La pelea por el Congreso

Elecciones de alto riesgo para los próximos dos años de Trump

Los republicanos se juegan la mayoría en el Congreso; prevén cambios en el gabinete.

Trump dijo que quiere imponer sanciones al petróleo de Irán de manera gradual. Foto: AFP
Trump dijo que quiere imponer sanciones al petróleo de Irán de manera gradual. Foto: AFP

Los republicanos de Donald Trump y la oposición demócrata de Barack Obama se juegan una gran parada en las elecciones de medio tiempo de hoy martes. Por eso la campaña no paró y hasta anoche el presidente y los principales líderes de ambos partidos estuvieron movilizando a sus votantes.

Pese a que Trump no figura en las papeletas, está claro que estas elecciones son un referéndum sobre su gobierno, en las que se pone en juego la totalidad de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado, y 36 gobernaciones, entre otros cargos.

La campaña estuvo marcada por dos violentos incidentes: el envío de paquetes con explosivos a líderes opositores —entre ellos Obama y Hillary Clinton— y la masacre en una sinagoga en Pittsburgh donde murieron 11 personas.

En el tramo final de la campaña, Trump reforzó su retórica de línea dura sobre la inmigración, en particular contra la caravana de centroamericanos que se dirige a la frontera con México. Ese mensaje fue amplificado por un anuncio que vinculaba a demócratas e inmigrantes con delitos violentos.

Pero ayer lunes NBC, Fox News y la red social Facebook retiraron el controvertido anuncio que relacionaba la caravana de inmigrantes centroamericanos con una persona que dio muerte a dos policías. La publicidad emitida en horario central, pagada por Donald J. Trump for President, vinculaba a Luis Bracamontes, un inmigrante indocumentado preso por matar a policías en California en 2014, con la caravana de inmigrantes.

Trump responde al saludo de ciudadanos ayer en Montana. Foto: Reuters
Trump responde al saludo de ciudadanos en Montana. Foto: Reuters

"Después de una mayor revisión reconocemos la naturaleza desconsiderada del aviso y hemos decidido dejar de emitirlo en todas nuestras compañías lo antes posible", dijo un portavoz de NBC.

CNN se había negado anteriormente a emitirlo, describiéndolo como "racista".

Trump hizo pie en la gestión de la economía —desempleo en un mínimo de 3,7%—, y en su visión de la seguridad. "Todo es frágil. Todo lo que mencioné, los demócratas pueden deshacerlo y cambiarlo si entran", dijo Trump ayer en el marco de su última gira por los estados de Ohio, Indiana y Missouri.

Los sondeos y analistas electorales apuntan a que los demócratas podrían obtener los 23 escaños que necesitan para recuperar la mayoría en la Cámara de Representantes, lo que les permitiría frenar la agenda legislativa de Trump e investigar a su administración. Por su parte, los republicanos podrían conservar su pequeña mayoría en el Senado, con lo que mantendrían el poder de aprobar a los jueces de la Corte Suprema.

Una de las mayores interrogantes es cómo va a reaccionar el electorado a la agresiva retórica contra la inmigración de Trump y específicamente si esto va a afectar de una forma u otra al voto latino, en un país donde 29 millones de hispanos están registrados para sufragar. Pese a que Trump tiene el rechazo mayoritario de la comunidad latina, casi 30% de los votantes hispanos lo apoyaron en 2016.

Los demócratas sacaron su principal arma en los últimos días de campaña: el expresidente Barack Obama.

Cambios en gabinete.

Trump planea hacer grandes cambios en su equipo tras las elecciones de hoy martes, que podrían resultar en la salida del fiscal general, Jeff Sessions, o la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen. El diario The Washington Post informó ayer lunes de los planes para una sacudida general del entorno de Trump, mientras que el diario Politico adelantó la semana pasada que la reestructuración podría afectar hasta cinco miembros del gabinete.

Sessions sorprendió con su presencia en la conferencia de prensa. Foto: AFP
Jeff Sessions. Foto: AFP

Sessions es la figura más vulnerable y muchos en el Departamento de Justicia esperan que sea cesado —quizá de forma humillante— o forzado a renunciar en los días posteriores a los comicios, según el Post, que cita a catorce funcionarios y exfuncionarios.

Trump lleva más de un año ventilando su frustración por la decisión de Sessions de no supervisar la investigación sobre la trama rusa debido a sus propios contactos con Moscú, una medida que reduce su influencia sobre la pesquisa del fiscal Robert Mueller.

El mandatario estuvo a punto de despedir en septiembre al "número dos" de Sessions y responsable de supervisar la investigación de Mueller, Rod Rosenstein, y aunque la relación entre ambos ha mejorado recientemente, no se descarta su posible expulsión.

En la Casa Blanca también ha habido conversaciones sobre un posible reemplazo para Nielsen, de quien el mandatario piensa que no es lo suficientemente dura contra la inmigración ilegal. Nielsen es la protegida del jefe de gabinete de Trump, John Kelly, a quien el mandatario ha pedido que siga en el cargo hasta 2020, aunque nadie se atreve a certificar que el general aceptará esa oferta debido a sus frecuentes roces en la Casa Blanca.

Casa Blanca. Foto: Reuters.
Foto: Reuters

Otros cuyo futuro es incierto son los secretarios de Defensa, James Mattis; Interior, Ryan Zinke; y Comercio, Wilbur Ross.

Mattis mantiene "una relación incómoda de trabajo" con Trump, según un exfuncionario citado por el rotativo, pero el presidente no prevé despedir al general a corto plazo, y el jefe del Pentágono tampoco ha mencionado ningún plan de renunciar.

La que parece más probable es la salida de Ross, a quien Trump ha criticado frecuentemente, mientras que Zinke está en la cuerda floja por la reciente investigación que abrió el Departamento de Justicia sobre sus negocios inmobiliarios.

Varios funcionarios planean abandonar también su puesto para trabajar en la campaña de reelección de Trump, y se rumorea que la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, podría dejar su cargo, aunque lo haría por voluntad propia y no por el deterioro de su relación con el mandatario.

Claves de las elecciones.
Capitolio de Estados Unidos. Foto: AFP

Representantes. El total de las 435 bancas de la Cámara está en juego. Los republicanos tienen una cómoda mayoría (236 contra 193 demócratas). Los nuevos representantes iniciarán un mandato de dos años a partir de enero de 2019.

Senado. Cuenta con 100 bancas y se renuevan 35. Los republicanos tienen una ajustada mayoría de 51 contra 49. Pero la disputa electoral se anticipa difícil para los demócratas, pues deben defender 26 bancas, seis de las cuales se ven amenazadas, contra solo nueve de los republicanos. Los senadores se eligen por seis años.

Estados. Se renuevan prácticamente todos los parlamentos locales, los gobernadores de 36 estados así como numerosos cargos (alcaldes, jueces, sheriffs...).

Repercusión. Por más de 150 años el partido del presidente raramente ha escapado a un voto castigo, y el oficialismo republicano podría perder la mayoría de la Cámara de Representantes. Si los demócratas se hacen con el control, aumenta considerablemente la posibilidad de que se inicie un impeachment contra Trump. Si además pasan a controlar el Senado, podrían bloquear nombramientos que requieran venia del Congreso.

Referéndum. Pese a que el cargo de Trump no está en juego, estas elecciones se perciben como un referéndum sobre la gestión del presidente. Consciente del peligro, el mandatario movilizó a sus electores con actos en ocho estados —Florida, Ohio, Georgia, Indiana, Missouri, Montana, Tennessee y Virginia Occidental— en menos de una semana. Los candidatos republicanos concentraron la campaña en el sólido crecimiento económico mientras que los demócratas se enfocaron en las polémicas políticas migratorias, de salud o comercio que impulsa el mandatario.

¿Poca pasión?. Las estadísticas dicen que las elecciones de medio mandato no atraen multitudes. Solo 41,9% de los electores votaron en las de 2014, contra 61,4% en los comicios nacionales de 2016. No obstante, en esta ocasión la participación podría batir récords debido a la fuerte movilización de los opositores a Trump.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)