TEMOR A NUEVA CARRERA ARMAMENTISTA

Estados Unidos entierra el tratado de desarme de la Guerra Fría

Hoy deja el INF que regulaba los misiles de alcance medio.

Gorbachov y Reagan firmaron el INF en diciembre de 1987. Foto: AFP
Gorbachov y Reagan firmaron el INF en diciembre de 1987. Foto: AFP

Estados Unidos abandonará oficialmente hoy viernes el tratado sobre armas nucleares de alcance intermedio (INF, por sus siglas en inglés), firmado en 1987 con la entonces Unión Soviética, lo que hace temer una nueva carrera armamentística, ahora con China como una actor fuerte.

“El tratado INF fue útil para nosotros, pero solo funciona si las dos partes lo respetan”, dijo hace poco el nuevo jefe del Pentágono, Mark Esper. “Estados Unidos respetará el tratado y todas sus obligaciones hasta el 2 de agosto y después haremos lo que nos convenga”, declaró.

Estados Unidos anunció el 1 de febrero la retirada del tratado INF ante la negativa de Moscú de destruir el misil de crucero ruso Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN), que violaría el tratado.

El último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, advirtió que el retiro de Estados Unidos del INF hará que la política mundial sea “impredecible” y “caótica”, según la agencia Interfax. Gorbachov firmó el tratado con el entonces presidente Ronald Reagan el 8 de diciembre de 1987.

Gorbachov subrayó que la expiración del primer tratado de desarme de la Guerra Fría “dinamitará no sólo la seguridad de Europa, sino de todo el mundo”. “Creo que ahora está bien claro que la seguridad estratégica ha sufrido un revés”, comentó.

Dadas las circunstancias, Gorbachov instó a intentar salvar el tratado START III, el pacto de reducción de armamento estratégico ofensivo que fue suscrito en 2010 y expira en 2021.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, también ratificó la salida de Rusia del INF. La retirada de los dos países pone fin al tratado INF que, al prohibir el uso de misiles con un alcance de entre 500 y 5.500 km, había permitido la eliminación de los proyectiles balísticos SS20 rusos y Peshing estadounidenses desplegados en Europa.

Los europeos mostraron su preocupación ante el riesgo de una nueva carrera armamentística, pero la OTAN apoyó la postura estadounidense, alegando que el misil ruso 9M729 violaba el tratado INF. Moscú desmintió esas acusaciones y afirmó que su nueva arma tenía un alcance máximo de 480 km.

A partir del fin del INF, el Pentágono podrá modernizar su arsenal para contrarrestar el creciente poder de China, que intenta asentar su supremacía militar en Asia. “La mayor parte del arsenal chino se compone de misiles de alcance intermedio y debemos estar seguros de tener las mismas capacidades si, por desgracia, entramos en conflicto con ellos, subrayó Esper.

Para Thomas Mahnken, del centro de estudios estratégicos de la universidad Johns Hopkins, Estados Unidos debe desplegar esos misiles convencionales de medio alcance en islas del Pacífico y en territorios de países aliados para contrarrestar la potencia de Pekín en el mar de China meridional, donde el ejército chino ha conquistado varias islas en disputa.

“Es hora de darle un vuelco a la situación”, opinó en la web especializada “War on the rocks”.

“Esas armas capaces de impedir el acceso de China a las aguas litorales serían una fuerza de disuasión frente a la agresión china”.

Una propuesta que parece contar con el beneplácito del próximo jefe de Estado Mayor, el general Mark Milley. Cuando los senadores le preguntaron por el final del tratado INF, Milley dijo que veía con buenos ojos el despliegue de misiles terrestres convencionales de alcance medio en la región indo-pacífica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados