CONTROL DEL MERCADO DIGITAL

EE.UU.: histórica demanda contra Google por “monopolio ilegal”; empresa niega los cargos

“La gente usa Google porque así lo eligen, no porque se les fuerce a ello o porque no puedan encontrar alternativas”, respondió el gigante tecnológico.

El gobierno de EE.UU. acusa a la empresa de “ahogar la innovación” y a sus competidores. Foto: Reuters
El gobierno de EE.UU. acusa a la empresa de “ahogar la innovación” y a sus competidores. Foto: Reuters

El gobierno de Estados Unidos inició ayer martes un histórico proceso judicial contra Google, al que denuncia por “monopolio ilegal” en las búsquedas y publicidad en internet, y le exige cambios “estructurales” que abren la puerta a una fragmentación de la compañía.

La causa, de gran significado político, podría tardar años en desarrollarse, pero desde ya inicia una enorme batalla entre el gobierno estadounidense y un gigante tecnológico, con implicaciones potencialmente importantes para el sector.

La querella fue anunciada tras un año de investigaciones y acusa a la empresa que dirige Sundar Pichai de haberse servido de actuaciones ilegales para ocupar una situación de dominio en el mercado y prevenir el acceso de sus competidores (como Yahoo, Bing y DuckDuckGo) a los principales canales de distribución.

El fiscal adjunto del Departamento de Justicia, Jeffrey Rosen, dijo que el caso iniciado junto a 11 estados apunta a la posición monopólica de Google en el ecosistema digital.

“Google es la puerta de entrada a internet”, dijo Rosen. “Ha mantenido su monopolio mediante prácticas excluyentes que son perjudiciales para la competencia”, agregó.

El fiscal citó el pago de miles de millones de dólares a Apple para situar el motor de búsqueda de Google como el básico en sus teléfonos iPhones, y la prohibición de integrar motores de competidores mediante contratos especiales.

Con estas prácticas, agregó Rosen, la compañía “ha ahogado la innovación y la creación de nuevos Google”.

El gigante tecnológico, subsidaria de Alphabet y con sede en Mountain View (California), controla cerca del 80% de las búsquedas en ordenadores en Estados Unidos, el 90% en móviles y tabletas, y es, junto a Facebook, el principal dominador del mercado publicitario en internet.

La demanda iniciada en Washington propone que la corte considere una serie de soluciones, entre ellas una posible fragmentación de la empresa.

Los demandantes piden al tribunal “prohibir a Google” las prácticas monopólicas y considerar “el alivio estructural necesario para curar cualquier daño” a sus competidores.

Google. Foto: Reuters
Google. Foto: Reuters

Google respondió a la demanda. “La gente usa Google porque así lo eligen, no porque se les fuerce a ello o porque no puedan encontrar alternativas”, indicó en el blog oficial de la compañía el vicepresidente de la empresa para asuntos globales y jefe del departamento legal, Kent Walker.

“Esta querella no hará nada para ayudar a los consumidores. Al contrario, promoverá de forma artificial buscadores alternativos de menor calidad, incrementará el precio de los teléfonos y hará más complicado a la gente usar los servicios de búsqueda que desean”, añadió. “La ley antimonopolio está diseñada para promover la innovación y ayudar a los consumidores, no inclinar el campo de juego a favor de competidores en particular o dificultar que las personas obtengan los servicios que desean”, dijo Walker.

Desde la empresa también sostuvieron que la querella erra al identificar a los competidores de Google únicamente como los otros buscadores, puesto que el acceso a internet se lleva a cabo mediante plataformas de todo tipo como Twitter, Kayak, Expedia, OperTable, Instagram, Pinterest o Amazon.

Las agencias federales, los comités parlamentarios y los fiscales han iniciado varias investigaciones contra Google, Amazon, Facebook y Apple en Estados Unidos.

El comportamiento de estas empresas ha desatado la ira tanto de los republicanos, que las acusan de parcialidad; como de los demócratas, por las infracciones de la ley de competencia.

El fiscal Rosen dijo que el caso de Google no será el último. “Planeamos continuar con nuestra revisión de las prácticas competitivas de las principales plataformas en línea”, dijo Rosen.

Además del motor de búsqueda, Google opera una variedad de servicios relacionados, como mapas, correo electrónico, publicidad y compras. También maneja el sistema operativo móvil Android, utilizado en la mayoría de los teléfonos inteligentes a nivel global.

Michael Carrier, profesor de derecho de la Universidad de Rutgers y especializado en temas de competencia, dijo que el caso podría buscar forzar a Google a eliminar parte de su software de los teléfonos Android. En ese sentido, sería similar al caso de Microsoft, donde los clientes se vieron obligados a usar otros programas.

“Es cerrar luego de que el caballo escapó”

La demanda contra Google es comparable a la presentada contra Microsoft en 1998 y al caso de 1974 contra AT&T que llevó a la ruptura del sistema de telecomunicaciones Bell.

A la demanda contra Microsoft se le atribuyó el haber abierto el camino para el crecimiento explosivo de Internet.

Pero esta vez hay dudas de lo que pueda causar esta demanda contra Google, según Neil Campling, jefe de investigación de medios tecnológicos y telecomunicaciones de Mirabaud Securities en Londres. “Es como cerrar la puerta del establo después de que el caballo ya se escapó. Google ya tiene la posición de monopolio, ha invertido miles de millones en infraestructura, inteligencia artificial, tecnologías, software, ingeniería y talento. No se puede simplemente desandar una década de progreso significativo”, dijo Campling.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados