CORONAVIRUS

España restringe la Semana Santa para evitar nueva ola de COVID-19

Estas medidas fueron acordadas entre el Gobierno central y las regiones españolas, como un marco genérico de mínimos a aplicar en todo el país.

La pandemia afectó la Semana Santa en varios países. Foto: Reuters
La pandemia afectó la Semana Santa en varios países. Foto: Reuters

España inició ayer viernes 15 días de restricciones para evitar que la Semana Santa conlleve una nueva ola de COVID-19, en un momento en que los contagios van al alza en el país.

Estas medidas fueron acordadas entre el Gobierno central y las regiones españolas, como un marco genérico de mínimos a aplicar en todo el país, ya que cada región puede endurecerlas aún más si lo considera.

Y llegan con una incidencia creciente del coronavirus, que desde hace días va en aumento y alcanza los 134 positivos por cada 100.000 habitantes en 14 días, un nivel considerado de riesgo medio pero lejos del objetivo de bajar de los 50 en España, que entre sus 47 millones de habitantes suma 74.420 fallecidos y 3.247.738 contagiados por la enfermedad.

Las restricciones conllevan que no se puede ir de una región a otra, salvo viajes considerados esenciales, pero no por ocio pese a las vacaciones de Semana Santa; que el toque de queda debe respetarse de las once de la noche, como muy tarde, a las seis de la mañana, y que las reuniones quedan limitadas a seis personas en espacios públicos abiertos, a cuatro en los cerrados y en los domicilios a solo entre quienes convivan en cada hogar.

Aunque se comentó un posible endurecimiento de estas medidas, como el adelanto del toque de queda a las ocho de la tarde y cierres en hostelería y comercios no esenciales, finalmente se decidió por mantener ese marco general para el país, aunque cada región puede endurecerlo.

Navarra, en el norte de España, donde la incidencia alcanza los 200 casos por 100.000 habitantes en 14 días, anunció que decretará el cierre del interior de establecimientos de hostelería, reducirá el aforo en grandes superficies comerciales y no podrán abrir locales de ocio como salas de juegos.

El endurecimiento de medidas, dentro del estado de alarma que rige en España hasta mayo, llega en un momento clave para el turismo, motor de la economía española y muy golpeado tras un año de pandemia, con pérdidas millonarias y una seria pérdida de empleos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados