Denuncian que varios gobiernos controlan y hacen propaganda

Estados concentran medios e información

La existencia de monopolios y oligopolios de medios de comunicación en manos del Estado, en Cuba, Ecuador, Argentina, Venezuela , Bolivia y Nicaragua fue denunciada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Protesta contra medios de comunicación monopólicos

La delegación encabezada por el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa, Claudio Paolillo (Semanario Búsqueda) recordó que la SIP "se opone, se ha opuesto y se opondrá a la existencia de monopolios u oligopolios, tanto públicos como privados, en los exactos términos que establece el artículo 12 de la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión, aprobada por la CIDH, en octubre de 2000". Asimismo, señaló que la SIP fue "la organización de la sociedad civil que más trabajó, junto con la CIDH, para que este documento se hiciera realidad" y entiende que "el problema de los monopolios u oligopolios es uno de los mayores riesgos para la vigencia plena de la libertad de expresión, sean quienes sean aquéllos que los detentan: actores privados o públicos".

La SIP comparte los principios contenidos en el artículo 12, en el sentido de que "debe haber normas anti monopólicas en los países, porque los monopolios conspiran contra la democracia y que esas normas no deben ser específicas para los medios de comunicación, sino genéricas para cualquier tipo de actividad".

Advirtió la importancia del inciso 3° del artículo 12 de la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión que indica: "Las asignaciones de radio y televisión deben considerar criterios democráticos que garanticen una igualdad de oportunidades para todos los individuos en el acceso a los mismos". Al respecto, expresaron su preocupación porque "en algunos países de América Latina, desgraciadamente el poder político es el mayor factor de distorsión en esta materia".

Control.

Los representantes de la SIP argumentaron que, más allá de la doctrina, "es un hecho de la vida real que no cualquiera puede tener una radio, un canal, una compañía telefónica o una empresa de Internet. El Estado y el poder político están presentes y muchas veces, en la administración de esos instrumentos, han distorsionado y han pervertido el sistema". Agregaron que muchos empresarios se han plegado a prácticas indebidas, "sin advertir que los instrumentos que un día les entregaban, podían serles quitados al día siguiente".

Se preguntaron "¿por qué se habla de concentración y no de monopolios u oligopolios? Porque, más allá de que la defensa de la libertad de expresión anima genuinamente a muchos, con esa carátula o pancarta hay otros que persiguen una finalidad ideológica y un objetivo político. Nadie dice, por ejemplo respecto a Cuba, que el régimen allí imperante hace 56 años concentra a todos los medios; es difícil leer o escuchar que los hermanos Fidel y Raúl Castro controlan una concentración de medios, que es probablemente y en términos relativos, la mayor del mundo. Ocurre que con la concentración de medios no surge una asociación directa con lo que es el monopolio de la información (léase propaganda) en manos del Estado".

La delegación mencionó varios casos de concentración y monopolio de medios por parte de los estados en las Américas. "En varios países del Caribe inglés, el Estado mantiene el monopolio de las telecomunicaciones, como ocurre en Barbados, Guyana y Trinidad y Tobago", indicó como un ejemplo.

Propaganda.

Asimismo, señaló el caso de Argentina, donde "el gobierno mantiene un amplio espectro de medios estatales (canales de TV, radio y una agencia de noticias) que utiliza como instrumentos de propaganda. Además, sobre la base de prebendas, subsidios y testaferros, el gobierno ha prohijado la creación de una importante red de medios progubernamentales que dependen, esencialmente, de la publicidad oficial que les entrega el gobierno de un modo absolutamente arbitrario. A más de cuatro años de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, al contrario de la desconcentración que promovía el gobierno, la ley se aplicó solo para el Grupo Clarín, cuya posición editorial es crítica respecto a la Administración".

El panorama argentino se completa con el hecho de que "el gobierno otorgó nuevas licencias de operación de medios electrónicos a sus simpatizantes. La ley regula cantidad y límite de licencias que puede tener una empresa obligando a los multimedios a vender sus licencias en menos de un año. Esto solo se ha ejecutado contra el Grupo Clarín, pero no contra otros grupos multimedios afines al gobierno".

Plantean incluir libertad de expresión en próxima Cumbre de las Américas.

La delegación internacional de la Sociedad Interamericana de Prensa tuvo intensa y fructífera actividad en Washing ton DC. Las gestiones estuvieron enfocadas a temas urgentes como la concentración y monopolio de medios de comunicación por parte de los estados y entes privados, y la necesidad de que la libertad de prensa y expresión sean temas relevantes en la agenda de las nuevas relaciones entre Estados Unidos y Cuba y no queden por fuera de la VII Cumbre de las Américas que se celebrará, en abril, en Panamá.

La delegación mantuvo reuniones privadas con el secretario Ejecutivo de la CIDH, Emilio Álvarez Icaza y con el relator especial para la libertad de expresión, Edison Lanza.

Sostuvo un extenso diálogo con Gonzalo Gallegos, vicedirector de la subsecretaría para Asuntos Hemisféricos, así como Charles Blaha, director de Asuntos Hemisféricos, Michael Camilleri, de la oficina del secretario de Estado, John Kerry, y Rachel Waldstein, de la Oficina de Asuntos Extranjeros. La misión recalcó que las libertades de prensa y de expresión deben estar contempladas como principios básicos de la VII Cumbre de las Américas, en consonancia con el mandato derivado de la Carta Democrática Interamericana.

CUATRO CASOS QUE PREOCUPAN.

Red oficial de radios en municipios.

La SIP señaló que en Bolivia, el gobierno controla medios por vía directa o indirecta. El Ministerio de Comunicación opera una red de más de 130 estaciones comunitarias de radio en municipios rurales. Canal 7, Bolivia TV, la red de radios Patria Nueva y el diario Cambio reflejan la política oficial. El gobierno adquirió medios escritos con fondos públicos y recursos de Venezuela.

Un estado cuenta con 27 medios.

En Ecuador, la SIP señaló que el Estado tiene en sus manos 27 medios, que incluyen diarios, televisoras, revistas, un portal y una agencia de noticias y por la vía paraestatal, un sitio web. Esos medios se financian con publicidad oficial y editorialmente están alineados con el gobierno. Hay 300 emisoras de radio y canales de TV que reproducen los mensajes y enlaces del gobierno.

Expropian y crean sitios en internet.

La expropiación de Radio Caracas Televisión, cinco canales de cable y 34 radioemisoras, se inscribe en la estrategia de comunicación del gobierno de Venezuela para ampliar el control estatal. Creó 238 radios, 28 televisoras, 340 medios impresos, 125 sitios web y tres agencias de noticias. El régimen de divisas limita la importación de insumos para diarios.

Un consejo decidirá lo que se emite.

Si bien señala que en Uruguay los medios estatales no son manipulados, la SIP criticó disposiciones de la Ley de Servicios de Comunicación Audivisual, que pueden afectar la libertad de expresión, debido a la vaguedad de la terminología, que asigna a un Consejo estatal amplias potestades de decidir arbitrariamente qué es lícito difundir en radio y TV.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados