ECOLOGÍA, DEMOCRACIA, SOLIDARIDAD

Emmanuel Macron perdió la mayoría absoluta en el parlamento francés

El partido del presidente de Francia, La República en Marcha (LREM), se quebró y los disidentes formaron otro.

Emmanuel Macron. Foto: AFP
Emmanuel Macron. Foto: AFP - Archivo

El partido La República en Marcha (LREM) del presidente francés Emmanuel Macron, perdió ayer martes su mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, tras la creación de un nuevo grupo parlamentario por disidentes del oficialismo.

El nuevo grupo, bautizado Ecología, Democracia, Solidaridad, está compuesto por 17 diputados, en su mayoría ex miembros de LREM. Su nacimiento deja al grupo presidencial con 288 escaños, uno menos del umbral de 289 necesario para la mayoría absoluta en el parlamento.

La pérdida tiene un gran simbolismo, pero en la práctica el partido macronista sigue contando con el apoyo de medio centenar de diputados de otros grupos centristas. Podría además recuperar rápidamente la mayoría absoluta con la llegada de la suplente de un diputado que dimitió hace poco para asumir funciones de alcalde.

La Asamblea Nacional, compuesta por 577 diputados, vota y propone leyes, conjuntamente con el Senado, pero tiene la última palabra en caso de desacuerdo.

El partido de Macron tenía 314 miembros tras las elecciones de 2017, pero fue perdiendo diputados, sobre todo del ala centro-izquierda, a medida que bajaba su popularidad por sus polémicas reformas económicas y sociales.

El nuevo grupo parlamentario que se define como “independiente” quiere, según su declaración política, contribuir a llevar a cabo una “transformación social y ecológica fuerte” y dice que “después de la COVID-19, nada debe ser como antes”.

“Impulsaremos y apoyaremos todas las decisiones que estén a la altura de lo que está en juego, pero sabremos oponernos en todos los demás casos”, añaden.

Esta es la primera vez desde que Macron asumió el poder hace tres años, que necesitará el apoyo de diputados externos a su grupo para poder aprobar sus leyes. Macron ha librado una sucesión de batallas políticas, comenzando con la revuelta de los chalecos amarillos y más tarde la huelga contra la reforma de las pensiones, la más larga de la historia del país.

Este mes, una encuesta mostró que sólo un tercio de los franceses mantiene su confianza en Macron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error