EL GRUPO DE LOS MÁS DESARROLLADOS

Estados Unidos acusó a Canadá por el fracaso del G7: "Traición"

La canciller alemana Angela Merkel consideró “deprimente” la actitud de Donald Trump.

La imagen representa las tensiones que se vivieron en la cumbre del G7 en Canadá. Foto: AFP
La imagen representa las tensiones que se vivieron en la cumbre del G7 en Canadá. Foto: AFP

Estados Unidos acusó a Canadá de "traición" y hasta le reservó un lugar en el infierno para su primer ministro Justin Trudeau. En Francia dicen que Estados Unidos actuó con "incoherencia". Alemania consideró "deprimente" el comportamiento de Donald Trump. Con riñas de este nivel, no era de extrañar que la reciente cumbre del G7 profundizara una grieta ya demasiado visible entre sus integrantes, nada menos que los siete países más desarrollados del mundo.

La cumbre del G7 terminó el sábado en un fiasco tras el giro de Trump contra sus aliados a los que amenazó con nuevos gravámenes comerciales.

La cosa no venía bien, pero explotó tras el retiro anticipado de Trump de la cumbre con la excusa de que tenía que llegar a tiempo para la reunión con el norcoreano Kim Jong-un en Sinpagur.

Desde el avión que lo llevó a Singapur, Trump retiró bruscamente su apoyo al comunicado final de la cumbre del G7 en La Malbaie, Canadá, pese al compromiso que se había alcanzado luego de arduas discusiones sobre temas comerciales.

Trump criticó desde Twitter al anfitrión Trudeau por insistir en que los aranceles estadounidenses a los metales son "insultantes" para Canadá, y confirmó que desde julio aplicará represalias comerciales contra su vecino. Poco antes, sin embargo, había alabado el consenso reflejado en el comunicado final, un texto que no resolvía el conflicto en curso pero que fue visto por todos como un paso para aliviar la tensión y avanzar en un diálogo.

La imagen representa las tensiones que se vivieron en la cumbre del G7 en Canadá. Foto: AFP
Líderes mundiales durante la cumbre del G7 en Canadá. Foto: AFP

"Es una traición, nos engañó, no solo a Trudeau sino a los otros miembros del G7", lanzó Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional, que acompañó a Trump a la cumbre del G7, en el programa de CNN State of the Union. "(Trudeau) realmente nos apuñaló por la espalda", afirmó Kudlow.

"Hay un lugar reservado en el infierno para todo dirigente extranjero que se embarque en una diplomacia de mala fe contra Donald Trump y que intente apuñalarlo por la espalda cuando se retira", dijo a su vez en Fox News el asesor del presidente en temas comerciales, Peter Navarro.

El primer ministro Trudeau no contestó personalmente a Trump quien lo tildó de "sumiso" y "deshonesto", pero su ministra de Comercio, Chrystia Freeland, censuró los "ataques ad hominem" que no son "útiles" ni "productivos". En tanto, el despacho de Trudeau explicó que el primer ministro canadiense no había dicho nada en su conferencia de prensa que no le hubiera dicho a Trump previamente.

Según Kudlow, Trump reaccionó enérgicamente porque no quería "dar signos de debilidad" antes de verse con Kim.

Automóviles.

Trump, que había avalado el comunicado final, un documento de 28 puntos duramente negociado en el G7 (Estados Unidos, Canadá, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Japón), renovó luego su amenaza de imponer un alza de aranceles a los vehículos europeos y extranjeros importados a Estados Unidos, un sector que pesa mucho más que el del aluminio y el acero afectado hasta el momento.

Trump junto a Christine Lagarde y Angela Merkel. Foto: AFP.
Trump junto a Christine Lagarde y Angela Merkel. Foto: AFP.

Estados Unidos es el primer mercado exterior para las marcas europeas de automóviles.

Los automóviles representan en valor la cuarta parte de lo que Alemania exporta hacia Estados Unidos. La parte de mercado de las marcas alemanas para el segmento de automóviles de alta gama supera el 40%, según la federación del automóvil alemana (VDA).

Los actuales derechos de aduana son efectivamente diferentes entre la Unión Europea y Estados Unidos. Europa grava las importaciones de vehículos procedentes de fuera de la UE, incluyendo los estadounidenses, con un 10%.

En Estados Unidos, los Audi, Volkswagen y otros automóviles de origen extranjero tienen una tasa aduanera de 2,5%.

"No sorprende entonces que los alemanes nos vendan tres vehículos por cada automóvil estadounidense exportado hacia Alemania", escribió Peter Navarro en una columna reciente en el New York Times.

Trump se ha quejado a menudo, en privado, de ver muchos Mercedes Benz en Nueva York... pero pocos automóviles estadounidenses en las calles europeas.

Reacción europea.

Para evaluar la equidad de los intercambios comerciales con sus socios, Trump se concentra en una sola pregunta: ¿Tal país tiene un superávit o un déficit comercial con Estados Unidos? En el caso de Alemania, se trata de un superávit.

El presidente francés Emmanuel Macron hizo alusión a esa forma de pensar de Trump, al afirmar, durante el G7, que su país practicaba el libre comercio con Alemania y que pese a ello tenía un déficit comercial.

“Avances”: Donald Trump y Emmanuel Macron se reunieron al margen de la cumbre del G7 para buscar un acuerdo en torno a la declaración final; dicen que se acercaron, sin dar detalles. Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Europa implementará medidas de represalia contra los aranceles de Estados Unidos al acero y el aluminio al igual que Canadá, anunció Merkel ayer domingo, expresando pesar por la abrupta decisión de Trump de retirar su respaldo a la declaración del G7.

Según Merkel, estas medidas de la UE irán en línea con las normas de la Organización Mundial de Comercio.

"El retiro, por decirlo así, vía tuit es por supuesto (...) aleccionador y un poco deprimente", dijo Merkel en una entrevista con la cadena alemana ARD tras la cumbre del G7. "Es duro, es decepcionante esta vez, pero no es el final" del G7, afirmó.

"Es deprimente, y para mí ya es demasiado" decir esto, ironizó la mandataria en alusión a su tradicional prudencia verbal.

La cumbre no marcó el final de la sociedad entre Europa y Estados Unidos, afirmó Merkel. Pero reiteró que Europa no puede depender más de sus aliados y debería tomar su destino en sus propias manos.

Posiciones de líderes europeos

Asumiendo
Angela Merkel. Foto: Reuters
Angela Merkel, canciller alemana

Las relaciones transatlánticas, según Merkel, seguirán siendo importantes pero hay que asumir que “estamos ante un presidente estadounidense que tiene una agenda definida por su America first”.

Ignorarlo
Emmanuel Macron. Foto: Reuters
Emmanuel Macron, presidente francés

Francia fue uno de los que indicó que no era “serio” retirar el apoyo del comunicado final del G7 después de su firma. Macron apuntó que la mejor forma de lidiar con la arbitrariedad de Trump es ignorarle.

Fracaso
Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. Foto: EFE
Justin Trudeau, primer ministro Canadá

Trudeau dejó claro que la cumbre del G7 terminó sin acuerdo en los temas más espinosos, y que nadie consiguió que Donald Trump cambiara de opinión con respecto al comercio o al cambio climático.

¿Rusia?

Otro tema que dividió a Trump con sus socios fue la propuesta que llevó para que Rusia retornara al G7.

Merkel aseguró que podría imaginar el regreso de Rusia al G7 en algún momento, pero primero debe haber progresos en la implementación del plan de paz para Ucrania. Rusia fue sacada de lo que hasta ese entonces era el G8 después de anexar el territorio de Crimea desde Ucrania en 2014.

El presidente ruso Vladimir Putin siguió desde China lo que pasaba en el G7.

Putin y Xi, el espejo invertido
XI: si discurso fue visto como el que haría un presidente de EE.UU. Foto: Reuters

Los presidentes ruso y chino, Vladimir Putin y Xi Jinping, exhibieron ayer domingo su unidad y elogiaron la expansión de su bloque asiático, la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), frente a un G7 socavado por las divisiones.

En la cumbre de la OCS, celebrada durante dos días en la ciudad portuaria de Qingdao (este de China), Xi dio la bienvenida a India y Pakistán en el seno de este bloque creado en 2001. La OCS incluye a cuatro exrepúblicas soviéticas de Asia Central (Uzbekistán, Kazajistán, Tayikistán, Kirguistán).

El presidente iraní, Hasan Rohani, cuyo país es observador en la OCS, también estuvo presente para obtener el apoyo de China y Rusia al acuerdo sobre el programa nuclear iraní, después de que fuera denunciado por Estados Unidos.

Con la integración de India y Pakistán, la OCS "es aún más fuerte" se congratuló Putin.

Por su lado, el líder chino consideró que la "cooperación" es más que nunca necesaria "cuando el unilateralismo, el proteccionismo y las reacciones opuestas a la globalización adquieren nuevas formas". "Debemos rechazar la mentalidad de guerra fría y de enfrentamiento entre bloques, y oponernos a la búsqueda desenfrenada de seguridad para uno mismo en detrimento de los demás", afirmó Xi, sin citar nunca a Estados Unidos.

Las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el sistema multilateral deben ser respetados, agregó Xi, cuyo país mantiene difíciles negociaciones con Estados Unidos para evitar una guerra comercial.

La demostración de unidad de la OCS pretende ser el espejo invertido de las divisiones en el G7.

Putin criticó con sorna el "parloteo creativo" de los países del G7 (Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña e Italia) al tiempo que los llamaba a "una verdadera cooperación".
Sin embargo, sí hay divisiones en el seno de la OCS, aunque son silenciadas. Por ejemplo, India se preocupa por proyectos chinos de infraestructura en territorio de su rival, Pakistán, y sigue manteniendo un diferendo territorial con Pekín en el Himalaya. (AFP)


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º