vea el video

"Esto fue obra de otra persona"

Sandra Arroyo Salgado, exesposa de Alberto Nisman y madre de sus dos hijas, conmovió a todos cuando dijo ayer en el funeral que el fiscal "no fue hacedor de su muerte". Esas palabras llenaron de contenido político a la ceremonia de entierro en el Cementerio de La Tablada.

"Ninguno de nosotros cree-mos que vos hayas sido el hacedor de este final. Tenemos la certeza de que esto fue obra de otra persona. No sabemos de quién", dijo Arroyo Salgado, jueza federal de San Isidro, para luego cargar contra "sectores del Poder Judicial". Para ella, la muerte de su exmarido está ligada con la investigación que llevaba adelante por la causa AMIA, en la que fueron masacradas 85 personas.

El cuerpo de Nisman fue enterrado en el cementerio israelita, frente al Monumento en recordación de los "caídos por la defensa del Estado de Israel" y a los monumentos que recuerdan a las víctimas de los atentados a la embajada de Israel y de la AMIA, causa que instruyó durante 10 años.

En la ceremonia, encabezada por el rabino Marcelo Polakoff, participaron poco más de 200 personas entre familiares y allegados a Nisman, empleados de la fiscalía y dirigentes de la comunidad judía. Pasadas las 11 y tras los rezos, tomó la palabra el vicepresidente de la DAIA, Waldo Wolff, quien aseguró: "Hoy estamos más lejos de saber la verdad sobre lo que pasó el 18 de julio de 1994".

Luego, el presidente de la Asociación de Fiscales, Carlos Donoso Castex, visiblemente emocionado improvisó una despedida a Nisman y leyó un poema que le hizo llegar en estos días otro fiscal. A continuación, leyó un texto el filósofo Santiago Kovadloff, quien resaltó la figura del fiscal.

Por último, Arroyo Salgado leyó dos cartas de cada una de las hijas: Iara y Kala. Las niñas recordaron, en sus textos, veraneos junto a Nisman y Iara describió escenas de las últimas vacaciones que pasó con su papá en Europa, pocos días antes de su muerte.

De este modo se cerraba el capítulo más íntimo de la historia que mantiene en vilo al país y la atención expectante del mundo en la evolución de los acontecimientos.

Causa AMIA.

Referentes de las principales asociaciones judías de Argentina pidieron ayer a la fiscal general que reemplace al fallecido Alberto Nisman, que investigaba el atentado contra la AMIA, con fiscales "intachables" e "intocables".

Los titulares de la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas), Julio Schlos-ser, y la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), Leonardo Jmlenitsky, se reunieron con la procuradora general, Alejandra Gils Carbó, tras asistir al entierro del fiscal Nisman. Aunque apuntaron que la comunidad judía no va a intervenir en la elección del fiscal o equipo de fiscales que sustituyan a Nisman a cargo de la investigación del atentado contra la AMIA, Schlosser y Jmlenitsky enfatizaron la necesidad de que sean nombres cuya "legitimidad" no pueda ser puesta en duda. "Hace falta no que sean intachables sino que además los miembros de ese equipo sean intocables, que no exista ninguna objeción acerca de su pasado, su presente y la seriedad que van a tener en la investigación", dijo Schlosser tras la reunión.

"Nosotros dejamos bien en claro que ni la AMIA ni la DAIA ponen ni sacan funcionarios, el criterio de elección estará a cargo de la Procuración", agregó.

Los titulares de AMIA y DAIA confirmaron que el Ministerio Público Fiscal estudia que la fiscalía especial para la causa del atentado quede a cargo de un equipo, probablemente un triunvirato, en lugar de una sola persona, como ocurría antes con Nisman.

"Lo que hemos insistido, que sea un equipo que no pueda ser deslegitimado en origen, que sea incuestionable, que sea intocable", puntualizó Jmlenitsky, quien añadió que confían "en las buenas intenciones" pero que la decisión se evaluará una vez que se vea cómo avanza la causa.

Acusaciones.

El abogado de Diego Lagomarsino, Maximiliano Rusconi, aseguró al canal C5N que le parecen "increíbles" los dichos de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por cadena nacional respecto de una relación "íntima" entre el técnico informático y el fallecido fiscal Alberto Nisman.

El abogado explicó la naturaleza de la relación: "Una amistad es una relación más igual, de compartir el día a día. Yo también soy amigo de la gente con la que trabajo". Rusconi también defendió la contratación de Lagomarsino para ese puesto y explicó: "Es un hombre muy especializado en lo suyo y ha sido muy eficiente".

Además, volvió a ratificar la inocencia de su cliente y dijo que está "cero involucrado" en la causa. "Estuve con la fiscal y me adelantó lo mismo que dijo públicamente. En el sentido de que no hay ningún elemento en la causa que pudiera vincular a mi defendido con un hecho doloso más grave que brindar un arma a alguien que no tenía la legitimidad para llevarla", agregó. Rusconi justificó sus críticas al oficialismo y dijo: "No fui duro. Ella dijo una falsedad (por la Presidenta). La falsedad es que diga que mi cliente inició el trámite de pasaporte el día 14, el mismo día que Nisman había presentado la denuncia. Mi cliente había sacado un ticket para viajar a Disney en diciembre, y estaba todo en orden menos su pasaporte".

"Además, introducir el lugar laboral del hermano de mi cliente, es algo que no puedo entender", agregó el magistrado. ¿Yo estoy mal o el que está conduciendo la Inteligencia es el actual gobierno? Si las autoridades tienen información sobre las actividades de inteligencia que la presenten", desafió el abogado de Lagomarsino.Argentina, causa AMIA, muerte de Alberto Nisman, entierro, Diego Lagomarsino

Presidenta les aumentó sueldo a los espías

La presidenta argentina, Cristina Fernández, decidió subir el sueldo del personal de la Secretaría de Inteligencia (SI) tras anunciar la disolución de este organismo y su reemplazo por una Agencia Federal en medio de la conmoción causada por la muerte del fiscal Alberto Nisman. Mediante un decreto presidencial publicado ayer en el Boletín Oficial, el sueldo básico mínimo en la SI pasó a ser de 5.191 pesos (unos 600 dólares), mientras que el máximo ascendió a los 17.900 pesos (2.074 dólares). La norma, que no aclara cuál es el porcentaje de subida que se aplica, establece que a esas cifras deberán sumárseles las bonificaciones y suplementos que cada empleado recibe por sus tareas. Aunque la ley argentina establece que los sueldos deben actualizarse cada año para compensar el efecto de la elevada inflación, el incremento salarial llega en plena polémica por la disolución de la Secretaría de Inteligencia tras el escándalo político. El decreto, firmado por Fernández, está fechado el 27 de enero, tras sus anuncios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)