ENCUENTRO

España baja el perfil a la visita de Juan Guaidó

La canciller, y no el presidente Sánchez, recibió al venezolano. El gobierno español busca un papel más “neutral” en la crisis política venezolana.

Juan Guaidó. Foto: AFP.
Juan Guaidó. Foto: AFP.

El Gobierno español dio un perfil bajo a la visita a Madrid de Juan Guaidó, el dirigente que Pedro Sánchez definió hace solo un año como “presidente encargado” en Venezuela.

Después de una gira europea en la que ha sido recibido por el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro británico, Boris Johnson, entre otros, en Madrid fue la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, la encargada de recibirlo. Encima, el encuentro se produjo fuera del ministerio y sin comparecencias de la prensa. Pese a esa peculiar puesta en escena, diferente a la que rodea a otros líderes extranjeros, la ministra le expresó el “pleno respaldo del Gobierno español a su figura”.

La titular de Exteriores se citó con Guaidó tras varios días de incógnitas sobre si se produciría el encuentro y sobre el formato que tendría. En vez de recurrir al lugar habitual para las entrevistas bilaterales, la sede del Ministerio de Exteriores, la jefa de la diplomacia española optó por celebrarla en la Casa de América. Se trata de un consorcio público en el que participa el ministerio, concebido como herramienta de diplomacia, pero más centrado en charlas y acontecimientos culturales. De este modo Exteriores evitó la fórmula reservada a los representantes de Estados, que suelen acudir a la sede del ministerio. Tampoco se produjo la conferencia de prensa conjunta que acompaña este tipo de visitas.

El Gobierno esgrime argumentos tácticos para justificar que no fuera el presidente español -el primer dirigente europeo en reconocerlo en su día como presidente encargado de convocar elecciones en Venezuela- quien se viera directamente con Guaidó.

El Ejecutivo intenta “salvaguardar al máximo el papel de España como país que ayuda a todo el mundo”, explicaron fuentes de la Presidencia, en referencia a la labor de diálogo que promueve Exteriores para destrabar la crisis venezolana, que hasta ahora no ha prosperado. Las fuentes añaden que la jefa de la diplomacia española “representa a todo el Gobierno”.

El encuentro entre la ministra y Guaidó duró unos 40 minutos -algo más de lo previsto inicialmente- y se centró en “la grave crisis política, social y humanitaria” que aqueja a Venezuela, según una nota difundida por Exteriores.

González Laya trató de mantener ese difícil equilibrio entre el reconocimiento de Guaidó y las circunstancias especiales de su recibimiento. La ministra expresó la voluntad del Ejecutivo de “contribuir con todos los medios a su alcance a crear las condiciones para que se celebren elecciones presidenciales con garantías democráticas”. Sin alusiones concretas, el ministerio defendió “la construcción de consensos con otros actores implicados en la crisis”.

Gira

Guaidó también estuvo el fin de semana en una manifestación contra el líder chavista Nicolás Maduro. La marcha, que arrancó en Cibeles, terminó en la Puerta del Sol, donde dijo a sus conciudadanos que pronto terminará el régimen de Maduro: “La democracia se lucha todos los días. Y la vamos a luchar todos los días. Ante las tentaciones del populismo, ante las tentaciones del autoritarismo, hay que ser fuertes”.

Tras la manifestación en el centro de Madrid contra Maduro, Guaidó se trasladó al emblemático edificio de la Real Casa de Correos, sede de la presidencia del Gobierno madrileño, donde ha recibido la medalla internacional de la Comunidad de Madrid, que todavía no había sido otorgada a nadie desde su creación en 2017.

En España hay 323.827 venezolanos, una cifra que se ha duplicado en seis años. En Tenerife vive desde hace 16 años el padre de Juan Guaidó, Wilmer, que trabaja como taxista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados