Un país en expectativa

Espectacular operativo policial

Allanan dos residencias de Cristina Kirchner; juez busca confirmar descripción de testigos.

Policía Científica lleva equipos que permiten detectar los lugares ocultos. Foto: Reuters
VEA EL VIDEO. Foto: Reuters

La policía ingresó en dos domicilios de la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Busca algún rastro que confirme los dichos de una docena de "arrepentidos", empresarios y exfuncionarios kirchneristas que dieron al juez Claudio Bonadio detalles de una supuesta red de sobornos financiada con el dinero de la obra pública. Los registros han sido el hito más esperado de la investigación.

Todas las cadenas de televisión mostraron en directo el ingreso de decenas de peritos al piso de la expresidenta en Buenos Aires y en la propiedad en la provincia patagónica de Santa Cruz. Mientras tanto, para hoy viernes está previsto el tercer allanamiento en la casa de los Kirchner en El Calafate.

Cristina pidió al Senado que diera luz verde a los registros judiciales y así se votó por unanimidad de los 66 senadores presentes. Pero usó su discurso para reiterar que es víctima de una persecución. "No me arrepiento de nada", dijo antes de emitir su voto positivo.

Bonadio no espera que un registro anunciado desde hace semanas le permita encontrar dinero sucio, pero sí corroborar si las descripciones de los inmuebles dadas por los testigos coinciden con la realidad. En cualquier caso, es el procedimiento más mediático de la llamada "causa de los cuadernos", por las anotaciones que durante 10 años realizó el chofer Óscar Centeno, testigo del presunto traslado de bolsos cargados de dinero, producto de los sobornos aportados por empresas para asegurarse contratos con el Estado. Hizo las anotaciones en ocho cuadernos que fueron revelados por La Nación.

Los empresarios arrepentidos confirmaron los pagos y describieron una red destinada a cartelizar la obra pública con el reparto acordado de los contratos. El exsecretario de Obras Públicas, José López, atrapado in fraganti hace dos años cuando intentaba ocultar US$ 9 millones en un convento, apuntaron contra Néstor y Cristina Kirchner como jefes del entramado. Claudio Uberti, que oficiaba como recaudador, dijo que vio bolsos rebosantes de dólares en el piso de la expresidenta en Buenos Aires.

Foto: AFP
Foto: AFP

Operativos.

El despliegue policial estuvo a la altura de las expectativas mediáticas. Una caravana de vehículos todoterreno se estacionó frente al piso de más de 200 metros cuadrados en el barrio de Recoleta e interrumpió el tránsito, mientras decenas de policías antimotines franquearon la puerta de ingreso a periodistas y curiosos. Los peritos entraron de a uno, vestidos de blanco los policías científicos y con equipos más sofisticados los expertos en explosivos y los operadores de los equipos de rayos X, aptos para descubrir sitios ocultos. El contingente lo completaron los perros rastreadores de dólares, pesos argentinos y euros.

La prensa argentina y extranjera concentró sus esfuerzos en no perder detalle de los tres domicilios de Cristina, repartidos entre tres lugares. El abogado de la expresidenta, Carlos Beraldi, denunció que se le impidió permanecer en el lugar durante el allanamiento en Buenos Aires. "Estamos frente a una farsa, en clara violación de los principios del estado de derecho. Vamos a pedir la nulidad del operativo. Yo abrí la puerta. Puse a disposición el domicilio para que sea revisado. Voy a denunciar penalmente al juez", manifestó antes de retirarse visiblemente furioso.

Cristina no se encontraba en su apartamento, sino en el de su hija Florencia. Por la tarde, se dirigió al Instituto Patria, sede de su fuerza política.

En la casa de Cristina Kirchner en Río Gallegos, una vivienda de dos plantas ubicada a dos cuadras de la costanera local, en el Barrio Jardín, el operativo duró cinco horas. Incluyó una decena de efectivos de la Policía Federal con asiento en Río Gallegos y canes del K-9, una división de la AFIP que entrena perros detectores de droga y de divisas.

Si bien no había ningún miembro de la familia Kirchner en el domicilio, los encargados de abrir la puerta a la Policía Federal fueron el diputado provincial, Matías Bezi, de La Cámpora y cercano a Máximo Kirchner y el abogado del fuero local Daniel Cabezas.

Foto: AFP
Foto: AFP

Robo es por US$ 200 mil millones, dijo Macri

La reunión duró algo más de lo usual y, según varios de los asistentes, fue "aburrida". Pero el presidente Mauricio Macri celebró, ante sus ministros, la votación del Senado que aprobó y devolvió a la Cámara de Diputados la ley de Extinción de Dominio que obliga a devolver los fondos estatales sustraídos mediante hechos de corrupción.

"La estrategia de que no haya presupuesto fue la base para el robo y la corrupción", dijo el Presidente según contaron a La Nación dos testigos de la reunión, en Casa Rosada. Y Macri fue más allá: cuantificó el "robo" del período kirchnerista en "US$ 200.000 millones", contando las obras hechas "con el objetivo de robar" al Estado. "Hablan de US$ 35.000 millones que se metieron en bolsos. Pero hay como US$ 200.000 millones que se derrocharon o perdieron", dijo, y dio como ejemplo rutas "que no van hacia ningún lado" en Santa Cruz.

Macri —y también el ministro de Justicia, Germán Garavano— enfatizaron los "pasos hacia la transparencia" dados por la gestión de Cambiemos. Garavano incluso deslizó que se estaban esperando "procesamientos", incluido el de Cristina Kirchner, que el mércoles acusó de "persecución" al Gobierno. (Fuente: La Nación)

Hombre de los bolsos quiere ser arrepentido

En el marco de la causa por los Cuadernos de las Coimas, el exsecretario de Obras Públicas, José López —el hombre de los boslsos con US$ 9 millones— declararon nuevamente ante el juez Claudio Bonadio. Pretendía ampliar sus dichos para acceder al beneficio de imputado arrepentido.

Pero lo más relevante es que López debe aportar más datos sobre el manejo de la obra pública. De su despacho dependían las obras que el gobierno nacional negociaba con todos los gobernadores e intendentes durante años. Varios datos de aquel tiempo ya están en la Justicia, pero ahora, pretenden algo más.

Bonadio decide hoy si lo acepta como arrepentido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º