CRISIS EN VENEZUELA

EE.UU. anuncia medidas para quebrar apoyo militar a Maduro

Levantó las sanciones al exjefe de Inteligencia que apoyó el alzamiento de Juan Guaidó.

Mike Pence. Foto: AFP
Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos. Foto: AFP.

Estados Unidos levantó ayer martes “con efecto inmediato” las sanciones económicas contra el exjefe de los servicios de inteligencia de Venezuela, Christopher Figuera, quien la semana pasada apoyó el alzamiento militar contra el régimen de Nicolás Maduro. La administración de Donald Trump espera que este tipo de medidas sirva para que otros militares o funcionarios chavistas se rebelen y reconozcan como presidente al líder opositor Juan Guaidó.

Así lo anunció el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. “Estados Unidos considerará el levantamiento de las sanciones a todos aquellos que defiendan la Constitución y apoyen el estado de Derecho”, dijo Pence ayer en un discurso en el Departamento de Estado. “Espero que las acciones que nuestra nación está tomando hoy animen a otros a seguir el ejemplo del general Christopher Figuera”, añadió.

Esta es la primera confirmación oficial de la deserción de Figuera, cesado como director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) el 30 de abril, en medio del fallido alzamiento militar contra Maduro liderado por Guaidó.

Además, Pence dijo el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), afín a Maduro, ha socavado su mandato constitucional, convirtiéndose en una “herramienta política para un régimen que usurpa la democracia”, y advirtió que Estados Unidos responsabilizará a sus 25 miembros por no proteger los derechos del pueblo venezolano.

Estados Unidos, el primero de los 58 países que actualmente reconoce a Guaidó como presidente interino de Venezuela, ha adoptado estrictas sanciones económicas contra funcionarios y entidades venezolanas para forzar la salida de Maduro, quien cuenta con el apoyo de Cuba, Rusia y China.

El general Figuera había sido sancionado por Estados Unidos el 15 de febrero, cuando sus activos en este país fueron congelados y se le prohibió cualquier transacción con personas o empresas estadounidenses.

La exclusión de Figuera de la lista negra de Estados Unidos demuestra que las sanciones “no tienen por qué ser permanentes y están destinadas a provocar un cambio positivo de comportamiento”, dijo el Departamento del Tesoro luego del anuncio de Pence.

¿Qué puede pasar?

El intento fallido de Guaidó la semana pasada de quebrar el apoyo militar a Maduro endureció aún más las posiciones y afianzó a la Fuerza Armada.
“Hubo gente que faltó por cumplir”, admitió Guaidó en entrevista con la AFP, ante versiones de Estados Unidos de que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y otros altos jerarcas echaron para atrás a último momento su apoyo a la rebelión del 30 de abril.

El presidente de Diálogo Interamericano, Michael Shifter, dijo que la oposición subestimó la resistencia de Maduro “y su habilidad de enfrentar la presión de calle”.

Ello “podría traer” una “fase de frustración y desconfianza”, opina por su parte Luis Vicente León, director de la firma Datanálisis.

Sin embargo, Guaidó “mantiene su fuerza y poder de convocatoria”, a pesar de un “desgaste natural”, estima Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos, que cifra en 59% la “confianza” en el líder opositor, frente a 15% en Maduro.

Además, pese a haber sido despojado de su inmunidad parlamentaria, Guaidó sigue libre. Estados Unidos advierte que detenerlo sería el “último error de la dictadura”, mientras presiona a Maduro con sanciones, sin descartar una acción militar. “En el corto plazo veo un juego todavía trancado, con las posiciones cerradas, que no conduce a nada”, indica Seijas.

Tras la rebelión, Guaidó promueve una huelga general e insiste en pedir a la Fuerza Armada que rompa con Maduro. “Esta estrategia, que es poco realista, ya está desgastada”, escribió Shifter en The New York Times junto a Bruno Binetti.

Maduro, por su parte, ha aparecido reiteradamente en televisión con la cúpula militar.

Es posible que “intensifique la represión, que ya es bastante severa”, sostiene Shifter.

Maduro también “va a seguir apostando al desgaste” de Guaidó, a medida que el tiempo pase y no logre expulsarlo del poder, estima Seijas, quien señala que el opositor deberá esforzarse por mantener viva la movilización.

Una purga interna del chavismo está por verse. León piensa que la historia de conspiraciones de Estados Unidos, según la cual Rusia impidió que Maduro dejara el poder el 30 de abril, “parece más una estrategia para presionar la fractura” y “justificar el incumplimiento del objetivo”.

Para Seijas, las dos fuerzas “están más o menos equilibradas, pues ninguna ha logrado anular a la otra”, lo que abre la posibilidad de negociaciones.

En la entrevista con AFP, Guaidó planteó una “transición acordada” como la que terminó con la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en 1958, cuando una junta de gobierno convocó a elecciones. Podría ser una “transición interna”, con Maduro fuera del juego, “en la que otro grupo del chavismo tome el poder”, opina Seijas.

De todos modos, los militares, a quienes Maduro ha otorgado amplio poder, seguirían teniendo la última palabra.

Hasta ahora, Guaidó les ha ofrecido una amnistía y Estados Unidos levantarles sanciones si dejan a Maduro. “Deben tener confianza en que participarán en un cogobierno que preserve su poder y les permitan la autoprotección, algo para lo que no tienen ahora alguna oferta creíble”, asegura León.

“El árbitro final son las Fuerzas Armadas. Ahí es donde está el poder”, subraya Shifter.

Mientras, Washington y Moscú seguirán jugando su propia partida. “No es de extrañar que una vez agostada la estrategia de sanciones y paros, con el país destruido, los aliados externos se vean tentados a negociar de manera directa con el sector militar, si este decide tomar el poder”, advierte León.

Trump y los socios de Cabello

La organización Trump vendió en 2015 unos terrenos en República Dominicana a una compañía costarricense ligada a unos venezolanos estrechamente “asociados” a Diosdado Cabello, número dos del chavismo y sujeto a sanciones por parte de Estados Unidos, informó ayer martes The Miami Herald. El diario, que accedió a expedientes judiciales sobre esta operación realizada antes de que Donald Trump fuera presidente, señala que “no hay pruebas de que la Organización Trump incurriera en ilegalidad alguna”. La transacción se realizó en abril de 2015, dos meses antes de que Trump anunciara su postulación. La vendedora fue Caribusiness Investments, parte de la Organización Trump, y la compradora fue la compañía Multiservicios Shape.

De acuerdo con el diario, Multiservicios Shape está ligada a personas del entorno de Diosdado Cabello.

Diputados en la mira del régimen

El Tribunal Suprema de Justicia (TSJ) de Venezuela acusó a siete diputados opositores de conspiración, rebelión y traición a la patria por participar en las movilizaciones contra Nicolás Maduro. El TSJ conminó a la fiscalía general a seguir tramitando la causa penal, una semana después de que el líder opositor Juan Guaidó, acompañado por diputados, algunos militares con tanquetas y cientos de manifestantes, llamara a las fuerzas armadas a desconocer a Maduro. El régimen calificó la movilización frente a una base militar como un intento de golpe de Estado. La Asamblea Constituyente debatía ayer martes la acusación del TSJ contra los diputados Luis Florido, Marianela Magallanes, José Calzadilla, Américo De Grazia, Richard Blanco y Henry Ramos, quien fue presidente del Congreso en 2016. Otra sentencia previa incluyó al legislador Edgar Zambrano, primer vicepresidente de la Asamblea Nacional.

MÁS

Presos políticos: 2.014 detenciones en 4 meses

Un total de 2.014 personas han sido detenidas en Venezuela en lo que va de 2019 por motivos políticos, la mayoría relacionadas con protestas, informó ayer martes la ONG Foro Penal. De este total, 857 permanecen presos. “A esta fecha, solo desde el 1 de enero hasta mayo de 2019, han ocurrido 2.014 detenciones, fundamentalmente de personas que protestan”, dijo en rueda de prensa el director de la ONG, Alfredo Romero.

Señaló que ha habido más de 270 detenciones desde el pasado 30 de abril, cuando el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por 58 países, lideró un fallido levantamiento militar que derivó en protestas en Caracas.

“Pero han quedado formalmente privados de libertad 82 personas”, precisó.

El fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, informó el lunes que tras los sucesos de la semana pasada 5 personas fallecieron y 233 fueron detenidas. Aseguró que se habían emitido otras 18 órdenes de aprehensión contra civiles y militares relacionadas con el alzamiento en que también participó el opositor Leopoldo López, quien burló el arresto domiciliario en que se encontraba y está desde entonces en la residencia de la embajada española en Caracas.

En la rueda de prensa del Foro Penal, intervino el militar retirado Rafael Antonio Villafranca, padre de un uniformado detenido por el levantamiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)