CONFERENCIA ANUAL DE LOS CONSERVADORES

La estrella del "Super Bowl" de la derecha

Trump arengó a su electorado de línea dura para que vote en las legislativas de noviembre próximo.

Ante la asamblea de conservadores, Trump dijo que trabaja "duro" para esconder su calvicie. Foto: Reuters
Ante la asamblea de conservadores, Trump dijo que trabaja "duro" para esconder su calvicie. Foto: Reuters

Donald Trump estaba en su salsa. Y el auditorio que lo escuchó deliró con cada una de sus frases. El presidente fue la estrella ayer viernes en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), la llamada "Super Bowl" de los republicanos en Estados Unidos.

El evento se presentaba en la previa como una de las grandes oportunidades de Trump para arengar a su electorado conservador de cara a las legislativas de noviembre próximo, y el mandatario no la desaprovechó. "Para 2018 necesitamos que su entusiasmo se mantenga. Ahora están felices y conformes, pero no se conformen; si entran (los demócratas en el Congreso) revocarán la Segunda Enmienda (...), el recorte impositivo", auguró Trump.

La defensa del derecho a portar armas —recogido en la Segunda Enmienda de la Constitución— se convirtió en uno de los pilares del discurso, a nueve días del tiroteo en un colegio de Parkland, en Florida, en el que 17 personas fueron asesinadas.

Trump volvió a proponer que el 10% o 20% de los profesores de Estados Unidos estén armados para que puedan "responder" ante potenciales tiroteos en los centro de enseñanza, y se comprometió a hacer "todo lo necesario" para lograr que los colegios sean seguros.

Según él, si esta medida hubiera existido durante la masacre de Parkland, ejecutada por un exalumno de 19 años, "un profesor le habría llenado de tiros antes de que pudiera reaccionar".

"Hay buena gente que se opone a ello. No les gusta la idea de que los profesores lo hagan", afirmó Trump, quien volvió a alabar a los miembros de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su sigla en inglés), que calificó de "verdaderos patriotas".

Esta posición de Trump a favor de que los docentes porten armas, fue compartida por una estudiante universitaria de Florida, que el jueves en la convención conservadora renovó su afiliación a la NRA. "No creo que las armas sean el problema, de hecho son la respuesta", dijo Sarah Gibson, de 20 años. "Cuando hay más seguridad y tienes más personas portando (armas), es disuasorio en sí mismo".

La conferencia guardó un minuto de silencio por los 17 muertos en el tiroteo de Parkland, y sus oradores no dejaron el asunto de lado. De hecho, muchos fueron a la ofensiva.

El titular de la NRA, Wayne LaPierre, fustigó lo que calificó de "vergonzosa politización de la tragedia" ante las protestas y crecientes reclamos para endurecer las permisivas leyes de tenencia de armas.

Muchos de los oradores resaltaron los logros del gobierno, incluyendo una reciente reforma tributaria, la derogación de regulaciones laborales y la designación de jueces conservadores.

Inmigrantes.

Otra de las bases de la intervención de Trump fue la política migratoria y sus ataques a los demócratas, a los que acusó de haber "abandonado totalmente" la negociación para conseguir una solución para las personas acogidas al programa de Acción Diferida (DACA) y dijo que ve "muy posible" que no se alcance un acuerdo por su culpa.

DACA es el programa aprobado bajo el gobierno del demócrata Barack Obama en 2012 y cancelado en septiembre por Trump, que protege a los jóvenes indocumentados que llegaron al país como niños y que amparaba a 690.000 personas cuando fue eliminado.

En este sentido, expresó que los republicanos sí que quieren encontrar una solución y reclamó a quienes así lo deseen que voten por su partido en las legislativas de noviembre: "Más vale que elijan a más republicanos o nunca pasará".

Electorado duro.

Los éxitos económicos, la reforma fiscal, las políticas migratorias o el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel en su primer año en la Casa Blanca terminaron de convencer a parte de los indecisos entre el público conservador que acude al CPAC, el mismo que hace dos años prefirió a los senadores Ted Cruz o Marco Rubio como presidenciables republicanos.

Trump acudió a la cita por segundo año consecutivo tras su elección como presidente en noviembre de 2016. Al encuentro van grandes figuras del conservadurismo y la ultraderecha estadounidense, como el propio vicepresidente, Mike Pence, quien habló el jueves llamando a los republicanos a votar en las próximas legislativas de noviembre.

También llegaron de otros países, como Nigel Farage, el que fuera líder del Partido por la Independencia de Reino Unido hasta confirmarse el "Brexit", y Marion Le Pen, exlegisladora del Frente Nacional francés que a sus 28 años ya es una figura influyente en su país.

Calvicie, pero con humor

Donald Trump hizo un inusual comentario sobre su cabellera, admitiendo en broma que sufre de calvicie. "Intento como el infierno esconder esa calvicie, trabajo duro", dijo.

"No se ve mal, nos vamos arreglando", agregó, en una muestra de humor autocrítico. Su peinado ha sido objeto de comentarios por su elaborado jopo, pero también por sus matices cambiantes, a veces tirando hacia el naranja. Trump ha asegurado varias veces que no lleva peluca, pero sí ha admitido usar laca.

Equiparó a los inmigrantes con serpientes

Donald Trump equiparó a los inmigrantes con serpientes traicioneras. En su incendiaria diatriba, el mandatario fustigó a la oposición demócrata por no respaldar su política de endurecimiento de las leyes migratorias y urgió al Congreso a aprobar la construcción del muro fronterizo con México, una de sus principales promesas.

Ante la conferencia CPAC, Trump leyó la letra de la canción de 1968 de Al Wilson, The Snake (La serpiente), sobre un reptil enfermo que recompensa con un mordisco venenoso a la "mujer tierna" que lo ayudó a recuperarse. "Ustedes tienen que pensar esto en términos de inmigración", señaló el mandatario, antes de compartir esa balada basada en una fábula de Esopo.

"Te salvé, gritó la mujer/ Y me has mordido, pero ¿por qué?/ Sabes que tu mordida es venenosa y ahora voy a morir/ Oh cállate, mujer tonta, dijo el reptil con una sonrisa/ Sabías muy bien que era una serpiente antes de que me llevaras", recitó Trump, en medio de los aplausos de la audiencia.

"Eso es lo que estamos haciendo con nuestro país", concluyó. "Estamos dejando entrar a la gente, y va a haber mucha gente. Solo va a ser peor. Le damos protección como nunca antes".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º