ACUERDO POR CONTROL

EE.UU. y Rusia por el último pacto para el control del arsenal nuclear

La ronda de conversaciones comenzó ayer en Viena, en medio de polémica sobre una eventual inclusión de China en este proceso y con escasas perspectiva de llegar a un entendimiento.

Entre EE.UU. y Rusia tienen el 90% del arsenal nuclear mundial. Foto: Archivo
Entre EE.UU. y Rusia tienen el 90% del arsenal nuclear mundial. Foto: Archivo

Rusia y Estados Unidos celebraron ayer lunes en Viena una primera ronda de conversaciones para analizar si extienden el último acuerdo vigente de control de armas nucleares, en medio de polémica sobre una eventual inclusión de China en este proceso y con escasas perspectiva de llegar a un entendimiento.

Las delegaciones de Estados Unidos y Rusia se reunieron en el centro histórico de la capital austríaca para hablar sobre el acuerdo Nuevo START, que vence el 5 de febrero de 2021. La reunión fue a puerta cerrada, con el emisario especial estadounidense para el desarme nuclear, Marshall Billingslea, encabezando su delegación, mientras que los rusos acudieron liderados por el viceministro de Exteriores, Serguéi Riabkov.

La reunión terminó tras unas diez horas. Poco antes de comenzar, Billingslea publicó un mensaje en Twitter criticando la ausencia de China en Viena. “Pekín aún se esconde detrás de su Gran Muro de los Secretos acerca de su fuerte acumulación nuclear, y tantas otras cosas. Nosotros vamos a proceder con Rusia, a pesar de todo”, decía el tuit, acompañado por una foto de cuatro banderitas chinas en la mesa.

El director general de desarme en el Ministerio de Exteriores de China, Fu Cong, respondió, también por Twitter, con ironía: “Suerte con la extensión del Nuevo START! Me pregunto cuán bajo se puede caer”.

Estados Unidos exige la presencia de China en Viena con el argumento de que el régimen de Pekín está aumentando considerablemente su arsenal atómico. El Gobierno chino, por su parte, ha rechazado acudir a la capital austríaca, alegando que la cantidad de sus armas atómicas es muy inferior a la de Rusia y Estados Unidos.

La cumbre en Viena termina hoy martes y los expertos vaticinan un fracaso.

“El gobierno de Trump no tiene planes de extender el Nuevo START en este momento y busca utilizar el desinterés de China en las negociaciones trilaterales como una excusa cínica” para abandonar el tratado, dijo a AFP Daryl Kimball, director de la organización independiente estadounidense Arms Control Association.

START son las siglas en inglés del “Tratado de Reducción de Armas Estratégicas”.

El Nuevo START, firmado en 2010, limita el número de armas nucleares, con un máximo de 1.550 cabezas nucleares y 700 sistemas balísticos para cada una de las dos potencias, en tierra, mar o aire. Su vigencia podría ser prorrogada por cinco años, hasta 2026.

Pero si no se logra esa extensión, los expertos ven el riesgo de una nueva carrera de rearme nuclear, pues por primera vez desde 1972 no habría ningún acuerdo de control de armas atómicas en vigor entre las dos mayores potencias nucleares del mundo.

Rusia y Estados Unidos poseen más del 90% de las armas nucleares, según el último informe del Instituto Internacional de Investigación de Paz de Estocolmo (SIPRI). Estados Unidos tiene unas 5.800 ojivas nucleares y Rusia unas 6.375, al tiempo que China dispone de 320, Francia 290 y el Reino Unido 215, según el instituto sueco.

Para Shannon Kile, experta del SIPRI, dijo que “la era de los acuerdos bilaterales de control de armas nucleares entre Rusia y Estados Unidos puede estar llegando a su fin”.

Estados Unidos se retiró el año pasado del acuerdo INF sobre la eliminación de misiles de medio y corto alcance suscrito en 1987.

Además, el pasado 21 de mayo anunció su salida en un plazo de seis meses del Tratado de Cielos Abiertos, un acuerdo de control mutuo de armamento a través de vuelos de reconocimiento en el que participan 34 países.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados