CONTENIDOS

Enrique y Meghan, sin títulos, cerca de Netflix

Príncipe y su esposa rompen con la corona para ser “libres”.

Centro de atención: el príncipe Enrique y Meghan Markle, que se casarán el 19 de mayo, bajo las miradas de los británicos. Foto: AFP
Enrique y Meghan Markle. Foto: AFP

La plataforma de contenidos audiovisuales Netflix, productora de la exitosa serie The Crown sobre la realeza británica, podría ofrecer un espacio de trabajo al príncipe Enrique y su esposa, Meghan Markle, según vaticinó informalmente el director de contenidos de la empresa, Ted Sarandos.

Durante la entrega de galardones del Sindicato de Productores (PGA, en inglés), Sarandos expresó que la gigante plataforma de contenidos en streaming tiene reservado un lugar para el príncipe Enrique y Meghan si ellos estuvieran interesados, según recogen este domingo medios especializados como Dadline.

“¿A quién no le interesaría? Sí, claro”, dijo Sarandos cuando se le preguntó acerca de la pareja que se alejó de sus deberes oficiales en la realeza con el fin de forjar un nuevo camino, con el entretenimiento como objetivo aparentemente fijado.

La semana pasada circuló un video del príncipe Enrique promocionando las habilidades de voz de su esposa junto al director ejecutivo y presidente de Disney, Bob Iger, durante un evento.

El príncipe Enrique y su esposa romperán formalmente la próxima primavera sus lazos con la monarquía británica para cumplir su deseo de ser “económicamente independientes”, pero tienen a la vista lucrativos contratos incentivados por su popularidad.

No usarán más sus títulos monárquicos ni recibirán fondos públicos a cambio de poder llevar una vida independiente, según anunció el sábado el Palacio de Buckingham en un comunicado que conmocionó a la opinión pública.

El anuncio de un acuerdo dentro de la Familia Real del Reino Unido llega después de que la semana pasada los duques de Sussex comunicaran su deseo de dejar la primera línea de la monarquía para pasar a ser económicamente autónomos y vivir parte del año en Norteamérica.

En un inusual comunicado personal, la reina Isabel II, abuela de Enrique y jefa del Estado, afirmó que, tras intensas conversaciones, se ha llegado a una solución “constructiva” que apoya los deseos de su nieto y la familia de éste.

El príncipe, de 35 años, y la exactriz estadounidense, de 38, devolverán los 2,4 millones de libras esterlinas (3,1 millones de dólares) de dinero público usados para reformar su mansión de Frogmore Cottage en Windsor (afueras de Londres), que seguirá siendo su hogar cuando estén en el Reino Unido aunque, de acuerdo con la prensa, pagarán alquiler.

Por su parte, la serie The Crown, un drama histórico sobre el reinado de la reina Isabel II, ha completado tres temporadas de una lista anticipada de seis y es muy probable que el príncipe Enrique y Meghan aparezcan como personajes en venideros capítulos.

Interna

Tras la resolución del Palacio de Buckingham, el príncipe Enrique y su esposa, Meghan Markle, dejarán de utilizar sus títulos de altezas reales (HRH, por sus siglas en inglés) y de representar formalmente a la reina Isabel II.

Esas nuevas disposiciones son el resultado de meses de conversaciones entre los miembros de la familia real y, sobre todo, de una cumbre familiar realizada entre la monarca, su hijo Carlos, y sus nietos Guillermo y Enrique, el lunes pasado, según manejan varios medios británicos.

En su comunicado de ayer, la reina afirma que, “después de meses de conversaciones y recientes discusiones”, se complace en “haber hallado una forma constructiva de apoyar a su nieto y a su familia”. Al mismo tiempo, la reina reconoce “los desafíos que la pareja experimentó debido a la intensa presión [mediática] de los últimos dos años” y apoya su deseo de llevar una vida más independiente.

El desencadenante de la crisis actual sería el rechazo a Meghan Markle por parte de algunos medios y sectores sociales ultraconservadores británicos, incluso dentro de la familia real. De todos modos, en su comunicado, Isabel II afirma que se siente “particularmente orgullosa de la forma en que Meghan se convirtió rápidamente en miembro de la familia”.

Pero el tono cálido y conciliador del mensaje real no alcanzó para ocultar la verdadera sanción que cayó ayer sobre el príncipe Enrique y su esposa, por no haber sido capaces de respetar el estricto código ético al que debe someterse todo miembro de la casa real.

En su característico tono monocorde, el Palacio de Buckingham informó que la pareja había comprendido que era necesario retirarse totalmente de todos sus compromisos reales, incluso de los eventos militares a los que Enrique, en su calidad de capitán del Ejército británico, estuvo hasta ahora obligado a participar.

La aclaración echa por tierra los deseos expresados por los duques de Sussex en su primer mensaje por Facebook, donde manifestaban su voluntad de seguir “representando a la reina” en forma oficial, cada vez que fuera necesario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)