ALTA TENSIÓN

EE.UU. tiene compromiso de asegurar el petróleo

Reforzó presencia militar en el Golfo Pérsico desde la guerra; un tercio del crudo y 20% del gas pasan por allí.

Incendio de un buque petrolero de bandera noruega. Foto: AFP
Incendio de un buque petrolero de bandera noruega. Foto: AFP

Arabia Saudita y Emiratos Arabes Unidos llamaron ayer sábado a proteger el suministro energético en el Golfo, dos días después de los ataques contra buques petroleros, uno de los cuales se dirigía hacia un puerto emiratí.La tensión en la región subió otro peldaño el jueves luego de los ataques contra estos buques cisterna en el Golfo de Omán, atribuidos por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump Estados Unidos a Irán, que desmintió toda implicación.

Emiratos Árabes Unidos, con costas al golfo de Omán, exhortó a las potencias mundiales a “cooperar para garantizar la navegación internacional y el acceso a la energía”, en declaraciones de su ministro de Relaciones Exteriores, jeque Abdulá bin Zayed Al Nahyan, durante una cumbre en Bulgaria.

Arabia Saudita, aliado de Emiratos y gran rival regional de Irán, pidió de su lado una respuesta “rápida y decisiva” a las amenazas contra el suministro energético.

“Debe haber una respuesta rápida y decisiva a la amenaza contra el suministro energético creada por los recientes ataques terroristas en el Golfo” dijo el ministro saudita de Energía, Khalid Al Falih, según la cuenta Twitter del ministerio.

Los ataques tuvieron lugar cerca del estrecho de Ormuz, por el que transita un tercio del petróleo transportado por vía marítima en el mundo. Los precios del crudo se dispararon desde entonces.

El ministro emiratí, citado por la agencia oficial de su país WAM, también pidió una “desescalada”, en plena guerra verbal entre Washington y Teherán. “La región es compleja y tiene muchos recursos, ya sea gas o petróleo, que son necesarios para el mundo. Queremos que el flujo de esos recursos siga siendo seguro para garantizar la estabilidad de la economía mundial”, declaró.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó el viernes que “Irán lo hizo”, basándose en un video publicado por el Pentágono en el que se ve a tripulantes de lo que parece ser una embarcación de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico del régimen iraní, retirando “una bomba lapa sin explotar” del casco de uno de los buques atacados.

Irán desmintió toda responsabilidad y juzgó a las acusaciones estadounidenses carecen de fundamento

Blanco de uno de los ataques, el “Kokuka Courageous”, un buque metanero japonés, se dirigía hacia los Emiratos, indicó el sábado su propietario. Sufrió disparos el jueves en el Golfo de Omán. Los 21 miembros de la tripulación fueron socorridos. Dijeron haber visto un “objeto volador” dirigirse al barco, donde luego se produjo la explosión. Según el operador, la carga del metanero está intacta. Cuando llegue a puerto, expertos intentarán transferir al muelle la carga altamente inflamable del buque.

El otro barco atacado, que transportaba nafta, fue remolcado fuera de aguas iraníes y será objeto de una evaluación de los daños causados, declaró una portavoz de su operador. “Los 23 miembros de la tripulación del “Front Altair” están sanos y salvos”, indicó la vocera. Propiedad de un constructor naval chipriota de origen noruego, el barco fue sacudido por tres explosiones que provocaron un incendio.

Las explosiones pueden ser una amenaza para estrangular una arteria vital de la economía global. El Golfo de Omán conduce a través del Estrecho de Hormuz al Golfo Pérsico y un tercio de los suministros de petróleo del mundo y casi la quinta parte del gas natural pasan por sus aguas.

Ninguno de los barcos tiene conexión con Estados Unidos, pero éste se encuentra comprometido a asegurar la exportación de petróleo del Golfo Pérsico desde la Segunda Guerra Mundial. Y, desde la primera Guerra del Golfo Pérsico, en 1990-91, Estados Unidos ha reforzado su compromiso con una presencia militar más fuerte en la región. Un intento de cerrar el Estrecho de Hormuz haría peligrar el flujo de petróleo y sería una amenaza a los intereses estadounidenses.

La situación caliente y el ascenso de Mohammed

Los ataques y el enfrentamiento de Estados Unidos con Irán ocurren en un contexto más volátil debido al cambio de liderazgo en estados árabes, especialmente el ascenso del príncipe Mohammed bin Salman en Arabia Saudita. Los anteriores gobernantes sauditas eran más cautos. Pero el ascenso de Mohammed, quien es, en los hechos, el hombre que manda en el reino, hace crecer la temperatura política en el clima de desavenencias entre Irán, por un lado, y las monarquías árabes, por el otro. Las dos partes han combatido durante años a través de terceras fuerzas en países vecinos, incluyendo Líbano, Irak, Siria y Bahrain. Pero, Mohammed ha agitado la propaganda nacionalista y contra Irán y por primera vez respaldó la intervención directa de fuerzas sauditas y sus aliados de Emiratos Árabes Unidos, en Yemen, donde buscan aplastar la toma del poder por los hutíes, un sector yemenita aliado con Irán. (The New York Times)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados