PANDEMIA

Estados Unidos y expertos de la OMS piden datos a China sobre el origen del COVID-19

El país de América del Norte tiene “profundas preocupaciones” sobre la respuesta de China y quiere que Pekín “ponga a disposición sus datos desde los primeros días del brote”.

Una joven se toma una selfie junto a la figura de un buey en Wuhan. Foto: AFP.
Una joven se toma una selfie con un buey luminoso, en Wuhan. En China celebran el Año Nuevo Lunar, que es el del Buey. Foto: AFP.

Estados Unidos y expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidieron ayer sábado más datos a China sobre el origen del coronavirus, que en Europa ya causó más de 800.000 muertos y en América Latina más de 20 millones de contagios.

En el mundo, la pandemia ha provocado al menos 2,38 millones de muertos y se han contagiado más de 108 millones de personas.

Durante cuatro semanas un equipo de expertos de la OMS permaneció en la ciudad china de Wuhan para analizar los datos, intercambiar opiniones e inspeccionar las instalaciones oficiales.

Sin embargo, las dudas subsisten sobre el inicio real de la peor crisis sanitaria que ha conocido el planeta en un siglo.

“Queremos más datos. Hemos pedido más datos”, declaró a la AFP en Ginebra Peter Ben Embarek, que lideró esa misión a la ciudad. “Hay una mezcla de frustración (...), en términos de qué se puede hacer teniendo en cuenta las exigencias de tiempo”, indicó el experto.

Estados Unidos tiene “profundas preocupaciones” sobre la respuesta de China y quiere que Pekín “ponga a disposición sus datos desde los primeros días del brote”, dijo por su parte el asesor de Seguridad Nacional estadounidense, Jake Sullivan. “Es imperativo que este informe sea independiente, con conclusiones de expertos libres de intervención o alteración por parte del gobierno chino”.

La misión de la OMS tuvo dificultades para concretarse, ya que China era reticente a dejar entrar al país especialistas mundiales de diferentes disciplinas como la epidemiología y la zoología.

La OMS ha descartado que el virus pudiera surgir de un laboratorio.

Situación.

América Latina y el Caribe registró hasta el momento 20.021.361 casos y 635.834 fallecimientos por coronavirus, según un recuento realizado por la AFP ayer sábado a partir de fuentes oficiales.

El país más afectado es Brasil, con 9,76 millones de contagios y 237.489 muertes.

Pero en medio de esas cifras preocupantes, surge una luz de esperanza: en los últimos siete días se registró un promedio de 87.226 infecciones diarias, un 9% menos que la semana anterior. Desde el 3 de febrero, el promedio de infecciones diarias en América Latina ha estado por debajo de los 100.000 que se registraron en enero, el mes más intenso en contagios con un promedio de 120.000 nuevos casos diarios.

Después de Brasil, los países más afectados son Colombia (2,18 millones de casos, 57.196 muertos), Argentina (2,01 millones, 50.029), México (1,97 millones, 172.557) y Perú (1,22 millones, 43.255).

Desigual.

Mientras las cifras de contagios y decesos aumentan, las campañas de vacunación muestran un ritmo muy desigual.

En Brasil, donde la inmunización de la población empezó tardíamente, la campaña está amenazada por la falta de dosis, según informaciones de las autoridades de varios estados.

En Brasil la vacunación arrancó hace tres semanas y ya llegó a más de 4,5 millones de personas. En Estados Unidos, algunos países de la Unión Europea y otros países sudamericanos, como Argentina, se inició a finales de 2020. En Chile, después de once jornadas, la campaña ya cubrió 1,8 millones de personas.

En Europa, el virus causó más de 800.000 muertes.

Los 52 países y territorios de la región (que incluye Rusia y Turquía) totalizaban 800.361 muertes (frente a 35.395.270 casos declarados), según el recuento de la AFP. En la región, donde la vacunación avanza de forma muy desigual, hay también luces de esperanza. La semana pasada, Europa registró un promedio de 4.478 muertes diarias, 14% menos que la semana anterior.

Desde el 11 de noviembre, la región ha registrado 4.000 muertes diarias, en promedio, alcanzando 5.700 muertes a finales de enero, su récord desde el inicio de la pandemia.

Alegría del Carnaval desaparece en Río y da lugar a pedidos de vacuna

Las comparsas y escuelas de samba que ocupan las calles de Brasil en cada Carnaval cumplieron ayer sábado con la prohibición de desfiles por causa del COVID-19, pero aún así se sumaron al clamor nacional por una rápida vacunación.

En varias ciudades del país, integrantes de los “blocos”, como se conoce a las tradicionales comparsas que suelen poblar las calles, se reunieron en pequeños grupos con el debido distanciamiento y se manifestaron en favor de la inmunización en masa de la población.

Paula Penteado, integrante de la escuela de samba Vai Vai, dijo en el Sambódromo de São Paulo que “representaba una figura máxima en el mundo de hoy, que es la vacunación”.

Su pareja de baile en la escuela, Reginaldo Pingo, manifestó su “emoción” por estar en un Sambódromo sin público ni desfiles, pero apuntó que había acudido al acto “con la conciencia” de que sólo la vacunación masiva permitirá tener “un mundo mejor y más saludable”.

Otras comparsas organizaron sus fiestas, pero virtuales y en las redes sociales, en las que además de las tradicionales marchas de Carnaval también clamaron por vacunas.

En Recife, que junto con la vecina Olinda y Salvador concentra los mayores carnavales del noreste del país, las comparsas se mantuvieron recluidas en respeto a las determinaciones de las autoridades, que prohibieron toda aglomeración.

En el Sambódromo de Río de Janeiro -el corazón del Carnaval en Brasil-, la vacunación no fue un pedido sino una realidad y cientos de personas de avanzada edad fueron inmunizadas contra el COVID-19 en unas tiendas montadas en la avenida que cada año recorren las escuelas de samba. (Con información de EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados