LA PANDEMIA DEL COVID-19

EE.UU. insiste en que China lidera “campaña de desinformación” sobre el coronavirus

Las declaraciones de Mike Pompeo suponen una subida de tono en la nueva batalla abierta entre Estados Unidos y China por el coronavirus.

Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU. Foto: AFP
Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU. Foto: AFP

Los ministros de Exteriores del G7 abordaron ayer miércoles la “campaña de desinformación” de China sobre el coronavirus, aseguró el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

“Hoy hubo mucha discusión sobre la intencional campaña de desinformación de China. Lo han visto ustedes en redes sociales, lo han visto en las declaraciones de altos cargos del Partido Comunista, que hablan de que Estados Unidos llevó el virus a China. ¡Es una locura!”, manifestó Pompeo en una rueda de prensa después del encuentro virtual del G7.

Pompeo afirmó que todos los miembros del G7 (Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, además de Estados Unidos) ya saben de la campaña de desinformación de China”.

“El Partido Comunista de China -añadió - representa una amenaza substancial para nuestra salud y nuestro modo de vida”.

Sus declaraciones suponen una subida de tono en la nueva batalla abierta entre Estados Unidos y China por el coronavirus.

Las dos potencias han intercambiado acusaciones sobre el origen del virus, se han sumergido en una carrera frenética para ver quién logra primero una vacuna y compiten para demostrar su poderío mediante el envío de material médico a diferentes países afectados por la pandemia.

La batalla se libra también a nivel comunicativo: el presidente Donald Trump se ha referido al patógeno como “virus chino” y algunas autoridades chinas han promovido la teoría de que soldados estadounidenses introdujeron la enfermedad durante unas maniobras en Wuhan, donde se detectó por primera vez el coronavirus en diciembre.

Según la revista alemana Der Spiegel, las acusaciones de Washington contra Pekín han provocado desencuentros entre los ministros del G-7. En concreto, afirma que no han podido publicar un comunicado final de su reunión porque Estados Unidos ha insistido en que ese documento aluda al “virus de Wuhan”, un polémico término acuñado por Pompeo y que ha sido rechazado por sus homólogos del G-7. Preguntado al respecto en la rueda de prensa, Pompeo, cuyo país ocupa la presidencia de turno del G7 este año, no negó ni confirmó la información.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados