REACCIÓN SOCIAL POR FUERTE AUMENTO DE COMBUSTIBLES

Ecuador sigue estremecido por la crisis social

Malestar de la población por la eliminación del subsidio que disparó el precio de la nafta 123%; grupos sindicales e indígenes planean protestas.

Protestas e incidentes en Ecuador. Foto: Reuters
el pequeño país petrolero sigue lidiando con la huelga de los transportistas, que desafían la medida de excepción. Foto: Reuters

La crisis social que desató en Ecuador la eliminación de los subsidios a los combustibles paralizó ayer viernes el transporte público y vació las escuelas por segundo día consecutivo, aunque las fuertes protestas en las calles parecieron amainar bajo el estado de excepción impuesto por el gobierno.

Anoche, los transportistas anunciaron que en esta jornada reanudan los servicios. “Hoy día de nuestra parte se termina la medida de hecho”, dijo Abel Gómez, dirigente transportista, en una rueda de prensa junto a otros líderes del sector en Quito, en la que plantearon a las autoridades fijar nuevas tarifas en compensación.

Luego de los disturbios del jueves -que dejaron 35 heridos incluidos 21 policías, además de 350 detenidos, según las autoridades-, el pequeño país petrolero sigue lidiando con la huelga de los transportistas, que desafían la medida de excepción.

Sin taxis ni ómnibus circulando, los ecuatorianos debieron ingeniárselas para cumplir con sus actividades, mientras las clases están suspendidas por orden gubernamental.

En Quito, solo opera el servicio municipal de transporte -insuficiente para atender la demanda-, por lo que las Fuerzas Armadas habilitaron sus vehículos para movilizar a los ciudadanos. En virtud de la medida de excepción declarada por 60 días, los militares también están en las calles para controlar la seguridad.

“No queremos desestabilizar el país, pero lamentablemente en este momento lo que se está tratando es de sobrevivir”, dijo a la prensa el presidente de la Federación Nacional de Transportistas Pesados, Luis Vizcaíno. “Si se logra bajar un poco las tarifas del combustible creo que puede haber una salida para que el Ecuador vuelva la paz”, añadió.

Protestas e incidentes en Ecuador. Foto: Reuters
Movilización en Quito contra las medidas del gobierno. Foto: Reuters

El descontento estalló por cuenta del alza del 123% en el precio de los combustibles que desencadenó la eliminación de los subsidios por del presidente Lenín Moreno, tras cuatro de décadas de vigencia.

El Ejecutivo adoptó la impopular medida en acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para obtener millonarios préstamos ante el desbarajuste de su economía dolarizada.

El elevado endeudamiento de los últimos años -que Moreno achaca a su antecesor Rafael Correa- afectó la liquidez, según las autoridades.

Pese a las protestas, Moreno dijo que no cambiará de “opinión” sobre el fin de los subsidios que al año representaban 1.300 millones de dólares y apeló al estado de excepción para enfrentar a los manifestantes que en la víspera protagonizaron violentos choques con la policía, saqueos y otros desmanes.

Bajo esa figura constitucional, el presidente quedó facultado para restringir derechos, aunque de momento solo ha empleado esas atribuciones para reforzar el control con los militares.

“Con el estado de excepción se está logrando el propósito fundamental, el cual es restablecer el orden y la paz social”, expresó el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, en rueda de prensa en la casa presidencial.

Las manifestaciones del jueves en Quito, a las que se sumaron estudiantes universitarios y sectores de oposición, generaron choques violentos con la policía en los alrededores de la sede de gobierno, donde el viernes se observaban destrozos.

Las protestas, que dejan pérdidas diarias por 262 millones de dólares de acuerdo con industriales, también se sintieron con fuerza en Guayaquil, de las ciudades más pobladas de Ecuador. Organizaciones de indígenas y sindicales prevén protestar en los próximos días contra la política económica.

Sin mayoría en el Congreso y las encuestas en contra, Moreno encara las consecuencias del acuerdo de marzo con el FMI para acceder a créditos por 4.209 millones de dólares.

Protestas e incidentes en Ecuador. Foto: Reuters
Efectivos policiales se enfrentan a manifestantes en Ecuador. Foto: Reuters

La eliminación de subsidios disparó los precios. El galón americano de gasoil (3,76 litros) pasó de 1,03 dólares a 2,30 dólares y el de nafta común de 1,85 a 2,40 dólares.

El ministro de Transporte, Gabriel Martínez, indicó que el Ejecutivo hará un “ajuste” en los pasajes de ómnibus interdepartamentales e impulsa a que los municipios hagan lo mismo con el servicio urbano y de taxis, que están a su cargo. “Pero esta subida del pasaje, que será moderada, que será justa y que será técnica, no deberá tener consecuencias en los (precios de los) demás productos”, añadió.

Ecuador está en dificultades económicas. La deuda externa pública subió en 47% en el actual gobierno (a 39.491 millones de dólares, 36,2% del PIB).

Los cuatro puntos para una crisis

Impuestos y estatales. Después de una ola de despidos en el Estado para reducir la administración que dejó Rafael Correa, Moreno dispuso la derogación del subsidio a la nafta, una suba de impuestos a las empresas con ingresos superiores a US$ 10 millones, la disminución de un día de salario y 15 de vacaciones a los empleados de empresas públicas.

Condiciones del crédito. En marzo, Ecuador aceptó una línea de crédito por US$ 10.200 millones de instituciones financieras internacionales, entre ellas el FMI. Esta institución le fijó un calendario de reformas a cambio del dinero prestado, que incluye reducir el gasto público, incrementar los ingresos y una reforma laboral que mejore la productividad.

La meta para el déficit. Ecuador espera recaudar unos US$ 2.270 millones el próximo año debido a la eliminación de los subsidios a los combustibles y por las reformas tributarias y laborales, estima el ministro de Economía, Richard Martínez. Calcula entre US$ 900 millones y US$ 1.000 millones de déficit del Gobierno Central para 2020.

El gasto es insostenible. El presidente Lenin Moreno aprobó varias medidas para reducir el gasto público e incrementar los ingresos del Estado, entre las que se destaca la eliminación de los subidios a los combustibles que estuvieron vigentes durante 40 años. El acuerdo con el FMI determina las medidas, que se complementan con una reforma laboral.

Tiempo de desafíos y de choques con su antecesor
Lidera: Lenín Moreno triunfó en la primera vuelta. Foto: AFP

Lenin Moreno, de 66 años, asumió la presidencia de Ecuador el 24 de mayo de 2017. Si bien se desempeñó como vicepresidente en el gobierno de Rafael Correa, los dos se encuentran enfrentados desde hace tiempo. Las medidas que decidió para encarar una situación económica adversa, con alto déficit en el sector público, desataron protestas sociales alentadas desde organizaciones sindicales y de la oposición, a las que se sumaron colectivos indígenas y universitarios.

El presidente se encuentra en el momento más difícil de su mandato. El clima de enfrentamiento político con su antecesor ha quedado otra vez en evidencia, debido a que la bancada que responde a Correa ha pedido una sesión extraordinaria del Parlamento para analizar un adelanto electoral y la destitución del presidente Moreno, aunque en número de legisladores no cuenta con el apoyo suficiente para alcanzar ese extremo. Moreno llegó a la presidencia con un espíritu de diálogo y conciliación que lo diferenciaba de Correa. Ecuador entrará en año electoral en 2020, aunque el presidente siempre ha dicho que no se presentará a la reelección. (Con información de EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)