TENSIÓN PERMANENTE

Estalla la Franja de Gaza: 15 muertos y cientos de heridos

Duros choques en la primera de las seis semanas de marchas palestinas.

Violencia: según militares israelíes, unos 30.000 palestinos se concentraron en la frontera entre Gaza e Israel para la “Marcha del Retorno”. Foto: AFP
Violencia: según militares israelíes, unos 30.000 palestinos se concentraron en la frontera entre Gaza e Israel para la “Marcha del Retorno”. Foto: AFP

Al menos 15 palestinos murieron y unos 1.500 resultaron heridos ayer viernes en Gaza en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes.

La tensión se vivió a lo largo de una frontera vallada de 65 kilómetros, donde los palestinos levantaron carpas para participar en una protesta que se extendería por seis semanas. Militares israelíes estimaron que unos 30.000 palestinos se han reunido en el lugar.

Las familias llevaron a sus hijos a los campamentos ubicados a solo cientos de metros de la barrera que separa a las fuerzas de seguridad israelíes del enclave gobernado por el grupo islamista Hamas. Pero a medida que avanzaba el día, cientos de jóvenes palestinos ignoraron los llamados de los organizadores y del Ejército israelí para que se mantengan alejados de la frontera.

Las fuerzas israelíes indicaron que habían disparado con munición real después de que los palestinos del otro lado de la frontera lanzaran piedras y bombas incendiarias contra los soldados. Los militares israelíes dijeron que las protestas eran utilizadas como cobertura por militantes para intentar ingresar en Israel o para cometer ataques. "No es una manifestación pacífica", dijo un portavoz militar. Al menos dos de los muertos eran militantes de Hamas, dijo un militar israelí.

La protesta se enmarca en el "Día de la Tierra", un evento anual palestino que conmemora la muerte de seis ciudadanos árabes por la acción de las fuerzas de seguridad de Israel durante unas manifestaciones en rechazo a unas confiscaciones de tierras en 1976.

Los manifestantes exigen que los refugiados palestinos puedan retornar a las ciudades y pueblos de los que sus familiares huyeron o fueron expulsados cuando se creó el Estado israelí en 1948.

Estas seis semanas de protestas fueron oficialmente convocadas por la sociedad civil, pero Hamas, el movimiento islamista que gobierna en Gaza, las respalda y afirmó que se aseguraría de que nadie se acercase peligrosamente a la frontera.

Los dirigentes militares y políticos israelíes advirtieron que el ejército no dudaría en dar a los francotiradores la orden de abrir fuego si los palestinos intentaban entrar en territorio israelí. El jefe del Estado Mayor, Gadi Eisenkot, estuvo personalmente al frente de la operación.

La manifestación palestina coincidió con la celebración de Pésaj, la Pascua judía, que se celebra a partir de viernes por la noche.

Desde 2008, Israel y Hamas se han enfrentado en tres guerras en el enclave palestino y desde 2014 observan un tenso alto el fuego.

Mensaje a Trump.

La "Gran Marcha del Retorno" que empezó ayer se extenderá hasta el 15 de mayo, conmemoración de la Nakba (Catástrofe), que marca el inicio del exilio palestino tras la creación del Estado de Israel, en 1948.

Según la ONU, unos 1,3 millones de gazatíes, de los dos millones que habitan la Franja, son refugiados o descendientes de refugiados.

Esta marcha de protesta es, aseguró el líder del ala política de Hamas, Ismail Haniye, "un mensaje" al presidente Donald Trump "y a todos los que apoyan su decisión" de recono- cer Jerusalén como capital de Israel.

Trump tiene previsto inaugurar la embajada de Estados Unidos en Jerusalén el 14 de mayo, y está evaluando asistir personalmente a la ceremonia, según la Casa Blanca.

Consejo de Seguridad a puertas cerradas

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunía anoche para analizar el estallido de violencia en Gaza.

La reunión fue solicitada por Kuwait y se realizará a puertas cerradas.

Ayer viernes Egipto condenó el uso de la violencia contra civiles por parte de Israel en la Franja de Gaza. El ministerio de Asuntos Exteriores egipcio señaló en un comunicado que las autoridades israelíes se sirvieron de una "fuerza excesiva" para reprimir la manifestación organizada por el movimiento islamista Hamás.

"Putin se perfila como un mediador en Medio Oriente"
Marcelo Kisilevski - periodista argentino radicado en Israel
Marcelo Kisilevski. Foto: Ariel Colmegna

—¿Cree que el mundo terminará reconociendo a Jerusalén como capital de Israel?

—Las dos cosas principales que está haciendo Trump son el tema de la mudanza de la embajada por un lado, y el tema de cambiar el acuerdo nuclear con Irán por otro. La mudanza de la embajada es por un lado correcto y por otro problemático. Es correcto porque en el mundo no hay una falta de consenso en cuanto a cuál es la capital de Israel, que es Jerusalén Occidental.

Lo que hay es un fantasear con respecto a Israel en el sentido de inventarle otra capital. Entonces en los foros internacionales y en los diarios se fechan las noticias como "Tel Aviv". Con ningún otro país se hace un cosa así. Con lo que había disputa era con Jerusalén Oriental, no con Jerusalén Occidental. Todos los mandatarios del mundo visitan Jerusalén Occidental, llevados por Israel no por los palestinos. Entonces, ¿cuál es el gran escándalo? Todo tiene que ver con la anexión que hizo Israel en 1980 de Jerusalén Oriental, no reconocida por el mundo, por lo que la ONU llamó a mover las embajadas.

Lo que está diciendo Trump es "se acabó el jueguito político" de inventarle situaciones a Israel. A los dos establishment, tanto el israelí actual como al palestino, le viene muy bien que Trump haya tomado esta decisión.

—¿Se convierte en un actor más fuerte en Medio Oriente?

—Intenta convertirse en un actor fuerte cuando en realidad está dejando la arena a otro factor, que es Rusia.

—Para los palestinos, a partir de su decisión de mudar la embajada a Jerusalén, Trump dejó de ser un mediador confiable. ¿Ese espacio lo puede ocupar Vladimir Putin?—¿Cómo observa la decisión de Donald Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén?

—El atenuante que tienen estos dos bloques es que no son herméticos. Que no sean herméticos significa que Rusia le vende armas al mundo árabe, y tiene excelente relaciones con el Israel liderado por Benjamín Netanyahu. Son afines -también lo son Putin y Trump por otro lado. Es más, Netanyahu y Trump son de los pocos líderes mundiales que felicitaron a Putin por su reelección. Putin ha declarado públicamente que entiende las preocupaciones israelíes. ¿Por qué? Porque se está perfilando como mediador, también para los israelíes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º