CORONAVIRUS

España vuelve al estado de alarma ante el virus por segunda vez por COVID-19

Sánchez añadió que está dispuesto a tomar “cualquier medida que sea necesaria” para cuidar a los ciudadanos ante las semanas y meses “muy duros” que se esperan.

La gente camina en el centro de Burgos, en la región de Castilla y León, antes de la entrada en vigor del toque de queda en la localidad. Foto: AFP.
La gente camina en el centro de Burgos, en la región de Castilla y León, antes de la entrada en vigor del toque de queda en la localidad. Foto: AFP.

El gobierno de España decreta hoy domingo previsiblemente el estado de alarma nacional por segunda vez durante la epidemia del COVID-19, como le reclaman al menos la mitad de las regiones para dar cobertura jurídica a restricciones de movilidad más severas que ayuden a frenar el avance desbocado de la segunda ola de contagios.

Los nuevos casos crecen sin cesar en gran parte del país; el registro oficial rebasa el millón desde que comenzó la infección, aunque el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, admitió el viernes que el número real es de tres millones, el 6,3 % de todos los habitantes.

Sánchez añadió que está dispuesto a tomar “cualquier medida que sea necesaria” para cuidar a los ciudadanos ante las semanas y meses “muy duros” que se esperan.

El Ministerio de Sanidad notificó el viernes otros 19.851 contagios (8.293 en 24 horas) en España, y 231 muertos más, hasta 34.752 en total. El número de infectados se sitúa en 1.046.132.

Los enfermos ocupan de media el 12,11% de todas las camas hospitalarias, y el 22,48% en el caso específico de las unidades de cuidados intensivos.

A falta de datos totales durante los fines de semana, varias regiones informaron ayer sábado de la situación en que se encuentran.

Destaca Cataluña (noreste), con más de 6.000 nuevos infectados y otras 48 defunciones en una sola jornada, así que las autoridades regionales se plantean la opción de un confinamiento domiciliario en función de cómo evolucione la transmisión.

Andalucía (sur) reportó 3.378 casos y 30 fallecimientos; Castilla y León (centro norte), 2.015 y 28, respectivamente; y la Comunidad Valenciana (este) sumó 1.690 infectados en las últimas 24 horas.

Segundo estado.

El Gobierno español decretó el primer estado de alarma el 14 de marzo pasado en todo el país, que fue prorrogado varias veces por el Congreso de los Diputados hasta mediados de junio.

Entonces, en lo más duro de la crisis sanitaria, se ordenó el confinamiento obligatorio de toda la población en las viviendas, salvo por motivos laborales y médicas, entre otros, o de fuerza mayor, y se prohibieron temporalmente infinidad de actividades sociales, comerciales, económicas, culturales, educativas y deportivas.

En estos momentos, el estado de alarma serviría, por ejemplo, para amparar legalmente los toques de queda en las regiones que así lo decidan para limitar drásticamente la circulación de personas entre la noche y la madrugada como medida que ayude a contener el contagio, aparte de otras muchas que restringen numerosas actividades sociales y de ocio.

Extensión.

En el decreto de hoy domingo solo se podrá fijar el estado de alarma por 15 días, porque así lo señala el artículo 116 de la Constitución, pero en el texto el Gobierno ya dejará clara su intención de prorrogarlo por más tiempo, probablemente mayor que los 15 días habituales, según fuentes del Ejecutivo. Sánchez espera contar con apoyos suficientes para esa prórroga imprescindible y someterlo a votación solo una vez, y no cada dos semanas como en abril y mayo, cuando se enfrentó a un infierno parlamentario.

Las regiones que apoyan el estado de alarma están administradas por los socialistas y los nacionalistas vascos y catalanes, en tanto que las gobernadas por los conservadores prefieren una reforma de la Ley de Sanidad que proporcione la seguridad jurídica necesaria a las limitaciones de movilidad.

Varias regiones, sin embargo, no esperararon a un eventual nuevo estado de alarma y decidieron implantar desde esta misma noche toques de queda diarios hasta las 6:00 de la madrugada -el caso de Castilla y León y la Comunidad Valenciana- y otras lo estudian, como Cataluña.

Restricciones.

Las autoridades de Madrid anunciaron el viernes la prohibición de reuniones de personas que no viven bajo el mismo techo entre medianoche y las 6:00 horas, mientras varias regiones españolas buscan imponer toques de queda para frenar la expansión del coronavirus.

Con su decisión, Madrid busca imponer “restricciones drásticas de la activad social, especialmente la nocturna”, informó en rueda de prensa el responsable madrileño de Salud, Enrique Ruiz Escudero.

Bares y restaurantes tendrán que cerrar a la medianoche y no podrán aceptar clientes después de las 23:00 horas.

Propietarios de bares y restaurantes consideran que la medida de cierre a esa hora resulta ineficaz.

Las autoridades habían explicado en días anteriores que buena parte de los contagios se estaban produciendo en reuniones y entre jóvenes.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, indicó que el gobierno sigue estudiando las “opciones jurídicas” para facilitar los toques de queda en cualquier lugar del país, pero que en principio requeriría un estado de alarma para dar encaje legal a las restricciones a la movilidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error