CARRERA A LA CASA BLANCA

Estados Unidos: la campaña electoral se le hace cuesta arriba a Donald Trump

El candidato demócrata Joe Biden le lleva una ventaja de 14 puntos al presidente estadounidense, a casi cuatro meses de las elecciones del 3 de noviembre.

Donald Trump coloca una placa en el muro fronterizo. Foto: AFP
Trump firma la placa que conmemora la construcción de 322 kilómetros de muro en la frontera con México.  Foto: AFP

El camino hacia la reelección se le está haciendo cuesta arriba a Donald Trump. A cuatro meses y días de las elecciones del 3 de noviembre, en medio la pandemia del coronavirus y una economía en recesión con pronósticos de que no mejorará este año, los sondeos ubican a Trump 14 puntos atrás del candidato demócrata Joe Biden.

Si a esto se le suma la ola de indignación que provocó el caso de George Floyd, el afroamericano muerto por un policía blanco el 25 de mayo, y el escándalo por la publicación del libro del exconsejero de seguridad nacional John Bolton, todo indica que Trump deberá remarla mucho para mejorar.

En la campaña electoral de 2016, cuando venció a la demócrata Hillary Clinton, las encuestas a esta altura tampoco le eran favorables. Claro que entonces no tenía sobre sus hombros el desgaste de cuatro años en la Casa Blanca.

Biden adelante.

Veamos qué dicen hoy las encuestas. El demócrata Biden aventaja en 14 puntos al republicano Trump, uno de las peores sondeos preelectorales para el presidente.

Biden recogió 50% de apoyo contra 36% de Trump, según la encuesta hecha por el diario The New York Times y Sina College divulgada ayer miércoles.

Otras encuestas recientes le asignaban promedialmente 10 puntos porcentuales de ventaja a Biden, que tiene una cómoda delantera entre las mujeres, afroestadounidenses y latinos, según el nuevo sondeo. También está casi igualado con Trump entre los hombres, blancos y gente de mediana edad o mayores, cuyo apoyo permitió al candidato republicano ganar los comicios de 2016.

Joe Biden. Foto: Reuters
Joe Biden. Foto: Reuters

El Times dice que Trump pierde apoyo debido a su respuesta a la crisis del coronavirus que asestó un duro golpe hasta la entonces saludable economía estadounidense.

El presidente aparentemente también está pagando el precio de su postura de “ley y orden” ante las recientes manifestaciones contra el racismo.

La encuesta muestra que el apoyo a Trump cae en el segmento de blancos y graduados universitarios que tienden a votar a los republicanos.

El estudio fue realizado entre los días 17 y 22 de este mes y abarcó 1.337 votantes registrados. La ficha técnica no específica el margen de error.

Obama a escena.

El carismático Barack Obama está poco a poco volviendo al ruego, y esta semana ayudó a recaudar 11 millones de dólares para la campaña de su exvicepresidente Biden. El expresidente generó una gran convocatoria en un evento virtual el martes, atrayendo a decenas de miles de participantes en línea. Las donaciones totalizaron 11 millones de dólares, un récord en la campaña de Biden, tuiteó su secretario TJ Ducklo.

De la cifra total, unos 7,6 millones fueron aportados por 175.000 seguidores de base.

“Lo que me hace optimista es el hecho de que está ocurriendo un gran despertar en todo el país, particularmente entre las personas más jóvenes” que están “hartas del enfoque caótico, desorganizado y mezquino de la gobernanza que hemos visto en el último par de años”, agregó.

Obama en setiembre de 2019, durante un congreso en Munich, Alemania: Foto: AFP
Obama en setiembre de 2019, durante un congreso en Munich, Alemania: Foto: AFP

Biden coincidió y agregó que los líderes del mundo se han cansado de Trump. “Están desesperados, esperando desesperadamente un liderazgo estadounidense”, indicó.

Biden no ha realizado mítines de campaña desde mediados de marzo debido a la pandemia de coronavirus. En cambio, ha permanecido en gran medida en su hogar de Delaware, utilizando las redes sociales, entrevistas de televisión o anuncios publicitarios para criticar a Trump.

Apelar a las bases.

Mientras tanto, Trump ha vuelto al ruedo con actos de campaña, como el del fin de semana en Tulsa, Oklahoma, con unos 6.000 asistentes.

El martes también estuvo en el estado de Arizona, donde visitó la construcción del muro en la frontera con México, en un intento por retomar su línea dura en materia inmigración para mejorar así sus perspectivas de cara a la elección de noviembre.

Trump, que ganó por poco en Arizona en 2016, busca recuperar su base de votantes en un estado donde las infecciones por coronavirus están aumentando rápidamente y en el que las encuestas lo muestran detrás de Biden.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sale de Washington para viajar a Maine en la Base Conjunta Andrews en Maryland. Foto: Reuters.
Foto: Reuters

Trump visitó un tramo del muro ubicado en San Luis, en medio de un paisaje polvoriento y árido donde la temperatura superaba los 38 grados. Usando un bolígrafo negro, el mandatario autografió una placa que conmemora la construcción de 322 km del muro.

Construir el muro fue una promesa clave de campaña del mandatario en 2016. “Mi gobierno ha hecho más que cualquier otro en la historia para asegurar nuestra frontera sur”, dijo Trump poco después en un evento en la localidad de Yuma con funcionarios fronterizos y policiales. Más tarde, en Phoenix, se reunió con jóvenes en una iglesia. Trump tiene un fuerte apoyo los cristianos evangélicos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados