PANDEMIA

Estados Unidos sigue en montaña rusa de la economía

El presidente Donald Trump dijo que el aumento récord de empleos en junio era la “prueba de que nuestra economía está volviendo a crecer”.

Desempleados reclaman en Miami Springs, estado de Florida. Foto: AFP.
Desempleados reclaman en Miami Springs, estado de Florida. Foto: AFP.

Mientras Estados Unidos se prepara para las elecciones presidenciales, municipales y al Congreso el 3 de noviembre, la economía del país sigue subida en una montaña rusa.

Los intentos de detener la propagación del coronavirus en marzo dejaron a decenas de millones de personas sin trabajo, redujeron el gasto y disminuyeron la producción de las fábricas. La cifra oficial de desempleo bajó en junio al 11,1%, desde 13,3% en mayo.

A medida que muchos estados comenzaron a relajar los confinamientos en mayo, la tendencia en parte de esos datos se invirtió: el empleo comenzó a recuperarse, las fábricas produjeron más productos y los consumidores los compraron. Ahora que algunos estados están cerrando de nuevo los negocios, y consumidores y comensales están preocupados por los recientes rebrotes, estos logros podrían revertirse.

El presidente Donald Trump dijo que el aumento récord de empleos en junio era la “prueba de que nuestra economía está volviendo a crecer”.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, por otro lado, consideró que las cifras de desempleo muestran que el Congreso necesita aprobar un nuevo proyecto de ley para amortiguar la crisis del coronavirus y entregar dinero a la gente o la “economía sólo empeorará”.

¿Quién tiene razón? A continuación, algunas ideas a partir de las cuales cada uno puede extraer sus propias conclusiones sobre la salud de la economía de Estados Unidos en los próximos meses.

1.¿Cifras récord?

Un récord de 4,8 millones de empleos se crearon en el mes de junio, según el último informe mensual del Departamento de Trabajo. La cifra está por encima de los 2,7 millones de empleos creados en mayo.

Suena bastante bien. Pero después de los confinamientos por la pandemia de COVID-19, los incrementos de mayo y junio son como caerse por un agujero de siete metros y luego subir una escalera de dos metros desde el fondo. Había 152,5 millones de estadounidenses con empleo en febrero antes del impacto del coronavirus. Ahora la cifra es de 137,8 millones, incluso después de dos meses de aumentos. Así que hay que tener cuidado con la palabra “récord”. Los números han sido grandes en las dos direcciones y lo serán durante un tiempo.

2. ¿Cuántos sin empleo?

Las solicitudes iniciales de prestación por desempleo -el número de nuevas personas que solicitan el subsidio por el paro-, también han disminuido en las últimas semanas. Después de alcanzar un máximo de 6,867 millones a finales de marzo, se situaron en 1,314 millones en la semana que terminó el 4 de julio. Aun así, las solicitudes son el doble de altas que en el momento más álgido de la Gran Recesión, y más de seis veces el promedio de 2019 -poco más de 200.000-.

Tan importante como las solicitudes iniciales son las solicitudes continuas, o cuánta gente sigue recibiendo las prestaciones de semana en semana. Estas alcanzaron los 18 millones en la semana que terminó el 27 de junio. Sin embargo, los datos de solicitudes continuadas de desempleo no muestran el cuadro completo.

Un nuevo programa de Asistencia por Desempleo en la Pandemia concede subsidios de desempleo a trabajadores contratados como los conductores de servicios de transporte a través de una aplicación para móviles. Estos trabajadores normalmente no podrían percibir estas ayudas, pero se dispuso así por la enormidad de la interrupción económica.

Sumando los casi 15 millones de personas que reciben estos y otras prestaciones especiales, la asombrosa cifra de 32,9 millones de residentes estadounidenses estaban recibiendo algún tipo de ayuda por desempleo al 20 de junio.

China tiene desafíos pero vuelve a crecer

El Producto Interno Bruto (PIB) de China se disparó un 3,2% en el segundo trimestre tras haber registrado su peor resultado histórico a principios de este año, cuando la pandemia de coronavirus paralizaba la economía del país.

Las cifras de crecimiento entre abril y junio fueron anunciadas el jueves por la oficina nacional de estadísticas (BNS).

China, donde el virus apareció en diciembre fue el primer país en reactivar su actividad y podría ser un indicativo de la esperada recuperación de la economía mundial. Su ritmo de crecimiento trimestral sigue, sin embargo, lejos del nivel para todo 2019 (+6,1%). La cifra es mejor que en el primer trimestre (-6,8%).

En el conjunto del primer semestre, la economía se enfrenta a “graves desafíos provocados por el COVID-19”, tanto en el país como en el extranjero, estimó una vocera del BNS, Liu Aihua, que dijo que la actividad sigue “bajo presión”.

Las ventas minoristas, el principal índice del consumo, volvieron a caer en junio en términos interanuales (-1,8%). La caída es inferior a la del mes anterior (-2,8%).

Pero, la producción manufacturera logró el mes pasado su mejor resultado desde que empezó el año, con un avance del 4,8% interanual.

El sector de la exportación, un pilar de la economía, sigue siendo vulnerable porque los socios comerciales de China sufren todavía de las consecuencias del virus. (Con información de AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error