ELECCIONES 

En España negocian contra reloj para formar gobierno

El rey Felipe cierra hoy las consultas con los partidos políticos.

Pedro Sánchez. Foto: AFP
Pedro Sánchez observando las zonas inundadas. Foto: AFP

El rey Felipe VI de España inició ayer lunes una ronda de consultas con los líderes políticos en un último intento de evitar nuevas elecciones.

La novedad de la jornada la dio Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, que pese a ser muy crítico con el gobierno del socialista Pedro Sánchez, ofreció facilitar su investidura pero bajo ciertas condiciones.

Ganador de las elecciones del 28 de abril, Sánchez es el único candidato con posibilidades de ser escogido, pero necesita apoyos de fuera del PSOE al haber obtenido solo 123 diputados de 350.

Durante meses reclamó sin éxito el respaldo de la izquierda radical de Podemos y la abstención de Ciudadanos o del Partido Popular (PP).

Ahora el tiempo se agota: si no logra la investidura antes del 23 de septiembre, España deberá celebrar nuevas elecciones el 10 de noviembre. Serían las cuartas en cuatro años, muestra de la inestabilidad política imperante desde diciembre de 2015, cuando se rompió el bipartidismo del PSOE y el PP por el surgimiento de Podemos y Ciudadanos.

En este contexto, el rey Felipe VI comenzó ayer lunes la ronda de consultas con los pequeños partidos regionales y no será hasta hoy martes por la tarde que departa con los principales líderes, terminando con Sánchez. El objetivo de estas consultas es analizar si el monarca puede proponer un candidato para formar gobierno con apoyos suficientes en el Congreso, o deberá disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones.

Con las negociaciones congeladas con la izquierda de Podemos, la oferta de Rivera abrió una mínima oportunidad de que se vote la investidura de Sánchez y evitar ir a elecciones en noviembre.

Rivera plantea al PP una abstención conjunta a la investidura del socialista a cambio de que Sánchez se comprometa con tres condiciones. En primer lugar, que los socialistas rompan su acuerdo de gobierno en Navarra con los nacionalistas y la izquierda y formen un nuevo Ejecutivo de coalición con Navarra Suma (que integran PP, Ciudadanos y UPN). En segundo lugar, que el PSOE se comprometa a que no haya indultos a los líderes catalanes si son condenados por el intento de secesión de octubre de 2017. Y, por último, el compromiso de que no se subirán los impuestos “a las familias” y los autónomos. Así, “los separatistas y los populistas no marcarán más la agenda política y económica del país”, dijo Rivera.

La propuesta sorprendió a Sánchez visitando las zonas afectadas por las inundaciones que causaron 6 muertos y numerosos destrozos en el sureste del país. El líder del PSOE ignoró las condiciones de Rivera porque considera que ya se cumplen. “No hay ningún obstáculo real para que PP y Ciudadanos se abstengan”, contestó Sánchez desde Almansa (Albacete).

Según las encuestas, el PSOE sería el más votado en caso de nuevas elecciones, aunque seguiría lejos de la mayoría absoluta y necesitaría acuerdos externos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)