LA LUCHA CONTRA LA PANDEMIA

EE.UU. espera tener para fin de año la píldora contra el COVID-19

El gobierno de Joe Biden anunció una inversión de más de US$ 3.000 millones en el área de investigación para desarrollarla. 

Médico trabaja en muestras de COVID-19 en un laboratorio en Estados Unidos. Foto: AFP
Médico trabaja en muestras de COVID-19 en un laboratorio en Estados Unidos. Foto: AFP

El gobierno de Estados Unidos gastó más de 18.000 millones de dólares el año pasado en financiar a los fabricantes de medicamentos para hacer una vacuna contra el COVID-19, un esfuerzo que llevó al menos a cinco inyecciones altamente efectivas en un tiempo récord. Ahora está invirtiendo más de 3.000 millones de dólares en un área de investigación desatendida: desarrollar píldoras para combatir el virus en las primeras etapas del curso de la infección, lo que podría salvar muchas vidas en los próximos años.

El nuevo programa, anunciado ayer jueves por el Departamento de Salud y Servicios Humanos, acelerará los ensayos clínicos de algunos fármacos candidatos prometedores. Si todo va bien, algunas de esas primeras píldoras podrían estar listas para fin de año. El Programa Antiviral para Pandemias también apoyará la investigación de medicamentos completamente nuevos, no solo para el coronavirus, sino también para virus que podrían causar futuras pandemias.

Varios otros virus, incluidos la influenza, el VIH y la hepatitis C, se pueden tratar con una simple pastilla. Pero a pesar de más de un año de investigación, no existe tal píldora para tratar a alguien con una infección por coronavirus antes de que cause estragos. Operation Warp Speed, el programa de la administración Trump para acelerar la investigación de COVID-19, invirtió mucho más dinero en el desarrollo de vacunas que en tratamientos, un vacío que el nuevo programa intentará llenar.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo que esperaba con ansias el momento en que los pacientes con COVID-19 pudieran comprar píldoras antivirales en una farmacia tan pronto como dieran positivo para el coronavirus o desarrollar síntomas.

“Me despierto por la mañana, no me siento muy bien, mi sentido del olfato y del gusto desaparecen, me duele la garganta”, dijo Fauci en una entrevista. “Llamé a mi médico y le dije: ‘Tengo COVID y necesito una receta’”.

El apoyo de Fauci a la investigación sobre píldoras antivirales proviene de su propia experiencia en la lucha contra el SIDA hace tres décadas. En la década de 1990, su instituto realizó una investigación que condujo a algunas de las primeras píldoras antivirales para el VIH, “inhibidores de proteasa” que bloquean una proteína viral esencial y pueden mantener a raya al virus durante toda la vida.

Anthony Fauci, el principal consejero médico del gobierno de Donald Trump. Foto: AFP.
Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. Foto: AFP.

A principios de la década de 2000, los investigadores descubrieron que un antiviral llamado sofosbuvir podía curar la hepatitis C cerca del 100% de las veces. Tamiflu, una pastilla de venta libre para la influenza, puede reducir el tiempo que lleva recuperarse de una infección y reducir las posibilidades de que un ataque de influenza lleve a alguien al hospital.

Al comienzo de la pandemia, los investigadores comenzaron a probar los antivirales existentes en personas hospitalizadas con COVID-19 grave. Pero muchos de esos ensayos no demostraron ningún beneficio de los antivirales. En retrospectiva, la decisión de trabajar en hospitales fue un error. Los científicos ahora saben que el mejor momento para tratar de bloquear el coronavirus es en los primeros días de la enfermedad, cuando el virus se está replicando rápidamente y el sistema inmunológico aún no ha montado una defensa.

Hasta ahora, solo un antiviral ha demostrado un beneficio claro para las personas hospitalizadas: el remdesivir. Inicialmente investigado como una cura potencial para el ébola, el fármaco parece acortar el curso del COVID-19 cuando se administra por vía intravenosa. En octubre, se convirtió en el primer y hasta ahora el único medicamento antiviral en obtener la aprobación total de la FDA para tratar la enfermedad.

Sin embargo, el rendimiento de remdesivir ha dejado a muchos investigadores decepcionados. En noviembre, la Organización Mundial de la Salud recomendó no usar el medicamento.

Remdesivir podría funcionar de manera más efectiva si las personas pudieran tomarlo antes en el transcurso del COVID-19 en forma de píldora. Pero en su formulación aprobada, el compuesto no actúa por vía oral. No puede sobrevivir al paso de la boca al estómago y al sistema circulatorio.

Investigadores de todo el mundo están probando otros antivirales que ya se sabe que funcionan en forma de píldora. Uno de esos compuestos, llamado molnupiravir, fue desarrollado en 2003 por investigadores de la Universidad de Emory y ha sido probado contra virus como la influenza y el dengue.

Foto: Archivo El País
Científica trabaja en la producción de fármacos. Foto: Archivo El País

En asociación con Ridgeback Biotherapeutics de Miami, el equipo de Emory llevó a cabo experimentos en ratones que fueron tan impresionantes que Merck se acercó a ellos para llevar el fármaco a ensayos clínicos en humanos para el coronavirus.

“Pensamos que esta molécula era realmente asombrosa”, dijo Daria Hazuda, vicepresidenta de investigación de vacunas y enfermedades infecciosas en Merck.

Sin embargo, en un ensayo de pacientes hospitalizados, el molnupiravir pareció no tener ningún efecto sobre la enfermedad.

Sin efecto en fertilidad masculina

Las vacunas de Pfizer o Moderna contra el covid son “seguras para la reproducción masculina” y no tienen un impacto negativo en la fertilidad de los hombres, según un estudio de la Universidad de Miami (UM) y divulgado ayer jueves por la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA).

“Somos los primeros en examinar si existe algún impacto de la vacuna en el potencial de fertilidad masculina, y no lo encontramos”, señaló en un encuentro virtual el científico Ranjith Ramasamy, responsable del estudio.

Los hallazgos y el estudio clínico sugieren que las vacunas de Pfizer o de Moderna no produjeron efectos adversos reproductivos en los varones. Esto “podría tener enormes implicaciones para reducir la vacilación en la vacunación”, según Ramasamy, profesor y director del Programa de Urología Reproductiva de la Facultad de Medicina Miller de la UM.

El equipo de científicos no estudió los efectos de la vacuna contra la covid de Johnson & Johnson.

Ramasamy explicó en un evento virtual que él y su equipo de la Facultad Miller examinaron a 45 voluntarios varones saludables entre las edades de 18 y 35 años y evaluaron los parámetros de esperma antes y después de vacunarlos.

“Ninguno de los participantes en el estudio mostró ninguna merma en los parámetros de esperma”, resaltó el autor principal del informe.

La conclusión, añadió Ramasamy, es que las “vacunas parecen ser seguras para la fertilidad masculina”.

Argentina: Casi 30% vacunado con una dosis y 8% con las dos
Vacuna contra el coronavirus. Foto: AFP.

Argentina alcanzó las 17.172.628 vacunas aplicadas contra el covid, de las que 13.609.451 corresponden a la primera dosis, el 29,70% de la población, y 3.563.177 a la segunda, el 7,77%, según informaron fuentes oficiales. Desde que inició la campaña de vacunación en diciembre pasado, Argentina recibió 20.677.145 dosis.

Argentina acordó contratos por al menos 58.924.000 unidades y hasta el momento adquirió el 35% de lo reservado. Adquirieron 9.415.745 de la Sputnik V rusa; 4 millones de la china Sinopharm, 580.000 de AstraZeneca-Covishield, 1.944.000 de AstraZeneca por medio del mecanismo Covax y 4.737.400 dosis del mismo laboratorio británico cuyo principio activo se produjo en Argentina.

El viernes pasado, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, firmó una resolución que permitirá el uso de emergencia de la vacuna Convidencia fabricada por la compañía china CanSino Biologics, mientras se cierran los acuerdos para adquirir 5,4 millones de dosis.

Tras superar los 87.000 fallecidos, el Gobierno informó ayer viernes de 529 muertos en las últimas 24 horas, con lo cual el total de víctimas fatales llegó a 87.789. Esto convierte a Argentina en el 12° país con la mayor cantidad de muertos por covid.

En tanto, los centros de salud de todo el país reportaron ayer 23.780 nuevos casos y se llegó a un total de 4.222.400 infectados. Ya superaron la enfermedad 3.818.346 personas y son considerados casos activos 316.265.

La pandemia en Chile

Las autoridades sanitarias de Chile afirmaron ayer jueves que el número de contagios de COVID-19 se ha “estabilizado” tras informar que en los últimos siete días los infectados nuevos disminuyeron en un 11% a nivel nacional y en un 0% en la últimas dos semanas. “Hemos logrado estabilizarnos en la cantidad de pacientes nuevos, sin embargo, no debemos bajar los brazos. Debemos mantener esta ruta de descenso de casos”, dijo el ministro de Salud Enrique Paris.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados