Clima mundial adverso al presidente

EE.UU. lanza una ofensiva para desplazar a Maduro

Plantea transición hacia un gobierno democrático y el Estado de derecho.

Nicolás Maduro presta juramento para iniciar su segundo mandato. Foto: Reuters
Nicolás Maduro presta juramento para iniciar su segundo mandato. Foto: Reuters

Estados Unidos lanza una nueva ofensiva contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al pedir la formación de un gobierno democrático.

Las autoridades estadounidenses expusieron con claridad su posición, dos días después de que Maudro asumió un nuevo mandato presidencial, que no es reconocido por el presidente Donald Trump, la Unión Europea y numerosos gobiernos de América Latina, como quedó demostrado en el acto de asunción realizado el jueves en Caracas.

"El pueblo de Venezuela se merece vivir libremente en una sociedad democrática gobernada por un Estado de derecho", indicó ayer sábado en un comunicado el vocero de la diplomacia estadounidense, Robert Palladino.

"Es hora de iniciar una transición ordenada hacia un nuevo gobierno", añadió. "Apoyamos el llamamiento de la Asamblea Nacional (Parlamento) a todos los venezolanos para trabajar juntos, de forma pacífica, en la restauración de un gobierno constitucional y en la construcción de un futuro mejor".

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró poco después desde Abu Dabi, donde está de visita, que los acontecimientos en Venezuela eran "increíblemente importantes".

Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU. Foto: AFP.
Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU. Foto: AFP.

"El régimen de Maduro es ilegítimo", dijo Pompeo a los periodistas que lo acompañan en su gira por Medio Oriente. "Estados Unidos sigue haciendo lo que hace desde hace dos años: trabajar con diligencia para restablecer una verdadera democracia en ese país".

"Tenemos muchas esperanzas de que podamos ser una fuerza para el biern que permita a la región unirse para lograrlo", agregó.

Las declaraciones de Pompeo y Palladino ratifican la postura expuesta por el gobierno de Estados Unidos, a través del consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca John Bolton, quien aseguró que no reconocen la legitimidad de Maduro. "Estados Unidos no reconoce la toma de posesión ilegítima del dictador Nicolás Maduro. Su elección en mayo de 2018 fue vista internacionalmente como ni libre ni justa ni creíble", señaló Bolton, quien argumentó que el presidente Trump apoya a la Asamblea Nacional de Venezuela, "la única rama legítima del gobierno debidamente elegida por el pueblo venezolano".

Presión.

En concreto, Bolton destacó la "valiente decisión" del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien anunció que intentará desalojar del poder a Maduro porque usurpa la Presidencia.

Asimismo, Bolton advirtió que el gobierno de Trump continuará usando "todo el peso del poder económico y diplomático de Estados Unidos para presionar por el restablecimiento de una democracia venezolana que revierta la actual crisis constitucional".

El presidente Trump ha elevado la presión sobre Venezuela mediante la aplicación de sucesivas sanciones económicas a altos cargos del gobierno de Maduro, incluida la primera dama Cilia Flores y a varios ministros, a los que se acusa de represión y abusos a los derechos humanos.

"Seguiremos aumentando la presión sobre este régimen corrupto, apoyando a la Asamblea Nacional democrática y llamando a la libertad y a la democracia en Venezuela", sostuvo Bolton.

Maduro, reelegido el 20 de mayo en unos comicios en los que no participó la oposición, comenzó el jueves pasado un segundo mandato de seis años, cuya legitimidad no reconoce gran parte de la comunidad internacional ni la Asamblea Nacional, que es la única institución elegida por la amplia mayoría del pueblo venezolano y controlada por la oposición, pero que fue desplazada por el régimen de Maduro con una Asamblea Constituyente surgida de elecciones en las que hubo escasa participación ciudadana. La Constituyente está integrada solo por chavistas.

Maduro juró ante el Tribunal Supremo de Justicia y no ante el Parlamento. Foto: EFE
Maduro juró ante el Tribunal Supremo de Justicia y no ante el Parlamento. Foto: EFE

El nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, ratificó ayer sábado la convocatoria a una movilización popular en las calles para el miércoles 23 de enero a favor de un "gobierno de transición".

El legislador afirmó estar dispuesto a asumir una presidencia interina, en sustitución de Maduro, pero con el apoyo de los militares, los países de la región y la población para convocar a nuevas elecciones.

"Entonces debe ser el pueblo de Venezuela, la fuerza armada, la comunidad internacional que nos lleve a asumir claramente el mandato", manifestó Guaidó, que asumió el cargo el pasado 5 de enero.

La asunción de Maduro también tuvo repercusión en la Organización de Estados Americanos, que declaró ilegítimo el nuevo mandato y pidió elecciones presidenciales "con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y legítimo".

Al juramento del cargo por parte de Maduro únicamente acudieron cuatro presidentes latinoamericanos, Evo Morales (Bolivia), Miguel Díaz-Canel (Cuba), Salvador Sánchez Cerén (El Salvador) y Daniel Ortega (Nicaragua). Uruguay estuvo representado por el encargado de Negocios, José L. Remedi.

Venezuela sufre una profunda y prolongada crisis económica, con una hiperinflación superior a 1.000.000% anual y escasez de alimentos y medicamentos. La situación con falta de libertad y toda suerte de privaciones ha forzado a 2,5 millones de personas a salir del país hacia Estados Unidos y varios países de América Latina.

Argentina y Brasil ratifican su apoyo al Parlamento legítimo

Los gobiernos de Argentina y Brasil ratificaron ayer sábado que Nicolás Maduro es un presidente ilegítimo y reconocen a la Asamblea Nacional y su presidente Juan Guaidó, como la única autoridad legal.

Eministro de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina, Jorge Faurie, afirmó que el régimen de Nicolás Maduro surgió de "un proceso electoral que estuvo amañado". "Desconocemos la legitimidad del régimen que ahora lidera Maduro", dijo el canciller.

"La Asamblea Nacional fue elegida al amparo de la constitución venezolana dictada por el gobierno del presidente (Hugo) Chávez a fines del año 1999. Es el cuerpo que Argentina y los demás países del Grupo de Lima y la mayor parte de la comunidad internacional reconoce como la única autoridad legítima que existe en Venezuela", aseguró el canciller argentino a la radio local FM Millenium.

Respecto del proceso de elección de Maduro, Faurie dijo: "Fue convocado de forma repentina, sin el debido proceso, si haber sido convocado por la Asamblea Nacional. En un colegio electoral también controlado por el propio régimen de Maduro, sin participación de la oposición, algunos de ellos exiliados. Con una participación en la que aquel que no tenía el carnet del partido de Maduro no podía votar. Una cantidad de "circunstancias" que, a su juicio, hicieron que las pasadas elecciones en el país caribeño "no pudieran ser jamás consideradas como válidas y transparentes".

A su vez, el gobierno de Brasil saludó que el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, esté dispuesto a "asumir constitucionalmente" la Presidencia del país caribeño ante la "ilegitimidad" de la investidura de Nicolás Maduro. "Brasil continúa comprometido a ayudar al pueblo venezolano a recuperar la libertad y la democracia, y seguirá en coordinación con los demás actores imbuidos en el mismo propósito", señaló la Cancillería brasileña. (Fuente: Efe)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)