LA PRESIÓN INTERNACIONAL SOBRE MADURO

EE.UU. lidera llamado internacional para un gobierno transitorio y elecciones libres en Venezuela

“Una transición rápida y pacífica hacia la democracia es la vía más efectiva y sostenible para la estabilidad y la prosperidad en Venezuela”, dice el texto.

Nicolás Maduro. Foto: EFE
Nicolás Maduro. Foto: EFE

Estados Unidos y varios países de Europa y América Latina aumentaron ayer viernes la presión sobre el régimen de Nicolás Maduro, con un llamado a un gobierno de transición que convoque a elecciones libres en Venezuela.

“Exhortamos a todos los partidos políticos e instituciones de Venezuela a participar de inmediato, en forma directa o a través de su apoyo, en un proceso que establezca un Gobierno de transición que resulte aceptable para un amplio espectro de sectores y que organice, a la mayor brevedad posible, elecciones presidenciales libres y justas”, dice una declaración firmada por Estados Unidos, países europeos y los latinoamericanos que integran el Grupo de Lima.

“Una transición rápida y pacífica hacia la democracia -añade el texto- es la vía más efectiva y sostenible para la estabilidad, la recuperación y la prosperidad en Venezuela”.

El documento advierte que la celebración, el próximo 6 de diciembre, de las elecciones convocadas por el régimen chavista para renovar la Asamblea Nacional “no representa una solución política y, en cambio, podría agravar la polarización”.

La oposición venezolana ha anticipado que no se presentará a esas elecciones, porque las consideran un “teatro electoral”.

Además, la declaración destaca que los países que mantienen sanciones económicas contra Venezuela pueden considerar la posibilidad de cancelarlas “en el contexto de los avances políticos que se consigan”. Estados Unidos, pero también Canadá y la UE, han impuesto numerosas sanciones contra Maduro y su régimen, bajo acusaciones de corrupción generalizada y graves violaciones de los derechos humanos.

“La situación humanitaria, social y política en Venezuela se sigue deteriorando, y esto pone de manifiesto la urgencia de un proceso político pacífico e inclusivo que restablezca la democracia y ubique al país en la senda de la recuperación”, puntualiza la declaración. “La actual pandemia y el desbordado sistema de salud pública de Venezuela -agrega- han hecho que la necesidad de terminar con el statu quo sea incluso más acuciante”.

Además de Estados Unidos, entre los países que se sumaron a la declaración están Albania, Australia, Bahamas, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estonia, Georgia, Guatemala, Haití, Honduras, Hungría, Israel, Kosovo, Letonia, Lituania, Panamá, Paraguay, Perú, Reino Unido, Corea del Sur, República Dominicana, Santa Lucía y Ucrania.

La crisis política en Venezuela se agravó en enero de 2019, cuando Maduro asumió un segundo mandato desconocido por la oposición y por unas 60 naciones, incluyendo Estados Unidos, que desde entonces reconocen como única autoridad legítima a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional elegida en 2015.

Venezuela vive además una debacle económica agudizada desde la llegada al poder de Maduro en 2013, que provocó la salida del país de unos cinco millones de personas, según la ONU.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, dijo esta semana que desea convocar una reunión con los países del Grupo de Contacto Internacional (GCI).

El GCI, creado a principios de 2019, está integrado por la UE, así como por Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Panamá, Portugal, España, Suecia, Reino Unido y Uruguay. Esta semana adhirió Argentina a este grupo.

Cargamento de petróleo.

Estados Unidos confiscó la carga de cuatro buques con combustible proveniente de Irán que buscaban llegar hasta Venezuela, como parte de la campaña de presión contra Maduro. Esta operación se saldó con la incautación de 1,116 millones de barriles de petróleo, que según las autoridades estadounidenses representa la mayor confiscación de combustible iraní.

Estados Unidos recurrió a la justicia el 2 de julio para confiscar el cargamento. El Departamento de Justicia no dio detalles del lugar de la operación y de la fecha.

24 años de condena por la fallida invasión

Otros quince detenidos fueron condenada ayer viernes a 24 años de prisión en Venezuela, acusados de terrorismo. Entre ellos está el capitán Antonio Sequea, señalado como líder de la fallida incursión armada por las costas del norte de Venezuela, que el régimen de Nicolás Maduro dijo haber frustrado el 3 de mayo, con saldo de al menos ocho muertos. Hasta la fecha, van 82 detenidos por esta fallida invasión, entre ellos los estadounidenses Luke Alexander Denman, de 34 años, y Airan Berry, de 41, quienes la semana pasada fueron condenados a 20 años de cárcel por cometer delitos como conspiración y terrorismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados