AVANCE

EE.UU. y China acuerdan abrir diálogo sobre control de armas

Joe Biden y Xi Jinping "acordaron que buscaríamos impulsar conversaciones sobre estabilidad estratégica”, apuntó Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca.

La cumbre entre Biden y Xi transmitida por pantalla gigante en Pekín. Foto: AFP
La cumbre entre Biden y Xi transmitida por pantalla gigante en Pekín. Foto: AFP

Joe Biden y Xi Jinping acordaron un diálogo bilateral sobre el control de armas. “Los dos líderes acordaron que buscaríamos impulsar conversaciones sobre estabilidad estratégica”, apuntó Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, utilizando un término común en los círculos diplomáticos para describir el control de armas.

El asesor de Biden respondió así durante una conferencia ayer martes en el centro de estudios Brookings a una pregunta sobre el potencial de China de ampliar notablemente su arsenal nuclear y sobre el reciente lanzamiento por parte de ese país de un misil hipersónico, con capacidad para rodear la tierra.

Sullivan, que estuvo presente en la cumbre virtual de la noche del lunes, aseguró que Biden planteó a Xi la necesidad de mantener conversaciones sobre ese tipo de avances armamentísticos de China.

El asesor reconoció que ese posible diálogo no será probablemente tan “maduro” como el que comparte desde hace años Estados Unidos con Rusia, la otra gran potencia nuclear, porque las conversaciones con Moscú están más “arraigadas”.

Estados Unidos se encuentra enfrascado en una carrera armamentística con China y Rusia en el campo de las armas hipersónicas, que por su velocidad son más difíciles de detectar por los sistemas de defensa de misiles.

A finales de octubre, el Pentágono confirmó que está en busca de tecnología hipersónica para contrarrestar los avances de China en esta materia, y aseguró que al mismo tiempo quiere mejorar sus “capacidades defensivas”.

El expresidente Donald Trump había pedido en repetidas ocasiones que se incluyera a China en las conversaciones entre Estados Unidos y Rusia, sin éxito.

Pocos avances.

La cumbre virtual entre Biden y Xi duró casi cuatro horas y fue “respetuosa y directa”, según la Casa Blanca. China, por su parte, destacó que la conversación fue “profunda”, “fructífera” y “fundamental” para limar asperezas y encauzar las relaciones.

No obstante, ninguno de los dos dio el brazo a torcer sobre las líneas rojas de sus respectivos países, particularmente en lo que atañe a Taiwán, isla sobre la que China reclama su soberanía.

Biden reiteró a Xi el compromiso de Estados Unidos con la política de “una sola China” que reconoce solo a China como Estado, aunque precisó que también se guiará por el Acta de Relaciones con Taiwán mediante la cual Estados Unidos suministra equipos bélicos a la isla.

El presidente Joe Biden anoche durante la cumbre virtual con Xi Jinping. Foto: EFE
El presidente Joe Biden anoche durante la cumbre virtual con Xi Jinping. Foto: EFE

Esta cuestión ha generado numerosas fricciones entre ambas potencias, a lo que hay que sumar las recientes maniobras militares chinas cerca de la isla o el respaldo de Estados Unidos a una participación “robusta” de Taiwán en organismos internacionales.

Para Xi, esto es inaceptable: “Tenemos la paciencia y la voluntad de lograr una reunificación pacífica. Pero si los secesionistas taiwaneses siguen provocando o cruzan líneas rojas, tomaremos medidas decididas”, enfatizó hoy en referencia a cómo reaccionaría a una posible declaración de independencia de Taipéi.

La extensa reunión, que se dividió en dos sesiones con una pausa entre ambas, también dio pie a que Biden planteara sus inquietudes a cuenta de los derechos humanos en las regiones de Xinjiang, Tíbet y Hong Kong, algo a lo que Xi se cerró en banda: “China no permitirá que se usen estos temas para medrar en sus asuntos internos”, zanjó.

Xi contraatacó exigiendo políticas estadounidenses “racionales y pragmáticas” para con China.

“Dos grandes barcos que no deben chocar”

China ha dicho que quiere evitar una nueva guerra fría, algo a lo que Joe Biden habría convenido al garantizarle a Xi Jinping que no quiere “ni cambiar el sistema chino ni aliarse con otros países para oponerse a China”. El líder chino pidió “construir consensos” para reconducir las relaciones, a las que calificó como “el tema más importante para los próximos 50 años”. “Tenemos la obligación de mantener un orden internacional pacífico y estable”, indicó Xi, quien destacó el cambio climático y la pandemia como los asuntos en los que más potencial hay para cooperar. “Somos dos grandes barcos que navegan en el mar, y necesitamos agarrar el timón con fuerza para seguir adelante pese a los vientos y evitar chocar el uno contra el otro”, poetizó.

La cumbre Biden-Xi en cinco claves.

Taiwán. La cuestión de la soberanía de Taiwán, que China reclama, era uno de las más complicadas sobre la mesa. El presidente Xi Jinping ha recalcado que la isla “juega con fuego” cuando busca el respaldo de Estados Unidos a su independencia y que su país no renuncia a culminar la “reunificación”. Joe Biden ha recordado que su país se opone a cambiar el statu quo en Taiwán.

Pandemia y clima. Los dos presidentes coinciden que es crucial un esfuerzo para impulsar la cooperación bilateral frente a retos globales como el cambio climático, la pandemia, la seguridad energética y la cadenas de suministros. “Puede que la cooperación China-EE.UU. no resuelva todos los problemas, pero pocos problemas pueden ser resueltos sin esa cooperación”, ha sostenido Xi.

Comercio. Biden subrayó la necesidad de proteger a los trabajadores y empresas estadounidenses de las prácticas comerciales “desleales” de China. Xi, por su parte, pedió dejar la política al margen de los negocios, consideró las relaciones comerciales bilaterales “beneficiosas por naturaleza” y exhortó a EE.UU. a que no abuse del uso del concepto de seguridad nacional para suprimir la competencia.

Guerra Fría. La pugna militar y la voluntad de ambos líderes de evitar llegar al conflicto ha sido otra de las claves de esta cumbre, en la que Xi pidió a Biden que cumpla su palabra de no buscar una nueva Guerra Fría. A su vez, Biden insistió en la importancia de gestionar bien los “riesgos estratégicos” y emplear el sentido común para asegurar que la competencia no derive en conflictos.

DD.HH. Como se esperaba, Biden sacó a colación la preocupación de su país sobre las prácticas de China en las regiones de Xinjiang y Tibet y la semiautónoma de Hong Kong. Sobre este asunto, Xi afirmó que China está abierta a dialogar sobre derechos humanos sobre la base del respeto mutuo, pero se opone a que se use este tema para interferir en los asuntos internos de otros países.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados