de la Facultad de Medicina de Ribeirao Preto, también en el estado de São Paulo.

Mientras, Argentina sumó en las últimas 24 horas 10.338 nuevos casos de COVID-19 y el recuento global trepó a 2.301.389. De ese número, ya superaron la enfermedad 2.072.228 personas y hay 173.793 casos activos. En los últimos siete días se registraron 59.650 casos, lo que da un promedio diario de 8.521, con una suba cercana al 17% en relación con la semana anterior.

Los centros de salud de las 23 provincias y la ciudad de Buenos Aires ingresaron al Sistema Nacional de Vigilancia de Salud 133 muertos, para elevar al recuento de fallecidos a 55.368.

La vacuna de AstraZeneca tiene este panorama:

1. Vacunación suspendida. Noruega indicó que prolonga hasta el 15 de abril la suspensión de esta vacuna, al estimar necesario profundizar el examen de sus eventuales efectos secundarios tras la aparición de una combinación de síntomas atípicos de coágulos sanguíneos, hemorragia y descenso de plaquetas sanguíneas en algunas personas vacunadas de menos de 55 años, y hasta entonces en buena salud. No se ha establecido ningún vínculo de estos efectos con la vacuna AstraZeneca pero un equipo médico noruego dice ver en estos casos, raros pero graves, la consecuencia de una “poderosa respuesta inmunitaria” generada por el fármaco. Dinamarca decidió a su vez, el jueves, prolongar tres semanas la suspensión.

2. Para mayores. Suecia anunció el jueves la reanudación de las vacunaciones AstraZeneca para los mayores de 65 años, pero sigue la suspensión para los más jóvenes, a la espera de más informaciones. Finlandia e Islandia hicieron anuncios similares, autorizando la vacuna para los mayores de 65 años y los más de 70, respectivamente. De momento Francia limita la vacunación a los mayores de 55 años.

3. Reanudación. Tras la opinión favorable dada el 18 de marzo por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) que consideró la vacuna de AstraZeneca “segura y eficaz”, la mayoría de los países europeos que habían suspendido su utilización reanudaron sus campañas desde el día siguiente. Tal fue el caso de Italia y Alemania. En España, la edad máxima para recibir esta vacuna ha sido elevada de 55 a 65 años. Fuera de Europa, los países que la habían suspendido temporalmente, la reanudaron tras la opinión favorable de la Organización Mundial de la Salud (OMS). del 19 de marzo.

4. La más usada. Pese a las críticas y a las dificultades de suministro, además de los temores en materia de seguridad, la vacuna AstraZeneca/Oxford es hoy administrada en un centenar de países o territorios.

Ninguno de sus competidores llega tan lejos. Esta vacuna, barata, es utilizada tanto en países ricos (Reino Unido, Unión europea) como en países pobres.

Ello se explica por el hecho de que AstraZeneca es el principal suministrador del sistema Covax.

(Fuente: AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error