TIROTEO

Estados Unidos: al menos 11 muertos en un tiroteo en Virginia Beach

El atacante, que era un empleado municipal, falleció, según detalló la policía local. 

Estados Unidos. La Policía trabaja en la zona donde se produjo el tiroteo. Foto: Reuters
La ciudad balnearia tiene unos 450.000 habitantes y está a unos 400 kilómetros al sur de Washington.. Foto: Reuters

Al menos 11 personas murieron hoy en un tiroteo en un edificio público de la ciudad de Virginia Beach, en la costa este de Estados Unidos. El responsable es un empleado de la municipalidad, que fue abatido por la policía. Virginia Beach es una ciudad balneario de 450.000 habitantes situada a unos 300 km al sur de Washington.

Además de los muertos, seis personas resultaron heridas y trasladadas a hospitales.

El tiroteo ocurrió justo después de las 16:00 locales (17:00 en Uruguay), cuando el hombre armado, “un empleado de larga data” del municipio, entró en uno de los edificios del complejo municipal de Virginia Beach y “de inmediato comenzó a disparar indiscriminadamente contra todas las víctimas”, dijo James Cervera, jefe de policía de la ciudad.

“El sospechoso disparó luego a la policía”, que respondió y mató al atacante.

Entre los heridos se encuentra uno de los policías, que según Cervera salvó su vida gracias al chaleco antibalas.  “No hay manera de describir un incidente como este”, se lamentó.

Informado de lo ocurrido, el presidente Donald Trump “se encuentra siguiendo la situación”, según la Casa Blanca.

Estados Unidos sufre habitualmente tiroteos similares.

El 20 de abril pasado, el país conmemoró el vigésimo aniversario de la matanza del liceo de Columbine, en Colorado, en la que dos alumnos mataron a balazos a 12 compañeros y a un profesor.

En un país en el que la tenencia de armas está garantizada por la segunda enmienda de la Constitución, desde el comienzo de este año se registraron 150 tiroteos con más de cuatro víctimas (muertos o heridos), señaló Gun Violence Archive, una ONG especializada en la violencia con armas de fuego.

En Virginia, el tema ha tomado una dimensión particular, al tratarse del estado donde tiene su sede la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su sigla en inglés), el principal lobby nacional de las armas.

Este estado tradicionalmente conservador pero donde el Partido Demócrata crece en influencia a medida que avanza la urbanización y su población se diversifica, fue escenario en 2007 de un tiroteo particularmente mortífero, cuando un estudiante con problemas mentales mató a 32 personas en el campus de la universidad Virginia Tech. Fue el tercer tiroteo más mortífero.

El peor de los tiroteos en Estados Unidos ocurrió en Las Vegas, en el estado de Nevada, el 1 de octubre de 2017, cuando un hombre abrió fuego desde la habitación de un hotel contra una multitud que asistía a un concierto matando a 58 personas antes de acabar con su vida.

Un año antes, el 12 de junio de 2016, un hombre asesinó a 49 personas y después se suicidó en un club gay de la ciudad de Orlando, Florida.

El tiroteo ocurrió en el Centro Municipal de Virginia Beach, un campus de oficinas y agencias de esta ciudad balnearia, incluido el Departamento de Policía.

El Edificio 2, donde ocurrió el ataque, incluye oficinas para la planificación y obras públicas, entre otros, y se encuentra junto al Ayuntamiento.

Cada vez que sucede un tiroteo como el de ayer en Estados Unidos se reedita el debate sobre la tenencia de armas. Los demócratas han planteado en el Congreso iniciativas para endurecer los requisitos para la habilitación de tenencia de armas de fuego, pero el lobby del NRA y parte del partido Republicano se han opuesto a modificar la legislación.

testimonios y reacciones

“Nunca pensé que pasaría”

Megan Blanton, de 30 años, estaba en el edificio cuando todo comenzó.

“Me pareció una eternidad”, dijo al diario local The Virginian-Pilot.

Arthur Felton, en tanto, logró abandonar el inmueble al comenzar el tiroteo. “Nunca hubiera pensado que pasaría algo así en mi edificio”, dijo este empleado municipal al mismo diario.

“La gente que fue alcanzada... estoy seguro que conozco a la mayoría de ellos”.

“Es simplemente un día atroz (...) Estamos con las víctimas y sus familias”, comentó a periodistas el gobernador de Virginia, Ralph Northman, que se trasladó al lugar.

El alcalde de la ciudad, Bobby Dyer, dijo que se trata “del día más catastrófico de la historia de Virginia Beach”.

También originario de la localidad, el cantante Pharrell Williams tuiteó: “Estamos orando por nuestra ciudad, las vidas perdidas, sus familias y todos los afectados”.

“Estoy destrozado”, tuiteó a su vez el senador demócrata por Virginia Tim Kaine. “Mi corazón está junto a todos aquellos que perdieron a un ser querido”, agregó quien fue compañero de fórmula de Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de 2016.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados