ESTADOS UNIDOS

Las encuestas luego del debate favorecen a Biden, pero sin dañar a Trump

Las encuestas sobre quién salió mejor parado favorecen al candidato demócrata Joe Biden, pero los analistas tampoco apuntan una derrota del presidente Donald Trump.

Último debate entre Trump y Biden. Foto: AFP
Último debate entre Trump y Biden. Foto: AFP

Luego del debate del jueves -el último antes de las elecciones del 3 de noviembre-, las encuestas sobre quién salió mejor parado favorecen al candidato demócrata Joe Biden, pero los analistas tampoco apuntan una derrota del presidente Donald Trump, que se mostró más calmo que el primer cara a cara del 29 de septiembre.

Según la encuesta de CNN, el 53% dio a Biden como ganador del debate, contra un 39% que mencionó a Trump. Data for Progress (de filo demócrata) publicó resultados similares (52%-41%, a favor de Biden), YouGov amplió el margen del demócrata (54-35), y US Politics Poll (52%-39%).

Doug Schoen, un analista para la cadena Fox, opinó que “el desempeño de Trump fue mesurado, enfocado en el mensaje y controlado, y probablemente calmó a los votantes que se orientan a favor del Partido Republicano”.

“El debate no cambió nada”, opinó por su parte Matthew Dowd, exasesor del expresidente George W. Bush.

“(Trump) no se comportó como un elefante en un bazar, pero eso no significa que ganó el debate”, agregó.

Pese a que se vivieron momentos tensos en la Universidad de Belmont, en Nashville, el debate del jueves fue más calmado que el anterior en Cleveland (Ohio), gracias a que la organización dispuso que los micrófonos se silenciaran en ocasiones para impedir interrupciones, con lo que los candidatos pudieron exponer sus ideas.

Básicamente ambos chocaron en prácticamente todo, con visiones antagónicas en la gestión de la pandemia del coronavirus, inmigración, medioambiente, racismo y las injerencias extranjeras en las elecciones, entre otros temas.

“Fue una velada mucho más civilizada comparada con la de Cleveland y el público estadounidense y los votantes se benefician de esto”, explicó el experto en Ciencia Política de la Universidad de Michigan, Aaron Kall.

Para Kall, ambos candidatos salieron beneficiados. “El presidente Trump tenía más camino que recortar porque sigue por detrás (de Biden) en las encuestas nacionales y en los estados clave”, apuntó el analista, quien agregó que un debate tan parejo y reñido posiblemente beneficiará más al demócrata, ya que llegó como favorito y no cometió ningún error que le hubiera costado caro frente a los indecisos.

Aun así, a su juicio, la ciudadanía también triunfó al poder ver “un debate sano y de intercambio de ideas que anteriormente estuvo ausente”.

Último debate entre Trump y Biden. Foto: AFP
Último debate entre Trump y Biden. Foto: AFP

Welker, la ganadora.

Hay consenso de que la gran estrella de la noche fue la moderadora, la periodista de NBC News Kristen Welker, por no permitir que el debate se le fuera de las manos, como le ocurrió al presentador de Fox News Chris Wallace, que moderó el debate de Cleveland.

Welker, de 44 años y la segunda mujer negra que modera un debate presidencial en la historia, fue la más elogiada en las redes sociales, e incluso el propio Trump, que critica habitualmente a la cadena NBC y había acusado en el pasado a la periodista de ser “terrible e injusta”, alabó su trabajo “muy profesional”.

“Por cierto, respeto mucho la forma en la que está manejando usted esto, tengo que decirlo”, le dijo Trump a Welker durante el debate.

El ranking.

Otra medición que interesó ayer fue qué audiencia tuvo el debate. Un estimado de 55,2 millones de personas lo vieron en las seis mayores cadenas de televisión estadounidenses, de acuerdo a datos preliminares de Nielsen. Estas son: ABC, CBS, NBC, MSNBC, Fox News y CNN.

Las cifras cayeron con respecto a los datos iniciales del primer debate en septiembre.

Para el debate de septiembre, las cifras preliminares mostraron que 62 millones de personas sintonizaron las mismas cadenas, dijo CNN.

Campaña presidencial en EE.UU. Foto: AFP

Intención de voto.

Trump habría necesitado una gran victoria entre los que vieron el debate (un segmento no representativo del electorado general) para trasladar a la intención de voto su actuación el jueves, algo que todo apunta que no pasará.

La media ponderada de encuestas nacionales de FiveThirtyEight da a Biden una intención de voto del 52,1%, 9,8 puntos porcentuales por encima de Trump, mientras que la media de RealClearPolitics da al demócrata un margen a nivel nacional de 7,9 puntos por delante del presidente republicano, una ventaja que se ha mantenido sin grandes cambios desde julio. Según RealClearPolitics, la ventaja promedio de Biden sobre Trump es más corta -4,1 puntos- en los estados clave: Florida, Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Carolina del Norte y Arizona.

No obstante, Trump ha recortado distancias en dos: Pensilvania y Florida.

En Florida, Biden ha pasado de tener un margen de unos cinco puntos hace dos semanas a solo tres puntos, dentro del margen de error. Y en Pensilvania, Biden aventaja en unos seis puntos, tampoco un margen cómodo para el demócrata.

Trump mantiene solo una ventaja mínima de dos puntos en la media de encuestas de Texas (de medio punto, según FiveThirtyEight), un estado que desde 1976 da sus 38 votos electorales a los republicanos, de los 538 que están en juego en todo el país. Un estado de Texas demócrata sería un cataclismo de dimensiones históricas para los republicanos.

La masiva participación en el voto por anticipado y por correo en estos comicios añade preocupaciones a los republicanos, que generalmente se ven perjudicados si este dato es alto, ya que implica mayor afluencia a las urnas de afroamericanos e hispanos, grupos con mayor porcentaje de votantes demócratas.

Voto récord

Más de 50 millones de electores ya votaron anticipadamente para las elecciones del 3 de noviembre, informó ayer viernes el grupo de monitoreo US Elections Project de la Universidad de Florida. Este año el voto anticipado marcó un récord por la pandemia. Más de 35 millones han votaron por correspondencia y 15 millones presencial.

Vacuna gratis contra el coronavirus si gana Biden
Joe Biden. Foto: AFP

El candidato demócrata Joe Biden prometió ayer viernes que si gana las elecciones el 3 de noviembre la vacuna contra el COVID-19 será gratis en Estados Unidos. “Una vez que tengamos una vacuna segura y efectiva tiene que ser gratuita para todos, sin importar si uno tiene seguro o no”, dijo. El virus ha dejado más de 223.000 muertos en Estados Unidos. Pero la cifra podría llegar a medio millón de personas para fines de febrero, aunque unas 130.000 de esas vidas podrían salvarse si todos utilizaran mascarillas. Esto es lo que dice un estudio del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, que muestran que ante la escasez de opciones de tratamientos efectivos contra el COVID-19 y sin vacunas disponibles aún, Estados Unidos enfrentará “un continuo desafío de salud pública por el COVID-19 durante el invierno (boreal)”.

Retoman J&J y Oxford en EE.UU.

Dos de las vacunas más prometedoras contar el COVID-19, retoman sus ensayos clínicos en Estados Unidos. Por su lado, la farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson se prepara para reanudar el ensayo clínico de su vacuna, suspendida la semana pasada después de que un voluntario se enfermara. J&J dijo que estaba “planeando reanudar el reclutamiento” para el ensayo de fase 3, que comenzó a finales de septiembre y prevé incluir a 60.000 participantes.

“No se ha encontrado evidencia de que la vacuna candidata haya causado” la muerte del voluntario, dijo J&J. También se retoma en Estados Unidos el ensayo clínico de la vacuna que están desarrollando la farmacéutica AstraZeneca y la universidad británica de Oxford.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autorizó el reinicio, luego de la reanudación de los ensayos en otros países.

Detienen ciberataques al gobierno en Luisiana
Hackers, ciberseguridad, red

La Guardia Nacional de Luisiana fue llamada para detener una serie de ciberataques dirigidos a pequeñas oficinas gubernamentales en ese estado en las últimas semanas, informó ayer la agencia Reuters.

La situación en Luisiana sigue a un caso similar en el estado de Washington, según un consultor de seguridad cibernética familiarizado con el tema, donde los hackers infectaron algunas oficinas gubernamentales con un tipo de malware conocido por desplegar programas de rescate, que bloquea los sistemas y exige un pago para recuperar el acceso.

No está claro si los piratas informáticos buscaban atacar sistemas vinculados a las elecciones en Luisiana o simplemente esperaban un pago. Sin embargo, los ataques dieron la alarma por el daño potencial que podría haber causado y por las pruebas que sugieren que un sofisticado grupo de hackers estaba involucrado.

Los expertos que investigaron los incidentes de Luisiana encontraron una herramienta usada por los piratas informáticos que estaba previamente vinculada a un grupo asociado con el gobierno de Corea del Norte.

La herramienta fue descrita a Reuters como un troyano de acceso remoto, o RAT, usado para infiltrarse en las redes informáticas. Este RAT es conocido como “KimJongRat”, por el nombre del líder norcoreano Kim Jong-un.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados