BRUSELAS

Eurodiputado que impulsó el Brexit: "¿Ahora no se ríen de mí, verdad?"

El británico Nigel Farage fue abucheado por los representantes cuando tomó la palabra en el Parlamento Europeo. Recibió el apoyo de la líder de la ultraderecha francesa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nigel Farage y Jean-Claude Juncker en la sesión de Parlamento Europeo este martes. Foto: AFP.

El líder del partido independentista británico (UKIP), Nigel Farage, dijo este martes en el Parlamento Europeo (PE) que la Unión Europea (UE) "niega" el "fracaso" de su proyecto y pidió un diálogo para lograr "un acuerdo sensato sin aranceles".

Farage, uno de los principales promotores de la salida del Reino Unido de la UE, fue abucheado cuando tomó la palabra en la sesión plenaria extraordinaria para abordar las consecuencias del Brexit.

"Divertido, ¿verdad?, les agradezco la calurosa bienvenida", dijo Farage, mientras el presidente de la Eurocámara intervenía para afirmar que "una cualidad de la democracia es escuchar a quien habla aunque no se comparta la opinión".

"La razón por la que están ustedes tan tristes y tan enfadados está clara: ustedes están negando el fracaso de su proyecto europeo", dijo a los europarlamentarios, reunidos en una sesión plenaria extraordinaria para analizar las consecuencias del resultado del referéndum británico.

Farage pidió un dialogo "maduro" para lograr "un acuerdo sensato sin aranceles" y se mostró convencido de que "sin acuerdo, la UE perdería más que el Reino Unido".

"Cuando vine aquí hace diecisiete años para liderar una campaña con el objetivo de irnos de la UE, ustedes se reían de mí... ¿Ahora no se ríen, verdad?", señaló.

"Podemos llegar a una situación de aranceles al automóvil con la que cientos de alemanes perderían su empleo. Seamos sensatos y negociemos un acuerdo libre de aranceles sensato", afirmó.

Farage dijo que, una vez el Reino Unido esté fuera de la UE, seguirá "cooperando" con la UE".

"Seremos su mejor amigo en todo el mundo, hagámoslo con sensatez", subrayó.

Farage sostuvo que lo que ocurrió el pasado jueves en su país fue "un resultado sísmico para la política mundial".

"Hago una previsión: el Reino Unido no será el único país que abandonará la UE", afirmó.

El líder del UKIP también dijo estar "de acuerdo" con el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, sobre que "el pueblo británico ha votado y ahora hay que adelantar el proceso".

En la misma línea se pronunció la líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen, quien calificó el resultado del referéndum como "de lejos, el mayor evento histórico que ha conocido nuestro continente desde la caída del Muro de Berlín".

"¿Por qué se enfadan así? El voto de nuestros amigos británicos es, de lejos, el mayor evento histórico que ha conocido nuestro contenido desde la caída del Muro de Berlín, es un grito a la libertad", afirmó.

Para Le Pen, el resultado del referéndum es "una victoria de la democracia y una bofetada a un continente europeo basado en el miedo, el chantaje y la mentira".

Sorpresa en la Cámara

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se dirigió  a Nigel Farage al inicio de la sesión plenaria extraordinaria del Parlamento Europeo diciéndole: "Estoy sorprendido de verlo aquí, ¿usted no apoyó el Brexit?"

En su intervención, Juncker sostuvo la necesidad de asumir las consecuencias del resultado del referéndum británico: "querría que el Reino Unido aclarase su posición, no hoy ni mañana por la mañana, pero sí rápidamente", dijo el presidente del Ejecutivo comunitario, quien se mostró muy combativo.

"Lucharé por una Europa unida hasta la muerte", dijo. Juncker reconoció la gravedad del momento, pero insistió en la necesidad de acabar con las incógnitas: "soy alérgico a la incertidumbre", dijo. "Querría que el Reino Unido respetase la voluntad del pueblo británico sin esconderse tras juegos a puerta cerrada".

"Estoy sorprendido de ver que yo, justamente yo que en el Reino Unido soy tachado de tecnócrata, eurócrata y robot, quiero extraer las consecuencias de la votación. ¿Y ellos no?"

Juncker excluyó además cualquier conversación con Londres antes de que no haya una notificación oficial por parte del Reino Unido. "Sin notificación no hay negociación", reiteró.

Ante los eurodiputados convocados para analizar las consecuencias del referéndum británico, el presidente de la Comisión aprovechó también para negar los rumores que existen sobre su estado de salud. "No estoy ni cansado ni enfermo", dijo.

Cuando afirmó que hay que "respetar la democracia británica y el modo en que expresó su punto de vista", la bancada del UKIP liderada por Farage aplaudió. "Esta es la última vez que ustedes aplauden aquí, y estoy sorprendido de que algunos estén aquí".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados