ELECCIONES 2019

Fernández hace llamado a unidad

Elegido en primera vuelta junto a Cristina Fernández con 48% y 7,59 puntos sobre Macri.

Cristina Fernández y Alberto Fernández tras ganar las elecciones en Argentina. Foto: Reuters
Cristina Fernández y Alberto Fernández tras ganar las elecciones en Argentina. Foto: Reuters

El peronista de centroizquierda Alberto Fernández ganó ayer domingo en primera vuelta la elección presidencial en Argentina, frente al gobernante liberal Mauricio Macri, quien termina su mandato con la peor crisis de la historia del país en los últimos 17 años.

Con el 97% de las mesas escrutados, Fernández obtuvo 48,03% de los votos, contra el 40,44% de Macri. La diferencia es de 7,59 puntos porcentuales.

La reforma constitucional que se aprobó en 1994 establece que si un candidato supera el 45% triunfa sin necesidad de ir a una segunda vuelta, sin importar la diferencia que tenga sobre el segundo. Puede ganar por un solo voto de diferencia.

De esta manera, Fernández, abogado de 60 años, y profesor en universidades de Argentina y España, que se postuló en la fórmula con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) es el próximo presidente del país de 44 millones de habitantes y asumirá sus funciones el próximo 10 de diciembre.

Colaborar

Confirmó que hoy lunes, “como dijo el presidente Macri, me reuniré con él y empezaremos a hablar del tiempo que queda y empezaremos a ver como transcurrimos el tiempo que nos queda, sabiendo que hasta el 10 de diciembre él es el presidente”.

“Vamos a colaborar en todo lo que podamos colaborar porque lo único que nos preocupa es que los argentinos dejen de sufrir de una vez por todas”, afirmó ante una multitud de seguidores en el búnker del Frente de Todos, en el barrio de Chacarita, en Buenos Aires. Estuvo acompañado en el estrado por Cristina y por el gobernador electo de la Provincia de Buenos Aires Axel Kicillof, quien arrasó en la elección provincial.

En sus primeras palabras tras su triunfo, Fernández aprovechó para pedir al actual Gobierno que encabeza Macri que cuando se sitúen en la oposición “sean conscientes de lo que han dejado” y “ayuden a reconstruir el país de las cenizas”.

“Ojalá nuestros opositores sean conscientes de lo que nos han dejado y nos ayuden a reconstruir el país de las cenizas. Ojalá que ese compromiso de diálogo que nunca tuvieron, ahora lo ejerzan. Ojalá que sean capaces de entender que la Argentina que viene necesita del esfuerzo de todos y del compromiso de todos”, expresó.

Su discurso giró en torno a la unión, y recordó que su coalición “no es el frente de nosotros, es el Frente de Todos, nacido para incluir a todos los argentinos”.

Recalcó su “compromiso” de cumplir con todas las propuestas que lanzó durante la campaña electoral, en la que apostó por reactivar la economía y generar empleo como llaves para sacar al país de la crisis.

Crear empleo

“Sepan los argentinos que cada palabra que dimos y cada compromiso que asumimos fue un contrato moral y ético sobre el país que debemos construir”, expresó. “Hoy, conscientes de lo que somos, vamos a hacer todo lo que haga falta para que las persianas de las fábricas, de las pymes, vuelvan a levantarse”, sostuvo. “Para que las máquinas vuelvan a funcionar y que los trabajadores vuelvan a trabajar. Para que la educación pública no sea una desgracia, como dice el Presidente, y que las universidades del interior se sigan abriendo y nuestros chicos puedan seguir educándose”, añadió.

“Para que nuestros científicos no tengan que emigrar porque nuestra patria los maltrata. Vamos a volver a construir la Argentina igualitaria y solidaria que todos soñamos”, expresó. “Vamos a hacer la Argentina que nos merecemos porque no es verdad que estamos condenados a esta Argentina”, enfatizó.

“Vamos a entrar al mundo dignamente, vamos a volver a construir el país que soñaron nuestros mayores, nuestros mejores héroes. No lo van a hacer Cristina y Alberto, lo vamos a hacer todos y todas”, expresó. “El gobierno volvió a las manos de la gente, a las manos de los argentinos y las argentinas”, sumó.

Además recordó al expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), de cuya muerte se cumplieron ayer nueve años.

“No sería justo que hoy no le reconociera a él (Nestor) lo que hizo por nosotros y la enorme posibilidad que me dio a mi”, afirmó el que fuera jefe de Gabinete durante el mandato de Kirchner. “Nestor: sembraste todo esto”.

“Siempre recuerdo que cuando Néstor le pagó al FMI y nos liberó de las políticas del Fondo, no fue él quien les pagó, fue el pueblo argentino quien lo ayudó a hacerlo. Es el mismo pueblo que estoy convencido que nos va a ayudar a Cristina y a mí a hacer la Argentina que nos merecemos”, agregó Fernández.

Encuentro

La reunión entre Macri y Fernández quedó concertada anoche, cuando el presidente lo llamó para conceder la derrota y felicitarlo. “En política a veces se gana y a veces se pierde”, le dijo Macri.

A diferencia de la hostilidad que marcó sus encuentros públicos en los debates de los últimos dos domingos, esta vez, con el resultado jugado, pudieron hablar con buen tono. Los dos se esforzaron por ser cordiales, según relataron fuentes cercanas a los dos candidatos.

Búnker de Alberto Fernández en las elecciones argentinas. Foto: Reuters
Búnker de Alberto Fernández en las elecciones argentinas. Foto: Reuters

¿Qué pasará con las causas de Cristina?

Más allá de las especulaciones sobre el desenlace de sus causas por corrupción, las urnas blindaron judicialmente a Cristina Kirchner. Si como senadora ya era complejo el trámite para que se ejecuten los seis pedidos de prisión preventiva en su contra, como vicepresidenta electa su libertad está prácticamente asegurada mientras el peronismo mantenga su mayoría en el Congreso. La detención de una vicepresidenta en ejercicio solo puede ocurrir después de un juicio político en el Congreso que la destituya de ese cargo. La ley de Fueros, sancionada en 2000 después del escándalo por los sobornos en el Senado, establece que en el caso del presidente o vice no alcanza solo con el desafuero (como ocurre con los legisladores), sino que estos funcionarios tienen que ser removidos de sus cargos mediante un juicio político antes de ser detenidos. (La Nación/GDA)

Cristina hizo un pedido expreso a Macri

“Hoy Alberto es presidente de todos los argentinos y tiene en frente una inmensa tarea y responsabilidad, una tarea ciclópea, que va a requerir de esfuerzos inimaginables, un país arrasado más allá del márketing, un tarea muy difícil que requerirá la ayuda de todos los argentinos, los que votaron y los que no también”, dijo la vicepresidenta electa de Argentina, Cristina Fernández.

La expresidenta habló en el bunker del Frente de Todos, su sector político, rodeado de dirigentes entre los que estaban su hijo, Máximo Kirchner, su cuñada Alicia Kirchner y Sergio Massa.

Fernández lucía un vestido rojo y varias veces interrumpió el inicio del discurso ante los cánticos de los cientos de seguidores en el lugar. Ayer se cumplían nueve años del fallecimiento de su esposo, el también expresidente argentino, Néstor Kirchner.

En su oratoria Fernández, se dirigió directamente al presidente Mauricio Macri. “Le voy a pedir, en mi carácter de ex presidenta constitucional durante dos mandatos, por favor hasta el 10 de diciembre como yo lo hice en su momento, que tome todas las medidas que deba tomar para aligerar la situación dramática que se están viviendo en las finanzas del país, es su responsabilidad”, dijo.

Además celebró la victoria de Kicilof en Buenos Aires. “Estoy contenta que quien fuera mi ministro de Economía, hoy sea el nuevo gobernador de la provincia de Buenos Aires, es para mí un inmenso orgullo y créanme también que lo siento como un reconocimiento político, que lo es, por cierto”, aseguró Fernández antes de dar paso al orador central, el presidente electo Alberto Fernández.

PERFIL

Un político con muchas banderas y funciones

“Un poco es Perón, un poco son los grandes pensadores de la Argentina (...) pero también son mucho Nebbia, Bob Dylan, Joan Báez, Spinetta”, dijo hace unos días Alberto Fernández consultado sobre sus influencias ideológicas. Ahora va a tener que aplicar esas influencias como el próximo presidente argentino, quien hace unas semanas estuvo tocando la guitarra con el uruguayo Jorge Drexler en la embajada uruguaya en Madrid.

Es el cargo más alto que ocupará Fernández, un abogado de 60 años criado en una familia de abogados, quien tiene un variado y extenso camino dentro del aparato del Estado.

En la década de 1980 fue funcionario del Gobierno de Raúl Alfonsín, la Unión Cívica Radical, hoy aliada de Mauricio Macri. Fue legislador de Buenos Aires por el partido del economista neoliberal Domingo Cavallo y

titular del organismo regulador del mercado de seguros en Argentina y vicepresidente del grupo de empresas del estatal Banco de la Provincia de Buenos Aires, durante el gobierno de Carlos Menem.

Su acercamiento al peronismo se dio en la década de 1990. Fue jefe de la campaña presidencial de Néstor Kirchner quien, tras asumir el gobierno en mayo de 2003, lo designó como jefe del Gabinete de ministros. La presidenta Cristina Fernández, quien ahora es la vicepresidenta electa del gobierno que encabeza, lo mantuvo en ese puesto, cargo al que renunció en julio de 2008, en medio de un severo conflicto entre el Ejecutivo y el sector agropecuario.

Tras su salida del gobierno, se convirtió en un crítico de la gestión de Cristina Fernández, hasta que la exmandataria, en mayo pasado, sorprendió al anunciar que elegía a su exjefe de Gabinete para encabezar la fórmula en la que la ahora senadora fue como candidata a vicepresidenta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)