ANUNCIO

EE.UU. ofrece recompensa de US$ 15 millones por Maduro y lo inculpa de "narcoterrorismo"

El fiscal federal Bill Barr dijo que entre 200 y 250 toneladas de cocaína fueron enviadas al amparo del gobierno venezolano.

Nicolás Maduro, este martes en su rendición de cuentas anual. Foto: AFP
Nicolás Maduro. Foto: AFP

En plena crisis mundial por la pandemia del coronavirus, Estados Unidos lanzó una nueva ofensiva contra el régimen en Venezuela y acusó ayer jueves a Nicolás Maduro y a otros altos funcionarios de su gobierno, de narcoterrorismo.

El Departamento de Estado ofreció una recompensa de 15 millones de dólares por información que lleve al arresto o procesamiento de Maduro.

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, anunció los cargos contra Maduro, quien ya enfrenta sanciones del gobierno de Donald Trump, como parte de un conjunto de medidas para presionar su salida del poder. Barr acusó a Maduro y algunos de sus colaboradores de conspirar junto con disidentes de la antigua guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) “para inundar Estados Unidos con cocaína”.

“Mientras el pueblo venezolano sufre, esta camarilla (...) se llena los bolsillos”, dijo Barr sobre Maduro y más de una docena de otras personas que fueron acusadas, una lista que incluye al ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, al presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno y al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, segundo hombre fuerte del régimen, por los que ofrece 10 millones de dólares.

Estados Unidos también ofrece esa cifra por cualquier pista que conduzca al arresto del vicepresidente del área de Economía Tareck El Aissami; del exgeneral Hugo Carvajal, y del exjefe militar Cliver Alcalá Cordones.

Completan la lista el ministro de Interior, Néstor Reverol; el exviceministro de Energía Nervis Gerardo Villalobos Cárdenas; el exministro de Energía Luis Motta; un antiguo militar de la fuerza aérea Óscar Rafael Colmenarez Villalobos; el superintendente de Criptoactivos, Joselit Ramírez; el antiguo subdirector de la Oficina Nacional Antidrogas y actual agregado militar en Alemania, Edylberto José Molina; así como Rafael Antonio Villasana Fernández y Vassyly Kotosky Villarroel, exmiembros de la Guardia Nacional Bolivariana.

En Caracas, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, dijo que el gobierno de Trump busca ganancias electorales en el estado de Florida con las acusaciones contra Maduro. Arreaza dijo a la televisión estatal venezolana que los señalamientos eran “miserables, vulgares e infundados”.

“Ofrecer recompensas al estilo de los vaqueros racistas del lejano oeste demuestra el desespero de la elite supremacista de Washington y su obsesión contra Venezuela para alcanzar réditos electorales en el estado de la Florida”, dijo el canciller.

Estados Unidos junto a más de medio centenar de países reconocen al líder opositor Juan Guaidó como el presidente interino de Venezuela. Pero Maduro se ha mantenido en el poder con el apoyo de los militares y de aliados como Rusia, China y Cuba.

Maduro y sus colaboradores están acusados de convertir a Venezuela en un “narcoestado”, utilizando los fondos del narcotráfico para compensar la caída de los ingresos de sus exportaciones petroleras, en medio de las severas sanciones contra la estatal Pdvsa.

Maduro con Diosdado Cabello en la Constituyente chavista. Foto: Reuters
Maduro con Diosdado Cabello en la Constituyente chavista. Foto: Reuters

Fin de la fiesta.

Las acusaciones contra Maduro y sus colaboradores fueron presentadas por los fiscales de Florida y Nueva York.

“Tengo un mensaje para los altos cargos del chavismo: la fiesta se les está acabando”, manifestó el fiscal general del distrito sur de Florida, Ariana Fajardo Orshan.

Los fiscales de Florida y Nueva York aseguran que durante los últimos 20 años, desde que el difunto presidente Hugo Chávez asumiera el poder en 1999, el Ejecutivo venezolano ha participado en una “violenta y corrupta conspiración” con las FARC para traficar con cocaína. En Venezuela, la trama estaría liderada por el Cártel de los Soles, cuyo nombre se refiere a las insignias que llevan en los uniformes los militares venezolanos de alto rango.

Los fiscales estadounidenses afirman que el líder de ese cártel es Maduro, quien “personalmente” negoció con las FARC para darles armas y entabló conversaciones con otros países, como Honduras, para facilitar el paso de la cocaína por su territorio, de acuerdo a los escritos de acusación.

El objetivo de Maduro supuestamente era “inundar” Estados Unidos con cocaína, aseveró el fiscal del distrito sur de Nueva York, Geoff Berman. “Para acabar con la salud y el bienestar de nuestra nación, Maduro deliberadamente usó la cocaína como una arma”, aseveró Berman.

Dos ex altos cargos de la antigua guerrilla de las FARC también integran la lista de acusados: el exnegociador de paz Luciano Marín, alias “Iván Márquez”, y Seuxis Paucias Hernández, alias “Jesús Santrich”. Ambos han retomado las armas porque consideran que el Estado colombiano ha traicionado los acuerdos de paz de 2016, que pusieron fin a la guerrilla más longeva del continente.

En Twitter, Maduro respondió a las acusaciones y aseguró que tanto Estados Unidos como Colombia están conspirando para sacarlo del poder. “¡Ratifico mi denuncia! Desde EE.UU. y Colombia se conspira y han dado la orden de llenar de violencia a Venezuela. (...). ¡No han podido ni podrán!”, dijo.

Riesgo de expansión del virus

La pandemia de coronavirus en Venezuela, con un sistema de salud colapsado y la mayoría de la población sin acceso continuo al agua y jabón, representa un peligro para toda la región si no es controlada. “La situación en Venezuela es extremadamente nefasta (...) Si Venezuela no puede hacer frente al COVID-19, en el futuro este irá a Brasil, Colombia y la región circundante como estamos viendo con la crisis de refugiados”, aseguró Carrie Filipetti, subsecretaria de Estado estadounidense para Cuba y Venezuela. “Veremos una expansión de la pandemia del COVID-19 en la región, si no a nivel global, si Venezuela como país no puede enfrentar la crisis”, anticipó la diplomática en una conferencia virtual organizada por el Consejo de las Américas, con sede en Nueva York.

La pandemia encuentra a Venezuela con una aguda crisis política y la economía devastada por seis años consecutivos de recesión, una galopante inflación y una tremenda depreciación de la moneda local. A esto se suma el colapso en los servicios públicos y la escasez de alimentos y medicamentos en la ex potencia petrolera que han provocado la huida del país de unos cinco millones de venezolanos, según la ONU, que el miércoles incluyó a Venezuela en la lista de países vulnerables a la pandemia.

“La vida de millones de venezolanos está en peligro por una pandemia que no puede ser atendida con un sistema sanitario colapsado”, dijo en la misma videoconferencia David Smolansky, coordinador del grupo de trabajo sobre migrantes y refugiados venezolanos de la OEA.

10 millones de dólares por...

Diosdado Cabello
Diosdado Cabello.
Número dos del régimen

Actualmente es el presidente de la oficialista Asamblea Constituyente, diputado de la Asamblea Nacional y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela. Fue ministro y vicepresidente de Venezuela.

Vladimir Padrino
Vladimir Padrino en conferencia acompañado de la cúpula militar. Foto: AFP.
Ministro de Defensa

Fue Comandante Estratégico Operacional de la Fuerza Armada nombrado por Maduro, y Segundo Comandante y Jefe del Estado Mayor General del Ejército Bolivariano durante el gobierno de Hugo Chávez.

Tareck El Aissami
Tareck El Aissami es el nuevo vicepresidente de Venezuela. Foto: AFP
Dirige el área de Economía

Ya tiene una condena por narcotráfico de la Corte Federal de Manhattan del 8 de marzo de 2019, encontrándose dentro de la lista de los más buscados en Estados Unidos. Fue vicepresidente de Venezuela.

Maikel Moreno
Maikel Moreno
Presidente del Tribunal Supremo

Integró los servicios de inteligencia del régimen chavista. Es abogado constitucionalista. Dos veces fue acusado de homicidio en la década de 1980. Fue uno de los que juzgó al opositor Leopoldo López.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados