EDIMBURGO

Escocia impulsa otro referéndum de independencia

La pregunta formulada -”¿Debe Escocia convertirse en un país independiente?”- seguiría siendo la misma que en 2014.

Nicola Sturgeon: la primera ministra escocesa se juega la continuidad de su gobierno en mayo. Foto: Reuters
Nicola Sturgeon: la primera ministra escocesa se juega la continuidad de su gobierno en mayo. Foto: Reuters

El gobierno autónomo de Escocia publicó ayer lunes un anteproyecto de ley que establece el calendario y la pregunta para un nuevo referéndum sobre su independencia del Reino Unido, al que se opone firmemente el primer ministro británico Boris Johnson.

“El gobierno escocés cree que debe ser la gente que vive en Escocia la que tenga derecho a decidir cómo nos recuperamos de la pandemia y qué tipo de país queremos construir después de la crisis”, dijo el ministro de Relaciones Constitucionales, Michael Ruseell.

El proyecto se presenta a seis semanas de las elecciones legislativas regionales en que los independentistas del gobernante Partido Nacionalista Escocés (SNP) esperan arrasar.

Según este anteproyecto de ley, correspondería al Parlamento escocés decidir la fecha de la votación.

Russell dejó claro que será el Gobierno elegido el próximo 6 de mayo quien deba tomar la decisión de presentar formalmente el proyecto en el Parlamento escocés.

La pregunta formulada -”¿Debe Escocia convertirse en un país independiente?”- seguiría siendo la misma que en 2014, cuando esta nación británica de 5,5 millones de habitantes decidió por un 55% permanecer integrada en el Reino Unido.

En aquella ocasión el principal argumento contra la independencia fue el riesgo de quedar fuera de la Unión Europea (UE). Paradójicamente, dos años más tarde, el conjunto del Reino Unido votó a favor del Brexit y los escoceses, que se opusieron (62%) a la salida británica del bloque, quedaron fuera de la UE.

Esto sumado a la buena gestión de la pandemia por parte de la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon, dio un renovado apoyo al independentismo.

Sin embargo, en las últimas semanas, Sturgeon se vio sumida en un escándalo político.

La polémica gira en torno al modo en que Sturgeon gestionó varias acusaciones de agresión sexual contra su predecesor y exmentor, Alex Salmond, que finalmente fue absuelto por la justicia en 2020.

Sin embargo, ayer lunes se divulgó una investigación independiente llevada a cabo por el ex fiscal general de Irlanda James Hamilton, que concluye que Sturgeon no infringió el Código Ministerial en su gestión de las denuncias sexuales contra Salmond.

Esta exoneración supone que Sturgeon no se verá forzada a presentar su dimisión como jefa del Gobierno escocés.

Reacciones políticas.

El líder de la oposición conservadora en Escocia, Douglas Ross, calificó la publicación del proyecto de referéndum independentista de “distracción imprudente” en un momento en el que se está lidiando con una pandemia y sostuvo que su motivación es “distraer la atención del escándalo” que salpica a Sturgeon por el caso Salmond.

El representante para las relaciones constitucionales del Partido Laborista, Colin Smyt, criticó también el anuncio: “La atención de todos los políticos debe ser unir al país y un referéndum de independencia no es una prioridad en estos momentos”, consideró.

El aliado del Gobierno en Escocia, el Partido Verde, comparte por su parte el sentir de los nacionalistas: “El futuro de Escocia tiene que estar en manos de la gente que vive y trabaja en Escocia”, señaló su colíder, Lorna Slater, quien pidió el voto el 6 de mayo para “la celebración del referéndum”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados