CORONAVIRUS

EE.UU. y China otra vez chocan por cómo surgió la pandemia del COVID-19

El gobierno de Joe Biden está revisando su posición diplomática con China en cuestiones como el comercio, la tecnología o los derechos humanos.

Wuhan registró el primer caso, pero nunca se aclaró cómo. Foto: AFP
Wuhan registró el primer caso, pero nunca se aclaró cómo. Foto: AFP

Estados Unidos y China volvieron a cruzarse por el origen de la pandemia del COVID-19, a partir de la orden del presidente Joe Biden a los servicios de inteligencia estadounidenses para que investiguen si el virus surgió de un laboratorio en la ciudad china de Wuhan a fines de 2019 o pasó de un animal a los humanos.

El gobierno de Biden está revisando su posición diplomática con China en cuestiones como el comercio, la tecnología o los derechos humanos, mientras intensifica los esfuerzos para crear con sus socios occidentales un frente diplomático contra el gigante asiático.

El miércoles, el presidente Biden reabrió las heridas entre ambas potencias al ordenar a las agencias de inteligencia que le informen en un plazo de 90 días sobre si el COVID-19 surgió de una fuente animal o por un accidente de laboratorio.

La teoría de la fuga de un laboratorio, inicialmente esgrimida por Donald Trump, y luego descartada como “altamente improbable” por una misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a China, resurgió en los últimos días.

China rechaza la teoría de que el virus pueda haber surgido de un laboratorio de virología en Wuhan y acusa a Estados Unidos de vender “conspiraciones” y politizar la pandemia.

Los “motivos y propósitos de la administración Biden son claros”, dijo Zhao Lijian, portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, rechazando la necesidad de una nueva investigación sobre la pandemia.

“El mundo conoce desde hace tiempo la oscura historia de los servicios de inteligencia estadounidenses”, agregó en referencia a las acusaciones de Estados Unidos sobre armas de destrucción masiva que justificaron su invasión de Irak.

Volver a la teoría de la fuga de un laboratorio “es una falta de respeto a la ciencia (...) y también una alteración en la lucha mundial contra la pandemia”, dijo Zhao.

Pese a ello, la idea de que el virus salió de un laboratorio de Wuhan está ganando cada vez más adeptos en Estados Unidos. Citando un informe de los servicios de inteligencia estadounidenses, The Wall Street Journal informó el domingo que tres personas del Instituto de Virología de Wuhan fueron hospitalizadas con una enfermedad estacional en noviembre de 2019, un mes antes de que Pekín revelara la existencia de un misterioso brote de neumonía.

La hipótesis del origen natural -respaldada como la más probable por el equipo de expertos de la OMS que visitó China- sostiene que el virus surgió en los murciélagos y luego pasó a los humanos, probablemente a través de una especie intermediaria.

Esta teoría fue ampliamente aceptada al principio de la pandemia, pero con el paso del tiempo los científicos no han encontrado un virus ni en los murciélagos ni en otro animal que coincida con la firma genética del SARS-CoV-2.

El lunes, China tachó de “falsas” estas informaciones, pero Biden recalcó el miércoles que Estados Unidos y sus socios “presionarán” al régimen comunista chino para que participe en una investigación internacional “completa y transparente”. En ese sentido, el portavoz de la cancillería china afirmó el miércoles que el origen del virus es “una cuestión científica” y que China “brindó todo su apoyo a la OMS” en sus investigaciones al respecto.

Retoman negociación por acuerdo comercial

El rifirrafe sobre el origen de la pandemia del covid, no ha impedido que Estados Unidos y China retomaran ayer jueves el contacto para avanzar en las estancadas negociaciones comerciales. Lo que se negocia es la puesta en práctica del acuerdo comercial parcial que firmaron en enero de 2020 y que se comprometieron a revisar cada seis meses, aunque la última vez que lo hicieron fue el pasado agosto. Este acuerdo preveía que China aumentara sus compras de bienes estadounidenses en unos 200.000 millones de dólares en dos años respecto a los niveles de 2017. Por su parte, Estados Unidos se comprometió a rebajar a la mitad, hasta el 7,5%, los aranceles impuestos a importaciones chinas por valor de 120.000 millones de dólares.

Facebook levanta veto a teoría de la fuga
Revelan que Facebook tiene los derechos de autor de contenidos aún después de borrar la cuenta.

Facebook dejará de prohibir la publicación de las teorías que afirman que el COVID-19 fue fabricado por el hombre, ya que las especulaciones sobre un accidente de laboratorio en China vuelven al debate en Estados Unidos.

“A la luz de las investigaciones actuales sobre los orígenes del COVID-19 y en consulta con expertos en salud, ya no eliminaremos de nuestras plataformas las afirmaciones de que el COVID-19 fue hecho por el hombre o fabricado”, dijo el grupo en un comunicado.

La red social, utilizada por unos 3.450 millones de personas en al menos una de sus cuatro plataformas (Facebook, Instagram, Messenger, WhatsApp) en su momento prohibió las referencias a las teorías que sugerían la existencia de una mano humana detrás del virus, así como la supuesta ineficacia de las vacunas o que las inyecciones anticovid podían ser tóxicas o peligrosas.

“Seguimos trabajando con expertos para supervisar la naturaleza evolutiva de la pandemia y actualizamos regularmente nuestras políticas a medida que surgen nuevos hechos y tendencias”, afirmó.

Al mismo tiempo, la teoría de un accidente de laboratorio en Wuhan, China, ha vuelto con fuerza en las últimas semanas en el debate estadounidense, después de haber sido descartada durante mucho tiempo por la mayoría de los expertos. Y los llamamientos a seguir investigando se multiplican en la comunidad científica.

El presidente Joe Biden pidió a sus agencias de inteligencia un informe sobre el origen del coronavirus en 90 días.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados