LA PRESIÓN SOBRE EL RÉGIMEN DE MADURO

EE.UU. lanza operativo antidroga en el Caribe con la mira puesta en Venezuela

El presidente Donald Trump anunció el incremento de las operaciones del Comando Sur, que supervisa las actividades de defensa en Latinoamérica y el Caribe.

Trump anunció el incremento de las operaciones del Comando Sur. Foto: AFP
Trump anunció el incremento de las operaciones del Comando Sur. Foto: AFP

Estados Unidos lanzó una vasta operación antidrogas en el Caribe con la mira puesta en el “régimen corrupto” de Venezuela encabezado por Nicolás Maduro, días después de inculpar al mandatario de “narcoterrorismo” y ofrecer 15 millones de dólares de recompensa para detenerlo.

El presidente Donald Trump anunció el incremento de las operaciones del Comando Sur, que supervisa las actividades de defensa en Latinoamérica y el Caribe, alegando que los carteles de la droga intentan aprovechar la pandemia de la COVID-19 para impulsar su negocio.

“Estados Unidos está lanzando operaciones antinarcóticos reforzadas en el hemisferio occidental para proteger al pueblo estadounidense del flagelo mortal de las drogas ilegales”, dijo Trump en rueda de prensa en la Casa Blanca.

“No debemos permitir que los carteles de la droga exploten la pandemia para poner en riesgo la vida de los estadounidenses”, agregó.

Trump dijo que ya se estaban desplegando más destructores de la Marina, barcos de combate y aeronaves de vigilancia, que se suman a las patrullas de la Guardia Costera con el objetivo a rastrear y confiscar drogas provenientes de América Central y Sudamérica.

El mandatario habló junto al secretario de Defensa Mark Esper, el jefe del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, el fiscal general, Bill Barr, y el asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien. Según explicaron, el foco está puesto en el “régimen corrupto” de Maduro y su supuesta colaboración con narcotraficantes colombianos para enviar cientos de toneladas de cocaína y otras drogas hacia el norte por aire y mar.

Milley dijo que habían recibido información de inteligencia sobre que los carteles de la droga vieron en el brote de COVID-19 una oportunidad para tratar de enviar más drogas a Estados Unidos. “Estamos en guerra con terroristas, estamos en guerra con el COVID-19, y también estamos en guerra con los carteles de la droga”, dijo el jefe del Estado Mayor.

El jueves pasado, Maduro y una docena de funcionarios y exfuncionarios venezolanos fueron acusados en Estados Unidos de usar la cocaína “como un arma” contra ese país en las últimas dos décadas.

El Departamento de Justicia acusó a Maduro de liderar el denominado Cartel de los Soles y de trabajar junto con la extinta guerrilla colombiana de las FARC, considerada una “organización terrorista” por Washington. El fiscal general Barr dijo que se traficaban unas 250 toneladas de cocaína por año.

“Mucho de eso viene por mar, pero también, debido a la presión que estamos aplicando allí, están tratando de establecer una ruta aérea desde Venezuela hacia América Central, que es una de las razones por las que estamos tratando de avanzar con firmeza contra ese régimen corrupto”, afirmó.

El gobierno de Trump continuará con su política “de máxima presión para contrarrestar las actividades malignas del régimen de Maduro, incluido el tráfico de drogas”, dijo por su parte O’Brien, el asesor en Seguridad Nacional, asegurando que la estrategia antinarcóticos no se detendrá aunque se trabaje “las 24 horas para luchar contra la propagación del nuevo coronavirus”.

Sanciones contra petrolera.

Estados Unidos levantaría sus sanciones contra dos unidades de la petrolera rusa Rosneft si está claro que la compañía ya no está involucrada en Venezuela, dijeron ayer jueves dos funcionarios estadounidenses.

Washington sancionó en febrero a Rosneft Trading por actuar como intermediario de Pdvsa, que fue sancionada el año pasado como parte de los esfuerzos del gobierno de Trump para sacar del poder a Maduro. En marzo aplicó medidas contra TNK Trading, otra subsidiaria de Rosneft que comerciaba petróleo venezolano.

Rosneft anunció el sábado que estaba vendiendo a otra compañía estatal rusa sus activos en Venezuela.

El representante especial de Washington para Venezuela, Elliott Abrams, dijo que aún no estaba claro si esta transferencia había tenido lugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados