CRISIS CON CATALUÑA

España: indulto a los catalanes y negativa a convocar un referéndum secesionista

“Queremos abrir una nueva etapa de diálogo, de reencuentro, y cerrar de una vez por todas la división y el enfrentamiento”, proclamó el presidente Pedro Sánchez.

El presidente Pedro Sánchez habla con las ministras Carmen Calvo, Nadia Calvino y Teresa Ribera, durante la reunión del gabinete ayer en Madrid. Foto: AFP
El presidente Pedro Sánchez habla con las ministras Carmen Calvo, Nadia Calvino y Teresa Ribera, durante la reunión del gabinete ayer en Madrid. Foto: AFP

El gobierno español aprobó ayer martes los indultos a los nueve políticos catalanes presos por el intento de independencia de 2017. Los nueve saldrán de prisión hoy.

“Queremos abrir una nueva etapa de diálogo, de reencuentro, y cerrar de una vez por todas la división y el enfrentamiento”, proclamó el presidente Pedro Sánchez, en una declaración posterior al Consejo de Ministros que dio luz verde a los indultos.

Los nueve indultados, entre ellos ex integrantes del gobierno regional catalán de Carles Puigdemont, fueron condenados en octubre de 2019 a penas de cárcel de entre 9 y 13 años por su participación en el fracasado intento de independizar a Cataluña de España.

Al mismo tiempo que se anunciaba los indultos, el gobierno español ratificó que “no va a convocar un referéndum en Cataluña para la autodeterminación ni va a permitir una declaración unilateral de independencia”, aseguró ayer la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero.

La portavoz se mostró convencida de que al mantenerse la pena de inhabilitación para ejercer cargo público y que los indultos sean reversibles, no se volverá a repetir el proceso independentista ilegal de octubre de 2017, por el que los ahora indultados fueron condenados a penas de entre nueve y trece años de prisión por un delito de sedición.

Los indultos son parciales, ya que se conmuta la pena de cárcel pero no la inhabilitación para ejercer cargos públicos, y están condicionados a que los beneficiados no cometan delitos graves en un plazo de entre tres y seis años, según los casos.

El presidente catalán, el separatista Pere Aragonès, dijo ayer martes que los nueve condenados saldrán “con las ideas intactas, con la voluntad reforzada de construir una república catalana libre y justa”.

En el caso del condenado a una pena mayor, el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, la medida de gracia estará condicionada durante seis años, por encima de los cinco previstos inicialmente.

El Consejo de Ministros fue muy intenso, según varios de los presentes, informó el diario El País de Madrid. Todos eran conscientes de la importancia de la decisión, y casi todos intervinieron. Nadie estuvo en contra, aunque hubo algunos matices jurídicos, como es habitual, sobre todo por esa condicionalidad de seis años a Junqueras, que se elevó en el último momento. Algunos mostraron más preocupación por la división del electorado socialista en este asunto, pero el apoyo fue unánime.

Los nueve beneficiarios del indulto son Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Turull, Josep Rull, Dolors Bassa y Raúl Romeva, la ex presidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell, y los líderes asociativos Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Pese a la prohibición de la justicia, el gobierno catalán, presidido entonces por el independentista Puigdemont, organizó el 1 de octubre de 2017 un referéndum de autodeterminación. El 27 de ese mes, el Parlamento catalán declaró unilateralmente la independencia, a lo que el gobierno español respondió destituyendo al ejecutivo catalán.

Los dirigentes secesionistas huyeron de España, como Puigdemont, actualmente eurodiputado, o fueron detenidos, como Junqueras, líder de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC).

Los independentistas en el poder en Cataluña exigen una amnistía general, un extremo que implicaría borrar los delitos cometidos, así como la celebración de un referéndum de autodeterminación, posibilidades descartadas por Madrid.

La oposición dice que Sánchez busca el respaldo catalán para mantenerse en el poder, ya que su gobierno precisa del apoyo de parte de los independentistas en el Congreso.

La medida del indulto es rechazada por el 53% de los españoles, según un sondeo reciente, que por el contrario mostró que un 68% de los catalanes la aprueba.

“Los indultos ayudan a destensar el clima entre el gobierno de la Generalitat y el gobierno central, permiten una mesa de negociación más fluida, pero difícilmente con eso vamos a poder llegar a un acuerdo entre las partes. Queda muy lejos aún”, dijo Lluis Orriols, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Carlos III de Madrid.

Los indultos concedidos este martes “son un elemento más simbólico”, valora Cristina Monge, politóloga de la Universidad de Zaragoza.

“Es una manera de sentarse en la mesa de diálogo con una prueba de buena voluntad, y además resituar el conflicto en el ámbito político”, añadió Monge.

El alcance de los indultos
Los nueve independentistas catalanes indultados. Foto: AFP

¿Qué implica? Conmuta la pena que les quedaba por cumplir, por lo que saldrán de prisión habiendo terminado sus respectivas condenas, aunque bajo la condición de que no cometan un delito grave entre tres y seis años, en cuyo caso la pena indultada se sumaría a una eventual nueva condena.

¿A quiénes indulta? Nueve condenados por sedición, que cumplen penas de prisión, son exmiembros del Gobierno y del Parlamento de Cataluña y representantes de entidades cívicas.

¿Cuándo salen? De inmediato. El rey Felipe VI firmó ayer martes los indultos y hoy serán publicados en el boletín oficial, por lo que en ese momento el Tribunal Supremo podrá librar la orden de excarcelación.

¿Vuelven a la política? No. El indulto afecta a las penas de prisión pero no las de inhabilitación, que oscilan entre los nueve y los trece años, por lo que no podrán ocupar cargos ni trabajar para un organismo público en ese tiempo.

¿Puigdemont? Los indultos solo afectan a los condenados por el Supremo y no se pueden aplicar al expresidente catalán Carles Puigdemont ni al resto de los políticos fugados de España, porque no han sido enjuiciados.

España “fuerte y unida”, dice EE.UU.

Estados Unidos apoya una España “fuerte y unida” después del anuncio de los indultos a los nueve líderes independentistas catalanes, lo que desde Washington se considera un “asunto interno”.

“España es un importante aliado de la OTAN y socio de Estados Unidos. Como Estados Unidos ha dejado claro en numerosas ocasiones, apoyamos una España fuerte y unida. En cuanto al tema de los indultos, este es un asunto interno de España”, dijo un portavoz del Departamento de Estado a la agencia EFE.

Esta es la primera vez que la actual Administración del presidente Joe Biden se pronuncia sobre ese asunto.

Anteriormente, su antecesor en el cargo, Donald Trump, defendió ante el rey Felipe VI la alianza de Estados Unidos con una España “fuerte y unida”, los mismos términos usados este martes por el vocero del Departamento de Estado.

En la última semana, el presidente español Pedro Sánchez dijo que la “breve conversación” que mantuvo con Biden de camino a la reunión de la cumbre de la OTAN en Bruselas, le sirvió para acordar que seguirán “colaborando, trabajando y en contacto”.

Por su parte, la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, que charló recientemente con su homólogo estadounidense, Antony Blinken, destacó el pasado jueves que las relaciones entre España y Estados Unidos son “sólidas” y con “una gran profundidad”, propias no sólo de unos “socios” sino de “aliados”.

También la Comisión Europea dijo que los indultos a los condenados del “procés” son un “asunto interno” de España.

“La posición (de la Comisión Europea) es conocida. Se trata de un asunto interno en España que debe ser tratado según su orden constitucional, incluido el perdón”, reiteró el portavoz comunitario de Justicia Christian Wigand, en la rueda de prensa diaria de la Comisión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados