TENSIÓN DIPLOMÁTICA

Escándalo en Italia: descubren a militar espiando para Rusia

El escándalo estalló el martes con el arresto de un oficial de la marina italiana mientras entregaba documentos confidenciales a un militar ruso.

La sede diplomática rusa en la capital italiana. Foto: AFP
La sede diplomática rusa en la capital italiana. Foto: AFP

A la larga lista de asuntos que han tensado la relación de Rusia y Europa, se suma ahora un caso de espionaje a Italia. El escándalo estalló el martes con el arresto de un oficial de la marina italiana mientras entregaba documentos confidenciales a un militar ruso.

Según medios de prensa italianos, el oficial iba a cobrar 5.000 euros (5.800 dólares) por los documentos, entre los que figuraban archivos de la OTAN.

El diario Il Corriere della Sera informó que el oficial italiano se llama Walter Biot y formaba parte del Estado Mayor y por ello tenía acceso a documentos reservados.

El militar italiano fotografiaba los documentos clasificados del monitor de un ordenador y los descargaba en una memoria USB, que le entregó al oficial ruso.

El ciudadano ruso fue identificado como un militar destinado en la embajada moscovita en Italia y no fue detenido debido a su condición de diplomático.

El intercambió ocurrió en un estacionamiento en Roma.

No es la primera vez que los servicios secretos rusos operan en Italia, pero sí el primero en el que se ha sorprendido a un espía en flagrante delito, al menos desde los tiempos de la Guerra Fría.

“Convocamos al embajador ruso en Italia y le comunicamos la firme protesta del gobierno italiano y notificamos la expulsión inmediata de dos funcionarios rusos involucrados en este grave asunto”, explicó el canciller italiano Luigi Di Maio.

El embajador ruso en Italia, Sergey Razov, se limitó a “mostrar su pesar respecto a la decisión” del Gobierno italiano y “el deseo de que el hecho no marque las relaciones italo-rusas”.

Por su parte, el portavoz del Kremlin en Moscú, Dmitry Peskov, aseguró que la presidencia rusa “no tenía información sobre las causas y circunstancias” de ese caso.

El gobierno británico, cuyas relaciones con el Kremlin se siguen degradando, respaldó rápidamente a Italia ante “la actividad desestabilizadora y maligna de Rusia (...) diseñada para socavar a nuestro aliado en la OTAN”.

Para Eleonora Tafuro, especialista en Rusia del Instituto de Estudios Políticos Internacionales de Milán, Italia es un país “clave” para Rusia debido a que han mantenido históricamente relaciones muy cercanas. “Poner en juego esas relaciones podría ser contraproducente”, aseguró Tafuro a la AFP, tras destacar que Italia está a favor de la vacuna Sputnik V, por lo que podría ser el primer país de la UE donde se produciría si es aprobada por las autoridades europeas.

Rusia y China “son actores que tienen sistemas políticos y valores diferentes a los nuestros”, de los que “provienen también desafíos, y a veces amenazas”, dijo Di Maio ayer en el Senado italiano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados