Buckingham asegura que la reina no se reunió con la joven que denunció abuso

Escándalo de Andrés preocupa a la Corona

La Reina Isabel II de Inglaterra comienza a preocuparse por el escándalo sexual en el que quedó involucrado el príncipe Andrés, pues se está "convirtiendo peligrosamente en incontrolable", admitieron ayer voceros del Palacio de Buckingham.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Principe Eduardo, duque de Kent, tercer hijo de la reina Isabel de Inglaterra. Foto: AFP

En una demostración de la gravedad del asunto, la Corona británica emitió un segundo comunicado desmintiendo las acusaciones contra Andrés, el tercer hijo de la reina, al tiempo que contactaba con los directores de los principales medios británicos para recordarles que deben ceñirse al código ético de información.

Mientras el príncipe debió suspender sus vacaciones de lujo en Suiza, un portavoz de Buckingham debió desmentir "categóricamente" que Virginia Roberts, la mujer que afirma haber sido objeto de abusos sexuales por parte del duque de York cuando era menor de edad, mantuvo un encuentro con la reina Isabel.

La versión sobre el supuesto encuentro entre la soberana y Virginia fue comentada por Sky Roberts, el padre de la supuesta víctima de la red de "esclavas sexuales" organizada por el financista estadounidense Jeffrey Epstein.

Según el hombre, su hija le había dicho que hace unos años durante una de sus reuniones con Andrés en Londres sintió una "gran emoción" al ser recibida por Isabel II, en un evento que no especificó.

"No tenemos registro de dicha reunión", salieron a desmentir los voceros de la soberana británica con énfasis.

En tanto, para Andrés se avecinan días de fuego. Como punto de partida, lo espera un coloquio con su madre Isabel, en el que deberá ratificar una vez más que no participó de las fiestas sexuales de su amigo Epstein, supuestamente organizadas entre la metrópolis y las islas caribeñas.

También Clinton

En los documentos entregados a la justicia del Estado de Florida, Virginia asegura que en las fiestas sexuales organizadas por Epstein también participó el expresidente estadounidense Bill Clinton (cuando ya había finalizado su mandato) en al menos dos ocasiones.

Sin embargo, la joven afirmó que Clinton "no mordió el anzuelo" cuando Epstein organizó una fiesta para homenajearlo con dos acompañantes morenas en una isla de su propiedad en el archipiélago caribeño de las Islas Vírgenes.

Mientras tanto, en la residencia de Andrés en el Palacio de Windsor, cerca del Castillo Real, el príncipe se reunió con sus abogados apenas regresó de Suiza, para evaluar la situación.

Aparece improbable que Andrés inicie acciones legales contra Roberts, lo que no haría más que avivar el escándalo. Eso lo obliga a ponerse a la defensiva.

El Times publicó ayer que el duque de York podría ser investigado por la Justicia estadounidense por su vinculación con Epstein, quien en ese país tiene prontuario policial y judicial por paidofilia y tráfico de servicios con prostitutas menores de edad.

También Scotland Yard, simultáneamente, podría iniciar una investigación si Roberts presenta una denuncia formal contra Andrés en Londres.

Por ahora, Andrés intenta mantener la tranquilidad y no ha cancelado su agenda de actividades, que incluye una visita el 21 de enero al World Economic Forum de Davos, Suiza.

Una fuente de la realeza aseguró que Andrés "aparece mucho más fuerte en estos momentos de dificultad y desea resolver la situación".

La imagen del duque, en cualquier caso, ha quedado maltrecha. El testimonio que brinda Virginia Roberts en su entrevista con el Mail detalla su primer encuentro en una cena en Londres en 2001, seguida de unas copas y baile en un club del exclusivo barrio de Mayfair y, finalmente, de su primer intercambio sexual.

Antes de esa velada, la joven había sido llevada de compras por Ghislaine Maxwell, hija del fallecido magnate de la prensa Robert Maxwell y, según la denuncia depositada en el tribunal de Florida, la encargada de reclutar a chicas para la red de Epstein. "Tienes que arreglarte bien porque hoy vas a bailar con un príncipe", habría espetado la supuesta madame a Roberts, que por aquel entonces tenía 17 años.

DEL TRONO A LA ALCOBA


Juan Carlos de Borbón - Rey de España


Durante años en España se atribuyó al monarca un romance con Corinna zu Sayn-Wittgenstein, una princesa alemana 26 años menor que él.

Jorge de Kent - Tío de la reina de Inglaterra


Incluso después de casado con la princesa Marina de Grecia y Dinamarca tuvo una larga serie de romances con hombres y mujeres.

Carlos Gustavo - Rey de Suecia


Un libro sobre su vida, escrito en 2010 por tres periodistas serios, muestra al monarca como un mujeriego empedernido, adicto a las orgías y las prostitutas.

Alberto Grimaldi - Príncipe de Mónaco


Tiene dos hijos ilegítimos: Jazmin Grace, nacida de su breve romance con una turista estadounidense, y Alexander, hijo de una azafata de Togo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)