OTRA VEZ DOS BANDOS

EE.UU. aplica sanciones a Rusia por injerencia en las elecciones

Aumenta la tensión en el marco del envenenamiento de un espía ruso en Reino Unido.

Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Alemania cerraron filas ayer y responsabilizaron a Rusia por el atentado contra el ex espía ruso Serguéi Skripal en Inglaterra, un caso que llevó las tensiones entre esos países a los niveles de la Guerra Fría. Y en otra crisis diplomática abierta entre Rusia y Occidente, pero por la injerencia de Moscú en procesos electorales, Estados Unidos anunció sanciones contra 19 personas y cinco entidades, incluidos los servicios federales de seguridad y la agencia de inteligencia militar rusos.

Moscú prometió replicar a todas estas acciones, y aseguró tajantemente que "nunca" tuvo un programa de desarrollo del agente tóxico conocido como Novichok, que presuntamente fue utilizado contra Skripal y su hija, y que dejó en estado grave además a un policía británico.

"Nosotros, los líderes de Francia, Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido, condenamos el atentado contra Serguéi y Yulia Skripal en Salisbury", afirmaron en un comunicado conjunto la primera ministra británica Theresa May, su par alemana Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron y el estadounidense Donald Trump.

"El uso de un agente nervioso de rango militar, de un tipo desarrollado por Rusia, constituye el primer uso ofensivo de un agente nervioso desde la Segunda Guerra Mundial. Es un ataque a la soberanía británica", añadieron, denunciando "un patrón" de conductas irresponsables de Rusia. "Compartimos la conclusión británica de que no hay alternativa posible" a la responsabilidad rusa en el atentado, afirmaron los cuatro líderes.

"Rusia debería en particular dar una información plena y completa del programa Novichok a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas", pidieron.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, respaldó a Londres, asegurando que deben haber "consecuencias" contra Rusia.

Pero Rusia se aferra a negar toda implicancia. "No ha habido ningún programa de desarrollo de armas químicas bajo el nombre Novichok ni en la época de la URSS, ni en la de Rusia", respondió ayer el viceministro ruso de Exteriores, Serguei Riabkov.

"Se están preparando la medidas de respuesta y serán adoptadas próximamente", afirmó la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova, que denunció en este caso las "acusaciones absolutamente absurdas contra Rusia y su pueblo".

"La posición de la parte británica nos parece absolutamente irresponsable", declaró por su lado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

May anunció el miércoles una serie de sanciones contra Rusia, entre ellas la expulsión de 23 diplomáticos rusos y la interrupción de los contactos bilaterales por la tentativa de asesinato del 4 de marzo del exespía Skripal. En su primera visita a la ciudad donde ocurrió el atentado, Salisbury, en el sudoeste de Inglaterra, May insistió en la culpabilidad de Rusia: "Tenemos a Rusia por culpable de este acto despreciable y vergonzoso", afirmó.

Rusia tenía hasta ahora 59 diplomáticos acreditados en Reino Unido. Los 23 expulsados, considerados por Londres como "agentes de inteligencia no declarados", tienen hasta el próximo miércoles para irse. Se trata de la más importante ola de expulsión de diplomáticos rusos por Reino Unido desde el fin de la Guerra Fría.

Además, May suspendió los contactos bilaterales de alto nivel, incluyendo una visita prevista del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y toda representación diplomática británica en el Mundial de fútbol Rusia-2018.

En represalia, Lavrov anunció que su país expulsará pronto a diplomáticos británicos.

Sanciones de EE.UU.

En este contexto, las sanciones anunciadas ayer por Estados Unidos vienen a tensar aún más las relaciones de Occidente con Rusia. Washington anunció una serie de sanciones contra personas y entidades de Rusia en respuesta a la injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales de 2016 y a varios ciberataques.

La decisión se tomó después de varios meses de dilaciones que enfurecieron a muchos legisladores y plantearon dudas sobre la voluntad real de Trump de enfrentarse a Vladimir Putin.

Las sanciones están dirigidas contra 19 personas, entre ellas el empresario cercano al Kremlin Yevgeny Prigozhin, y cinco entidades, incluidos el FSB (servicio federal de inteligencia) y el GRU (servicio secreto militar ruso).

Según los servicios de inteligencia estadounidenses, el gobierno ruso ha llevado a cabo una operación concertada y planificada para influir en las elecciones presidenciales de 2016 a favor de Trump, incluso mediante el uso de redes sociales y la difusión de "noticias falsas".

El Congreso estadounidense ya se había pronunciado a favor de tomar sanciones contra Rusia, pero el Departamento del Tesoro se conformó el 30 de enero con publicar una lista de 200 funcionarios rusos, sin anunciar medidas punitivas inmediatas.

Varios de los afectados por las sanciones de ayer jueves fueron inculpados a mediados de febrero en el marco de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia rusa durante la campaña electoral que llevó a Trump a la Casa Blanca.

"Las sanciones anunciadas hoy (por ayer) son una gran decepción", dijo el demócrata Adam Schiff, miembro de la comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, quien las consideró insuficientes para responder al "ataque" perpetrado contra la democracia estadounidense.

En tanto, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, no descartó ayer sancionar a Rusia también por el caso Skripal, siguiendo la línea aplicada por Reino Unido.

Inglaterra y el Mundial

Gareth Southgate, el seleccionador de Inglaterra, declaró ayer que él y sus jugadores quieren ir al Mundial pese al contexto de tensión entre el Reino Unido y Rusia. "Tenemos ganas de ir, aunque yo no tengo el poder de decidir si vamos a ir o no", declaró Southgate. "Lo que importa más ahora para nosotros es que se asegure la seguridad para nuestros jugadores y nuestros hinchas", dijo. Y agregó que si los aficionados decidieran no ir a Rusia para el Mundial su equipo sufriría esa circunstancia.

Aliados occidentales - Acusación y sanciones

"Nosotros, los líderes de Francia, Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido, condenamos el atentado contra Serguéi y Yulia Skripal en Salisbury", afirmaron en un comunicado conjunto la británica Theresa May, la alemana Angela Merkel, el francés Emmanuel Macron y el estadounidense Donald Trump.

Reino Unido expulsó a 23 diplomáticos rusos y suspendió los contactos bilaterales. Se trata de la más importante ola de expulsión de diplomáticos rusos por Reino Unido desde el fin de la Guerra fría. Tampoco habrá representación diplomática británica en el Mundial de fútbol Rusia-2018.

Estados Unidos también aplicó sanciones contra Rusia por su injerencia en la elección presidencial estadounidense de 2016 y varios ciberataques. Las medidas apuntan contra cinco entidades y 19 individuos. Entre los afectados están el FSB (servicios de inteligencia nacional) y el GRU (servicios secretos del ejército ruso).

Rusia en solitario - Negarlo todo, la estrategia

Rusia asegura que nunca desarrolló, ni siquiera en tiempos de la Unión Soviética, el agente químico Novichok. "No ha habido ningún programa de desarrollo de armas químicas bajo el nombre Novichok ni en la época de la URSS, ni en la de Rusia", declaró el viceministro de Exteriores, Serguei Riabkov.

Rusia además preparaba una réplica a un gesto que calificó de "absolutamente irresponsable" por parte de Gran Bretaña. "Se están preparando la medidas de respuesta", afirmó la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova, que denunció en este caso las "acusaciones absolutamente absurdas contra Rusia y su pueblo".

Arma química temible que afecta el sistema nervioso, el Novichok habría sido concebido en el mayor secreto por científicos soviéticos en los años 1970-1980. Su existencia fue revelada por uno de los "padres" de los agentes Novichok, Vil Mirzaanov, 83 años, quien está en la actualidad refugiado en Estados Unidos.

Muertes que levantan sospechas

A raíz del atentado con arma química contra el ex espía ruso Serguéi Skripal, los parlamentarios británicos han pedido al Gobierno que vuelva a examinar 14 muertes en territorio británico que podrían guardar relación con Rusia. El sitio web de noticias BuzzFeed sostuvo que los servicios de inteligencia estadounidenses creen que las 14 muertes fueron obra de Moscú o de la mafia rusa. He aquí seis de estos casos:

—Boris Berezovsky, fallecido el 23 de marzo de 2013. Huyó al Reino Unido en 2003. Lo encontraron ahorcado de la barra de la ducha en su casa.

—Alexander Perepilichny, fallecido el 10 de noviembre de 2012. Dejó Moscú por el Reino Unido en 2009. Denunció a funcionarios rusos en un caso de delitos financieros. Fue hallado muerto en una carretera, no lejos de su casa. Tenía 43 años.

—Badri Patarkatsishvili, fallecido el 12 de febrero de 2008. Supervisó la privatización de la petrolera Sibneft. Unos meses después de quedar tercero en las presidenciales georgianas de 2008, y cuando era el hombre más rico de su país, apareció muerto en su mansión en las afueras de Londres.

—Gareth Williams, fallecido en agosto 2010. Matemático del servicio de espionaje de escuchas británico GCHQ.

Su cuerpo desnudo fue encontrado en el interior de una bolsa cerrada con un candado en el exterior, en el baño de su casa.

—Stephen Curtis, falleció el 3 de marzo de 2004. Curtis también trabajaba para Berezovsky, murió cuando su helicóptero se estrelló.

—Scot Young, fallecido el 8 de diciembre de 2014. Rico promotor inmobiliario británico, actuó de tapadera de varios negocios de Berezovsky. Cayó de un cuarto piso en el centro de Londres, y acabó empalado en la verja.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º