Coronavirus

España en estado de alarma, Italia se cierra y Alemania registra un nuevo récord

La segunda ola de COVID-19 preocupa a los gobiernos de Europa, que intentan frenar el avance del virus

La OMS alertó de la rápida progresión de los contagios en Europa. Foto: AFP
La OMS alertó de la rápida progresión de los contagios en Europa. Foto: AFP

La segunda ola de la pandemia de coronavirus en Europa cobró fuerza en las últimas horas cuando varios de los países que estuvieron entre los más afectados a principios de año volvieron a mostrar altas cifras de contagio que encendieron la alerta entre los gobiernos, que se disponen a tomar cartas en el asunto para contener el brote y evitar las altas cifras del invierno pasado en el hemisferio norte.

El presidente de gobierno español Pedro Sánchez decretó este domingo un estado de alarma que amparará la aplicación de un toque de queda en todo el país, a excepción de las islas Canarias, para enfrentar la nueva ola de coronavirus.

"El estado de alarma es la herramienta constitucional para situaciones extremas y la situación que vivimos es extrema", dijo en una comparecencia televisada Pedro Sánchez tras reunir de forma extraordinaria su consejo de ministros.

En esta reunión, convocada de urgencia en la víspera, el gobierno aprobó la aplicación de un estado de alarma durante quince días pero con la intención de pedir al Congreso una prórroga hasta principios de mayo, según explicó el jefe de Gobierno.

Dentro del decreto del estado de alarma, el ejecutivo impondrá un toque de queda nocturno entre las 23  y las 06 horas en todo el país excepto las islas Canarias, aunque da potestad a las autoridades regionales para avanzarlo o retrasarlo una hora.

Este régimen jurídico también permitirá a los gobiernos de las 17 regiones, con competencias sanitarias en España, restringir los movimientos de acceso y salida de sus territorios.

El anuncio llega en plena segunda ola del covid-19 en toda Europa y días después de que España superara oficialmente el millón de casos diagnosticados desde comienzos de la epidemia, siendo el primer país de la Unión Europea y el sexto del mundo en hacerlo.

"Es la herramienta más eficaz para frenar la curva de contagios y mantener a raya el virus", defendió Sánchez, quien descartó por ahora la imposición de un nuevo confinamiento domiciliario.

Para prorrogar el estado de alarma más de quince días, el gobierno necesita del apoyo del Congreso.

Si bien la coalición de izquierdas de Sánchez se encuentra en minoría, puede disponer del respaldo necesario con partidos nacionalistas vascos y catalanes y la formación de centroderecha Ciudadanos dispuestos a extenderlo.

Cierre

Italia, comandada por el primer ministro Giuseppe Conte, anunció hoy nuevas restricciones luego de que el país registrase 20.000 nuevos casos diarios y a pesar de la oposición de varios gobiernos regionales y de las protestas en las calles por el toque de queda.

Cines, teatros, gimnasios y piletas deberán cerrar bajo las nuevas reglas que entrarán en vigor mañana, mientras bares y restaurantes tendrán que dejar de servir a las 18, dijo la oficina de primer ministro. En este contexto, tres regiones con las ciudades más populosas adoptaron un toque de queda en los últimos días: Lazio (Roma, centro), Lombardía (Milán, noroeste) y Campania (Nápoles, sudoeste). Por lo menos otras dos regiones, Piamonte (norte) y Sicilia (sur), le seguirán los pasos en la semana.

El país, el primero de Europa duramente golpeado por la pandemia, suma 500.000 contagios y 37.000 muertos.

La cifra más alta

Alemania reportó hoy 11.176 infectados y otros 29 fallecidos, en plena segunda ola de la pandemia, de acuerdo con el balance del Instituto Robert Koch de enfermedades infecciosas, el organismo oficial encargado del seguimiento de la crisis. Los 29 decesos de las últimas 24 horas elevan las defunciones a 10.032 en todo el país, mientras el total de casos confirmados alcanza ya los 429.181 positivos, entre ellos 317.100 recuperaciones.

Más de la mitad de los casos acumulados corresponden a tres estados: Renania del Norte-Westfalia (107.759), Baviera (89.986) y Baden-Wurtemberg (68.482). Berlín, la capital, registra 25.790 casos.

Alemania es uno de los más afectados por la crisis del coronavirus en Europa después de España, Francia, Reino Unido e Italia. El país alcanzó el pico de contagios en el marco de la pandemia entre finales de marzo y principios de abril, con más de 6000 casos diarios, tras lo cual la cifra cayó para volver a aumentar en julio.

En este escenario, la canciller Angela Merkel apeló de nuevo a sus conciudadanos a que reduzcan los contactos personales ante el aumento significativo del número de infecciones. "Estamos ahora en una fase muy grave de la pandemia, los nuevos contagios aumentan no a diario sino de hora en hora. Están por venir unos meses muy duros. El virus volvió a propagarse con rapidez, más rápido que al principio, hace más de seis meses".

"No somos impotentes ante el virus, nuestro comportamiento decide la fuerza y la rapidez con que se propaga. Y el imperativo para todos nosotros es ahora reducir los contactos. Ver a mucha menos gente", declaró ayer en su video semanal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error