CRISIS EN VENEZUELA

Estados Unidos aumenta la presión: “Maduro tiene que irse”, dice

El régimen chavista se niega a aplazar las elecciones en Venezuela como lo pidió la Unión Europea y el Grupo de Contacto.

Pompeo y el presidente de Surinam, Chan Santokhi, el jueves en la primera escala. Foto: Reuters
Pompeo y el presidente de Surinam, Chan Santokhi, el jueves en la primera escala. Foto: Reuters

Estados Unidos presiona cada vez más para la salida de Nicolás Maduro en Venezuela, y en ese marco se realizó esta semana la visita del secretario de Estado, Mike Pompeo, a cuatro países de Sudamérica.

Pompeo aprovechó ayer viernes su visita a Guayana para hablar del tema. “Sabemos que el régimen de Maduro ha diezmado al pueblo de Venezuela y que el propio Maduro es un narcotraficante acusado. Eso significa que tiene que irse”, dijo Pompeo en Georgetown durante una conferencia de prensa conjunta con el presidente de Guyana, Irfaan Ali.

Guyana acogió alrededor de 22.000 de los casi cinco millones de venezolanos que huyeron de la crisis de su país.

Unos 50 países, incluido Estados Unidos, consideraron fraudulenta la reelección de Maduro en 2018 y reconocen como mandatario al líder opositor Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional.

A principios de este año, el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó cargos por tráfico de drogas contra Maduro y su círculo íntimo, y ofreció una recompensa de 15 millones de dólares por su detención. Sin embargo, Maduro se mantiene en el poder con el apoyo de las Fuerzas Armadas, así como de Rusia, China, Cuba e Irán en la arena internacional.

Pompeo también visitó ayer la frontera de Brasil con Venezuela y luego viajó a Colombia. El funcionario estadounidense comenzó su gira por Sudamérica el jueves en Surinam.

"Imposible" posponer elecciones.

En tanto, Maduro aseguró esta semana que es “imposible” posponer las elecciones parlamentarias previstas para el 6 de diciembre, en respuesta a un planteo de la Unión Europea.

“La Unión Europea sugirió la posibilidad de postergar la fecha de las elecciones en Venezuela, pero es imposible porque es un mandato constitucional, la Constitución dice que el 5 de enero del año 2021 se tiene que instalar la nueva Asamblea Nacional”, dijo Maduro durante una videoconferencia con candidatos oficialistas.

Las elecciones para renovar al Parlamento, único poder en manos de la oposición, son boicoteadas por una treintena de partidos que concentran la mayoría opositora al tildarlas de un fraude. Solo el dos veces candidato a la presidencia de Venezuela, el opositor Henrique Capriles, llamó a participar.

Este jueves, miembros del Grupo Internacional de Contacto (GIC), integrado por países de Europa y América Latina (entre ellos Uruguay), indicaron que “el calendario electoral actual no permite el despliegue de una Misión de Observación Electoral”, según un comunicado tras una reunión ministerial por videoconferencia.

Los miembros del GIC expresaron además su “profunda preocupación por las violaciones de los derechos humanos” en Venezuela, al tiempo que respaldaron el trabajo de la misión de investigación de Naciones Unidas.

Alemania se sumó a la postura de la GIC y exigió ayer viernes a Venezuela que respete los derechos humanos.

La portavoz del Ministerio de Exteriores, Maria Adebahr, aseguró que Alemania condena además las violaciones que recoge el documento, según el cual Maduro y otras altas autoridades del país han incurrido en crímenes de lesa humanidad.

“Condenamos las violaciones de los derechos humanos en Venezuela y exigimos que se respeten los derechos humanos”, aseguró Adebahr.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados