REFERÉNDUM

Ecuador entierra la pretensión reeleccionista de Rafael Correa

El “Sí” a las reformas propuestas por el presidente Lenin Moreno se imponía con un 69% en promedio.

"Que los corruptos no vuelvan a burlarse de nosotros", dijo Moreno. Foto: EFE
"Que los corruptos no vuelvan a burlarse de nosotros", dijo Moreno. Foto: EFE

El presidente ecuatoriano Lenin Moreno obtuvo anoche un contundente triunfo en el referéndum que enterró la reelección indefinida y dio luz verde para inhabilitar de la actividad política a los gobernantes procesados por corrupción.

El referéndum, que tenían en juego otras cinco preguntas sobre cuestiones ambientas y la no prescripción de los delitos de abusos sexuales contra menores, se transformó en una pulseada entre Moreno y el expresidente Rafael Carrea, de quien el actual mandatario fue vicepresidente y delfín político.

Según los primeros datos del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador, el "sí" se imponía con un promedio de 69,3% en las siete preguntas escrutado el 14% de los votos. La pregunta que más apoyo obtenía, con un 75%, era la que proponía que los sentenciados por corrupción queden inhabilitados para participar en la vida política y la pérdida de sus bienes. La propuesta en la que el "si" iba obteniendo el menor apoyo pero igual ganaba con un amplio margen, era la prohibición de la reelección indefinida (64,2%).

La participación en la urnas fue del 74,8% de los casi 13 millones de habilitados.

El referéndum fue convocado por Moreno. "Las decisiones que tomamos el día de hoy (por ayer domingo) van a ser trascendentales para el futuro del país, para que nuestros niños vivan protegidos, para que las personas corruptas no vuelvan a burlarse de nosotros (...) por el cuidado a la naturaleza, por la reactivación económica", dijo Moreno tras votar en una universidad del norte de Quito.

Moreno se convirtió tras llegar a la presidencia en mayo de 2017 en un feroz crítico de su antecesor Rafael Correa, líder del "Socialismo del siglo XXI", al que acusa de haber derrochado la renta petrolera y de haber liderado un gobierno corrupto.

Además de la pregunta para suprimir la reelección indefinida aprobada a instancias de Correa en 2015, Moreno propuso reestructurar el órgano creado por el exgobernante para nombrar autoridades de control, lo que en la práctica supondría una "descorreización" total del Estado.

Correa dijo ayer al cierre de las urnas que "los que conocemos la historia ecuatoriana sabemos que la situación puede cambiar totalmente en dos meses". Es que Correa no descarta promover una Asamblea Constituyente con plenos poderes para eventualmente destituir a Moreno y redactar una nueva Carta Magna.

El expresidente, que gobernó Ecuador entre 2007 y mayo de 2017, acusa a Moreno de "traidor", de haberse vendido a la oposición y sostiene que con esta consulta "inconstitucional", convocada sin el dictamen de la Corte Constitucional, el mandatario pretende alcanzar el "presidencialismo absoluto".

Además alega "persecución y hostigamiento" en su contra y denuncia que Moreno buscó utilizar la consulta para inhabilitarle por la vía judicial con la pregunta de que los condenados por corrupción no puedan ejercer la política.

"Se inventarán un delito contra mí para inhabilitarme. Es la nueva estrategia de la derecha para destruir a los dirigentes progresistas, como hicieron con Dilma, Lula o Cristina", advirtió Correa a la AFP en una entrevista pasada.

Correa está citado por la Fiscalía a declarar hoy lunes por presuntas irregularidades en una millonaria venta de petróleo a China y Tailandia durante su administración.

En un anticipado desmontaje del correísmo, Jorge Glas —aliado de Correa y reelegido vicepresidente en binomio con Moreno— fue a la cárcel, condenado por recibir sobornos de la brasileña Odebrecht, que también han salpicado a otros exfuncionarios del anterior gobierno.

Para el politólogo Simón Pachano "el margen (de victoria) es lo que hay que ver. Si Lenín Moreno obtiene un margen grande, él conseguiría el objetivo fundamental de la consulta que es legitimarse" en el cargo, al que llegó tras un apretado balotaje.

"Todos los votos del No serán de Rafael Correa. Supongamos que tenga un 40%, él puede reivindicar eso y decir somos la primera fuerza política del país", agregó Pachano, catedrático de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) de Quito.

Bolivia: lidera Evo Morales pero ganaría la abstención

El 22% de los bolivianos votaría por la reelección de Evo Morales en las elecciones generales de 2019, pero un 24% no apoyaría a ningún candidato, según una encuesta que publicó ayer domingo el diario Página Siete, de La Paz. El estudio fue realizado por la empresa Mercados y Muestras a nivel nacional entre el 13 y 17 de enero.

Además de Morales, la encuesta incluyó como candidatos al gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas; al líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina; al alcalde de La Paz, Luis Revilla; al expresidente Jorge Quiroga, y al gobernador de La Paz, Félix Patzi. No fue incluido el expresidente Carlos Mesa, quien ha asegurado que no postulará en los comicios de 2019, pero aún así suele aparecer en las encuestas sobre preferencias electorales con los apoyos más altos entre los opositores a Morales.

El 15% dijo que votaría por Costas, el 13% por Doria Medina, el 7% a Revilla, el 5% a Quiroga, el 4% a Patzi, el 10% está indeciso,

La Constitución boliviana solo permite dos mandatos consecutivos, pero el Tribunal Constitucional (TC) autorizó a Evo Morales a presentarse en 2014 a un tercer periodo al fallar que el primero (2006-2009) no cuenta porque el país se refundó con la Carta Magna de 2009.

A fines de 2017, el TC volvió a responder favorablemente a un recurso presentado por el oficialismo para que se declaren inaplicables varios artículos de la Constitución y se anulen otros de la ley electoral que impedían la nueva candidatura de Morales. Partidos opositores y agrupaciones ciudadanas han rechazado el fallo del Constitucional porque un referendo realizado en 2016 por iniciativa del oficialismo ya negó a Morales la posibilidad de volver a postular en 2019.

Exdefensores del pueblo y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia presentarán una demanda contra el Estado boliviano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por avalar la reelección de Morales y "vulnerar" los derechos de los electores.

Ayer domingo Morales llamó a sus bases a prepararse para "una guerra digital" en defensa de su gobierno, en momentos en que arrecia una campaña de sus adversarios en las redes sociales contra sus planes de reelección. "Estamos en tiempos de lucha, de una guerra digital y tenemos que prepararnos para una guerra digital, (en las) redes sociales. Es nuestra obligación aprender" el uso de esa tecnología, señaló Morales. (EFE, AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)